FANDOM

Spanish assassin

conocido como NEVADO (snowy)

  • Vivo en Cáceres, Spain
  • Nací el 18 de septiembre
  • Mi ocupación es student

Spanish assassin, gran fan de la saga Assassin´s Creed. Estudiante de historia. Amante, además, de la política, la economía y la filosofía. Vago a ratos.

Lista de mis Assassin's Creed favoritosEditar

CONTIENE SPOILERS

6. Assassin's Creed (alias AC:1)

Un dogma muy asentados entre los fans de Assassin's Creed es: "desde AC1  y AC2 la saga no ha vuelto a ser igual". Argumentando que los dos primeros juegos son grandes obras de arte y el resto son una explotación de la saga en juegos cada vez peores. Pero... pensando en frío, ¿es AC1 un gran juego? Vayamos por partes:

ACI-Altair

Cuando jugué por primera vez a este juego he de reconocer que me encantó, pero me resultó enormemente tedioso. Misiones clónicas una y otra vez, desarrollo lineal: misión de asesinato, ver a Al Mualim, misión de asesinato, ver a Al Mualim... y así sucesivamente. Además, si le sumamos la falta de actividades secundarias, nos queda un juego, en teoría, bastante malo. Peeeero, aún así, no lo es.

Con AC1 descubrí una de mis sagas favoritas de siempre: Una historia envolvente, unas ciudades hermosas y apartado artístico impecable. He de reconocer que lo he vuelto a jugar reciéntemente y todavía se me cae la baba al ver sus espectaculares escenarios. También se presentó uno de los personajes más espectaculares de la saga: Altaïr Ibn-La'Ahad.

En difinitiva sí, Assassin's Creed 1 es un pedazo de juego, pero es el peor de toda la saga.


Nota: 9 sobresaliente.


5. Assassin's Creed: Revelation (alias AC:2.3)

Revelation fue un juego de transición entre la saga de Ezio y Assassin's Creed III. Fue hecho en apenas 10 meses tras la cancelación del juego de nintendo 3DS: Lost Legacy. El resultado fue un juego bastante decente que cierra de forma brillante la trilogía de, para mí, el mejor personaje de la historia de los videojuegos: Ezio Auditore Da Firenze, además de poder manejar de nuevo a Altaïr. Pero, obviamente, no es suficiente. 
20110715134721!ACR Ezio Auditore

La historia es una de las mejores de la saga; un Ezio adulto y más sabio, una localización brillante como Constantinopla y personajes secundarios interesantes como Yusuf y Suleimán, y un antagonista decente como Ahmet. Además de mostrarnos definitivamente en el presente al enigmatico sujeto 16, Clay. Pero la historia tiene una pega, su duración. Al igual que su predecesor, AC: La hermandad, nos muestra una trama de apenas unas 8 horas, lo que sabe a poco, pese a que el guión este muy bien escrito y no te da la sensación de que falte nada. 

En cuanto a lo jugable es un juego muy continuista, siendo un refrito de los juegos anteriores, pero, contando este con menos misiones secundarias, con lo que te quedas con ganas de más. Aún así tuvieron el tiempo de innovar, más o menos; se introdujo el inútil gancho-cuchilla y el modo defensa de las torres, un minijuego interesante pero al que le faltaba "algo" y que fue desechado en los sigientes juegos.

En lineas generales tenemos un juego imprescindible argumentalmente, pero que es más de lo mismo en lo jugable, allanando el camino a los juegos posteriores.


Nota: 8 notable. Sí, ya se que tiene menos nota que AC1, pero la nota esta puesta en función a las sensaciones que me producieron la primera vez que jugué a ellos.


4. Assassin's Creed: La Hermandad (Broterhood, alias: AC: 2,2)

Para muchos es la cúspide de la saga, no para mí, pero lo que es evidente es que marcó un antes y un después en esta. En primer lugar por introduccir el multijugador competitivo (al que casi nunca jugué) y, en segundo, por ser lanzado justo un año después de AC:2 comenzando la tradicción de un juego cada año.

Para empezar, la historia que, como he dicho en Revelation, es excesivamente corta, pero en este caso no está nada mal. Continúa la historia de Ezio por donde terminó el 2, y profundizó más en los personajes secundarios de este último, que son de los mejores de la saga: Caterina Sforza, La Volpe, Bartolomeo, Maquiavelo... y enemigos como Rodrigo Borgia. Además nos presentó a Lucrecia Borgia y a su temible hermo, y antagonista principal, César Borgia. Quizás César no fue un personaje demasiado profundo como debió ser, pero aún así fue un némesis interesante de Ezio.
Assassins-Creed-Hermandad-2

La historia, pues, en lineas generales es buena, pero algo por debajo de AC: 2, porque pierde cierta parte de misterio y conspiración.

La localización Roma es fantástica, una ciudad enorme y perfectamente recreada, pero, al ser la única localización, te acaba aburriendo.

El punto fuerte de este Assassin's Creed es la gran cantidad de misiones secundarias: Maquinas de Leonardo, reconstruir Roma, objetivos de asesinato, objetivos templarios, misiones de cortesanas, ladrones y mercenarios...

Todo esto, sumado a que podemos formar y manejar nuestra propia hermandad, hace de La Hermandad un gran juego.


Nota: 9 sobresaliente.


3. Assassin's Creed III

Bueeeeno, ¿Qué podemos decir de este juego? Para empezar hay que destacar que ha sido damnificado injustamente por los fans. Porque realmente fue una pedazo de videojuego. El problemas es el hype generado; lo que se esperaba, y lo que fue.

Después de la impecable trilogia del señor Ezio Auditore, Ubisoft Montreal no presentó un juego que iba a ser una revolución literal para la saga, caso error. Hubo grandes cambios, por supuesto, pero no los suficientes. Y lo más imperdonable, la cantidad de bugs con los que fue lanzado, una lástima. Pero en fin, con todo ello, Assassin's Creed 3, fue  sobresaliente, no de matrícula, pero sobresaliente.

Portrait of Haytham - Concept Art

Bien, para empezar hablemos de los personajes. Ubisoft en la campaña nos habló de un indio mestizo británico-kanienkehaka que seria el protagonista assassin de este juego. Pero al iniciar la campaña ¡sopresa! no nos encontramos con Connor, si no con un tal Haytham Kenway. A lo largo de tres secuencias manejamos a un personaje profundo, inteligente, agudo y carismático, que sin duda ha dejado huella en en esta saga. En su última secuencia nos quedamos helados al descubrir que no estabamos ayudando a la causa asesina, si no a la de su rival, los templarios. Esto sirvió para empatizar con una orden que habíamos llegado a odiar en los últimos juegos. Con lo que, tras esto, la historia no podía tener mejor pinta, un plateamiento increible, unos antagonistas "humanos" y un protagonista "provisional" que nos hacía pensar que su hijo estaría a su altura. Pero no, lástima, la historia a partir de ese momento se convirtió en una especie de esperpéntico declive hasta acabar con un injustificable: ¿Dónde está Charles Lee?

Ainss.. en fin... Connor, Ratonhnhaké:ton o mejor llamado "Sosonor" (sí, ya se, no es muy ingenioso...). Un personaje detestado por una buena parte de fans, indiferente para otros y querido para unos pocos. ¿Fue Connor un mal personaje? No, claro que no. Lo que pasa es que la sombra de su padre es alargada. Ratohnhhaké:ton ha sido tachado injustamente de ser un personaje plano, ingenuo y sin ningún tipo de carisma. Realmente, depués de 3 juegos manejando a Ezio, uno de los personajes más carismáticos de la historia de los videojuegos, los jugadores querían encontrarse a un personaje similar. Pero la verdad que, desde mi punto de vista, es necesario que cada personaje sea un mundo, y que enamore a los fans como yo, por su forma de ser, siendo cada uno de ellos diferente al resto y no hacer meras copias de Ezio Auditore. Ubisoft puso mucho empeño en hacer un personaje recordable para Assassin's Creed 3, pero no dió con la tecla.

Connor es un personaje de pocas palabras, frío, pero no plano. Se ha acusado a AC:3 de ser un juego centrado en la Guerra de independencia de E.E.U.U. y no de la hermandad de asesinos. Pero esto es mentira, Ratohnhakét:ton estaba tan convencido del credo asesino que creía que defendiendo esta causa podía mantener a su pueblo y llevar la libertad por todo el mundo, pero se equivocó, y se dió cuenta de ello. Por ese motivo amigos el final de Assassin's Creed 3 es triste. Visto de una manera superficial podríamos decir que no, que es feliz, Connor ayuda a los patriotas y, aunque tienen sus rifirafes acaban solucinandolos, y terminan ganando la guerra, Estados Unidos independiente y los colonos libres. Pero si nos centramos más en la historia, vemos a un Connor con las ilusiones rotas; su pueblo acabó siendo abandonado, la esclavitud continuó, la libertad no llegó a todos por igual, y el nuevo estado americano se construyó en hipocresías. El problema de la historia está en como se cuenta y en la forma en la que se llega al desenlace. Todo el trabajo de empatización con los templarios al principio del juego se hecha por la borda cuando, Connor, irracionalmente, deseó la muerte contra un Charles Lee que se demostró no haber sido el autor del incendio de su aldea. Aún así la lógia: "es templario, luego es malo" se aplicó y echó al traste todo ese enfoque de que la realidad no es blanca ni negra y, de paso, acabó con la vida de su padre. Sin opción de ponerse de acuerdo con un hombre que solo quería hacer el mundo un lugar más justo, como pudimos leer en la fantástica adaptación de Oliver Bowden: Assassin's Creed Forsaken.

En cuanto a la argumentación... veréis... ejem. Assassin's Creed se ha caracterizado por desarrollar su juegos en los princiapales acontecimientos históricos: Renacimiento, Cruzadas... y ponerlos de trasfondo para la milenaria guerra entre asesinos y templarios. Pero el problema, es que, en los anteriores juegos, se habían elegido épocas de grandes cambios socioculturales desarrollados durante varios siglos; nuevas formas de pensar, de entender, de vivir, con, además unos personajes que tuvieron una influencia histórica muy importante. Mientras que, en AC:3, se ha elegido una Revolución Americana que fué un acontecimiento muy concreto con unos protagonistas que hicieron, también, cosas muy concretas. Sí que se produjeron cambios importantes a causa de esta, pero no fue un gran periodo para la historia de la humanidad, si no para la historia de Estados Unidos. El segundo error, es que, mientras que en los anteriores juegos el periodo histórico era el trasfondo donde se desarrollaba la historia de los personajes, en AC:3 el periodo histórico es la piedra angular de la historia, produciéndose el llamado efecto Forrest Gump, cruzarse con la maopría de acontecimientos que iban a suceder. Y, en tercer problema, es la Revolución Americana en sí, que es muy aburrida lo que nos lleva al siguiente punto.

Las localizaciones. Bostón y Nueva York o Nueva York y Bostón como prefieran, dos ciudades muy parecidas, aburridas, tristes, sin monumentos importantes, sin apenas nada que hacer, grises. No hace falta decir nada más...

No obstante, la frontera sí que resulta un lugar interesante. Lástima que, al final, acabe resultando desaprovechada, siendo las ciudades el principal foco de la historia.

Connor8

Bueno, en cuanto a los personajes secundarios, una de cal y otra de arena, mientras que en los anteriores juegos disfrutamos de personajes históricos como: Ricardo Corazón de León, Rodrigo Borgia, Leonardo Da Vinci, Maquiavelo, Suleimán, Copérnico... En Assassin's Creed 3 "disfrutamos" de la compañía de: Samuel Adams, Lafayatte, Paul Revere y el desaprovechado Benjamin Franklin. Sí, ya se que falta George Washington, que aunque no sea un mal personaje, no deja de ser un aburrido político, algo inseguro, dirigiendo un ejército. 

No obstante, también tenemos a Achilles Davenport, que resultó un personaje bastante decente al igual que Faulkner, pero que no consiguen "enamorarte" como lo hicieron los personajes de los anteriores juegos.

AC3 Aquila Homestead Bay

Ya por último, la intoducción de los barcos, "esos dichosos barquitos" para algunos fans, que para mí resultaron la mayor innovación de la saga, y una de mís partes favoritas, las misiones con "el Aquila" me dejaron con ganas de más, por eso esperé con ganas el lanzamiento de la secuela de AC:3.

Assassin's Creed 3, no obstante es un juego divertido, con una historia medio decente, con algun personaje memorable, otros no, y que nos deja varias decenas de horas de juego.


Nota: 9 sobresaliente


2. Assassin's Creed IV: Black Flag (alias AC: 3.2, "Assassin's Creed" ¿4? o el AC: de los dichosos barquitos)

He estado hasta el último momento pensando el orden de estos dos últimos juegos e incluso ahora, no lo tengo nada claro, pero da igual. Empecemos.

Después del mal sabor de boca de AC:3 la saga tenía una prueba de fuego en su secuela. ¿Conseguiría Ubisoft reconducir la que antaño fue la mejor saga actual de videojuegos?

El planteamiento era muy ambicioso: cambiar el foco central jugable de la ciudad al mar. Convertir un minijuego bien valorado como fueron las batalla navales en el juego de Connor en la mecánica principal. Pero esta vez Ubisoft sí dió con la tecla y supo reinventar la saga con un juego más que convincete.

La ambientación era apasionante: La Edad de Oro de la Piratería, una época convulsa, intensa, interesante y misteriosa. Un mapa enorme, tres ciudades hermosas y diferentes, algo pequeñas, eso sí, y desaprovechadas, pero dignas de ver. Las pequeñas islas y calas son un disfrute visual, y las batallas navales suben el listón de lo visto anteriormente.

Los personajes secundarios son otra de los puntos fuertes de este título; Mary Read, Charles Vane, Jack "Calicó" Rackham, Benjamin Hornigol, Black Bart... y el famosísimo Barbanegra (Edward Thatch, como se le llama en el juego, o Teach, Tich, Touch, o como quisera llamarse en realidad). Todos ellos personajes variados e interesantes. Si a esto le sumamos a Adewale, con el que profundizamos mejor en su DLC, y a antagonistas como Laureano de Torres y Ayala y a Woodes Rogers, tenemos un apartado de personajes de lo más interesante.

El problema es que la historia no es lo suficientemente contundente como debió haber sido, es bastante larga, pero nos da la sensación de que algunos personajes se han quedado ligeramente desaprovechados: como es el caso de Rackham. En el presente apenas avanza, lo que es decepcionante. Y el protagonista, Edward Kenway, aunque es aguerrido y despreocupado, no consigue llenarnos tanto como lo hicieron Haytham, Ezio o Altaïr.
Edward Kenway

Muchos fans han cuestionado que este juego era solo "Assassin's Creed" por el nombre, ya que Edward solo fue asesino al final, y la presencia de la guerra de los templarios y asesinos es testimonial. Pero yo me opongo a esta definición; Los anteriores AC se han centrado en el manejo de un asesino particular y en exterminio de los templarios de cierta región, hasta acabar con su cúpula al completo, pero esto resulta repetitivo. En esta partida la historia se centra en como Edward pasa de ser un "bala perdida" a abrazar el credo asesino, y toda su transformación ideológica la presenciamos en el juego. Por esto, amigos, me parece tan Assassin's Creed como el resto, pero, por supuesto, no a la altura de AC:1 y la trilogía Auditore, por eso a la gente le ha decepcionado argumentalmente hablando.

No obstante, el punto más fuerte de este juego es su jugabilidad. Es, sin duda, el juego, más divertido, con más horas jugables de misiones secundarias, con el mapa más inmenso, con algunos de los personajes secundarios más interesantes y con una gran variedad de escenarios. Por eso es el mejor juego de la saga, y uno de los mejores de todos los tiempos, pero un "Assassin's Creed" regular, por eso, para mí, esta, ligerísimamente, por detrás de AC:2.


Nota: 10 Matrícula de Honor.


1. Assassin's Creed II

¿Qué puedo decir de mi juego favorito de todos los tiempos (junto a God of War II, eso sí)?

Después de una Assassin's Creed 1 del que se esperaba algo más, Ubisoft supo refinar los pilares básicos de su predecesor para crear una de las maravillas de la anterior generación: AC:2. Empecemos.

En el centro de todo está un personaje que ha dejado huella en la historia de la ficción, Ezio. 

Asesinato de los Auditore

Carismático como pocos, Ezio vive una verdadera transformación a lo largo del juego, de un joven mimado que sufre una terrible tragedia por la que clama venganza, a un madura asesino que lucha por lo que realmente importa: justicia. Podría tirarme horas escribiendo sobre este personaje, pero creó que la única manera de conocerlo es jugando a cada uno de sus juegos.

Bien, la localización es sublime, el renacimiento italiano, dejándonos las mejores localidades hasta la fecha: Florencia, Venecia, San Gimignano, Forli... Ciudades hermosas y perfectamente recreadas, el apartado artístico es impecable y, además, la ambientación de la época también esta bien lograda.

En cuanto a la historia, es, sin duda, la mejor de la saga. Siendo la más larga y contando con un argumento intrigante y con un final inimaginable. Sí antes he dicho que AC4 contaba con uno de los mejores elencos de personajes secundarios, AC2 es todavía mejor. Personajes históricos como: Leonardo Da Vinci, Lorenzo de Medici o Maquiavelo, antagonistas como los Pazzi, Rodrigo Borgia o Savonarola y otros personajes como Antonio de Magianis o Mario Auditore, ponen su grano de arena en hacer una historia legendaria. Lo único imperdonable es que nos vendieran las secuencias de la Batalla de Forli y la Hoguera de las Vanidades en forma de DLC, esto nunca será perdonado. Menos mal que a la larga rectificaron e hicieron DLCs cada vez más alejados de la historia principal.

En fin, he jugado a este juego recientemente y me he dado cuenta de los fallos que tiene, algunas misiones son muy mecánicas, los movimientos faciales son algo irreales y la IA es horrible. Pero me sigue provocando la misma sensación que el pimer día: emoción al estar jugando, no a un videojuego, si no, a una obra de arte. Juegos actuales, con muchos mejores gráficos y mecánicas, no me producen, al jugarlos por primera vez, ni una millonésima parte de las sensaciones que me produce AC2 cualquiera de las 17 veces que me lo he pasado.


Nota: 10 Matrícula de Honor.


Juegos futuros y lo que espero de ellos

Continuará...


Interpretaciones del CredoEditar

He hecho un pequeño análisis de algunas interpretaciones del credo asesino que se han visto en los juegos y otras que he podido apreciar personalmente.

Literal: Esta es la más fácil de entender, y nace de tomar al pie de la letra el enunciado del credo. Piensa, pues, que hay libertad absoluta para obrar de la manera que se quiera, sin importar leyes civiles o éticas. Una libertad absoluta, sin ninguna limitación. Es la interpretación de Altaïr al principio de AC1 y la de Edward a lo largo de AC4: BF.

Clásica: Utilizada por los asesinos anteriores a Ataïr. Al entender que “nada es verdad” es afirmar que todas las leyes del hombre se fundamentan en principios falsos y que los asesinos tienen la libertad absoluta, “todo está permitido” para actuar como deseen para garantizar el libre albedrio.

Dogmática: Es la radicalización inevitable de la anterior. Nace de una arrogancia etnocentrista en la que se muestra una significativa superioridad moral. Puesto que los asesinos son los únicos que comprenden que las leyes son convencionales, no solo tienen el derecho, sino que también tienen el deber y obligación de actuar en contra de lo que ellos consideren que ponga en riesgo al libre albedrío.

Post-Altaïr: La visión adaptada por la orden tras él. Expone que el credo es un llamamiento a la sabiduría. Ordena que los Asesinos sean sabios, cuestiona la realidad y las restricciones morales de los hombres, y expone que las mentes han de ser libres.

“Instrumental”: La utilizada por Ezio en AC2 y La Hermandad. El credo da el derecho a actuar de tal manera que parezca justa, independientemente de las barreras legales y morales. Es, por decirlo de alguna manera, una justificación del medio para alcanzar un fin.

Relativista: Es una hipótesis que no aparece en el juego. Pero podría ser una especie pre-interpretación clásica basándose en fundamentos filosóficos sofistas. Se parte de que la verdad es relativa, las leyes sociales, políticas y morales, son convencionales (invenciones humanas) y varían radicalmente dependiendo de la cultura. Con lo que la verdad es cierta dependiendo de la cultura.

Escepticista: Es llevar a un paso más la anterior interpretación, no es que las verdad sea relativa, si no que no existe. No hay verdades absolutas. Al no haberlas se puede actuar de forma libre y todo es posible. Se cae en la contradicción de que sí no hay verdad absoluta, el propio enunciado tampoco es absoluto, con lo que sería falso. Y sí es falso, ¿Por qué no es verdad? Es decir: “No hay verdad absoluta” es una verdad absoluta. O por decir de otra manera: Decir "Nada es verdad" es una verdad.

Postmoderna: Es una hipótesis de una interpretación actual. Y es el resultado de la corriente de pensamiento filosófica contemporánea. Es decir, la filosofía del lenguaje surgida a principios de siglo XX tras Nietzsche y, sobre todo, Wittgenstein. Es aparentemente similar a la interpretación relativista, pero se basa en un enfoque totalmente distinto. No es que la verdad sea relativa, si no que es el conocimiento humano el relativo. El cuerpo humano percibe la  realidad a través de los sentidos, y solo conocemos la interpretación sensible de lo real, pero no es ciertamente lo real en sí. El conocimiento está de nuevo relativizado por el lenguaje. Todo el conocimiento humano se basa en una construcción conceptual de la experiencia. Con lo que la forma de pensar y conocer depende del lenguaje con el que se ha nacido y de su disposición conceptual.

Páginas en las que estoy trabajandoEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Stream the best stories.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Get Disney+