FANDOM


Eraicon-AC1Eraicon-AC2Eraicon-BrotherhoodEraicon-RevelationsEraicon-AC3Eraicon-LiberationEraicon-AC4Eraicon-UnityEraicon-RogueEraicon-SyndicateEraicon-OriginsEraicon-OdysseyEraicon-India

Retrieval 13

La bóveda del Coliseo en 2012

Los templos, también llamados cámaras y bóvedas, son localizaciones subterráneas construidas por los Isu. La función de estos templos era la de ser usados como centro de investigaciones para evitar que una llamarada solar destruyera el planeta Tierra.[1]

Sin embargo, los templos no consiguieron dar fruto a ningún método para detener la llamarada, dando así lugar a la Catástrofe de Toba. Los templos quedaron repartidos por todo el mundo, estando localizados en lugares como Roma, Tera y Siwa, siendo el más importante el situado en Nueva York.[1]

HistoriaEditar

Primer DesastreEditar

«Debes encontrar los otros templos, construidos por quienes trabajaron para evitar la guerra, para protegernos y salvarnos del fuego. Si los encuentras, si salvas su obra... tal vez el mundo se salve.»
―Minerva a Desmond, 2012.[fte]
AC2 Hologram 2

Los templos en las proyecciones de Minerva

Los templos fueron construidos por miembros de la Primera Civilización que evitaron entrar en la guerra entre su especie y los humanos. Se consideraban como métodos para salvar al mundo y su población, por lo que se veían altamente adornados con escritura Isu.[2] Los templos se construyeron bajo tierra para evitar que la guerra afectara a los templos y como precaución por si fallaban a la hora de evitar la llamarada solar.[3]

Cada uno de los templos suponía una manera distinta de evitar el desastre, realizando pruebas en cada uno de los pequeños templos para luego ser trasladado al Gran Templo, localizado en Nueva York. Allí, Júpiter, Juno y Minerva comenzaron a probar las soluciones que más probabilidad tenían de funcionar.[3]

Así, probaron seis soluciones distintas, pero todas fallaron. La llamarada destruyó gran parte de la vida en la Tierra, dejando solo a unos pocos humanos e Isu como supervivientes de lo que se conocería como la Catástrofe de Toba o el Primer Desastre.[3]

Tras la CatástrofeEditar

«Debes dirigirte allí. Adónde tanto trabajamos... trabajamos y perdimos. Toma mis palabras. Pásalas de tu cabeza a tus manos. Así es como te abrirás camino»
―Júpiter a Desmond Miles, 2012.[fte]

Edad AntiguaEditar

En los siglos siguientes, muchos son los que entraron en contacto con los templos que quedaron repartidos por todo el mundo. Uno de los primeros contactos registrados se dio en el siglo V a.C. en Grecia, donde Pitágoras llegó hasta el umbral de la ciudad perdida, la puerta a la Atlántida. Allí, Pitágoras estuvo durante mucho tiempo estudiando a los Isu gracias a la inmortalidad proporcionada por uno de los Fragmentos del Edén, el Cetro del Edén de Hermes Trismegisto. También investigó la manera de clausurarla para siempre, pues el conocimiento de la Atlántida debía permanecer sellado para siempre.[4]

MinotaurLabyrinth2

El laberinto de las almas perdidas

Al mismo tiempo, su hija Kassandra ya había entrado en contacto con una de los templos, la Forja de Hefesto, donde se creó la lanza de Leónidas que había heredado de su abuelo. Kassandra se reencontró con su padre en el umbral alrededor del año 422 a.C., proporcionándole ayuda para sellar la Atlántida para siempre con los artefactos de la Atlántida. Así, Kassandra visitó otros templos como el templo petrificado de Lesbos, el laberinto de las almas perdidas de Mesará, la cueva de la isla olvidada de Fócida o las ruinas de una antigua cámara Isu conocida como guarida de la esfinge en Beocia. Juntos, sellaron la Atlántida para siempre, con Kassandra pasando a vivir en el umbral durante los próximos 2500 años gracias al Cetro de Hermes que Pitágoras le otorga una vez la Atlántida fue sellada.[4] En ese tiempo, Kassandra aprendió mucho de los Isu gracias a las simulaciones del Cetro de los Campos Elíseos,[5] y el inframundo[6] y la Atlántida.[7]

En el año 49 a.C., la Orden de los Antiguos trató de entrar en la bóveda de Siwa, presionando al medjay local Bayek de Siwa para decir como se abría. Sin embargo, Bayek no sabía nada de la bóveda y trató de confrontar a los miembros de la Orden. La pelea que salió de eso acabó con la muerte de Khemu, el hijo de Bayek, y con la huida de la Orden sin poder abrir la bóveda. No fue hasta dos años más tarde que los miembros de la Orden Flavio y Lucius Septimius consiguieron entrar gracias al Cetro de Alejandro Magno y el Fruto del Edén que obtuvieron de Alejandría. El interior del templo contenía un mapa holográfico del mundo con varios puntos marcados, presumiblemente otros templos. Bayek y su mujer Aya entraron poco después a la bóveda, donde vieron el mismo mapa, aunque Flavio y Lucius ya se habían marchado.[8]

Además, entre la muerte de su hijo y la entrada a la bóveda de Siwa, Bayek también encontró otros templos Isu repartidos por todo Egipto, entre los que figuran Eeyoo Sekedoo Aat, Oun-mAa Niye Ressoot y Khesesh Em Sesh Em Eeneb.[8]

En esa época, Marco Junio Bruto ya había descubierto una cámara en Roma, sobre la que investigó y dejo su conocimiento en los pergaminos de Rómulo.[9] Poco después de la muerte de Bruto, Aya, ahora bajo el nombre de Amunet, entraría a la misma cámara que su compañero Oculto había descubierto.[10]

Edad MediaEditar

Alrededor del año 800, los Kanien'kehá:ka se asentaron en las cercanías del Gran Templo, usando una bola de cristal para comunicarse con Juno en el Nexo. Juno fue venerada como la diosa que protegía al pueblo, con los habitantes de Kanatahséton protegiendo el templo. Esto les provocó además que se distanciaran de los demás iroqueses.[11]

En algún punto de la primera mitad del siglo XII, el abad Suger encontró el templo de Saint-Denis, bajo la localidad del mismo nombre, al norte de París. Allí, encontro la cabeza de Saint Denis, una linterna que tenía un Fruto del Edén en su interior. Con el conocimiento del Fruto, Suger creó una espada, el Águila de Suger, y usó el conocimiento para rediseñar la basílica local. Finalmente, Suger acabó encerrando lac cabeza en el mismo templo en el que la encontró.[12]

En el año 1191, el Asesino sirio Altaïr Ibn-La'Ahad, junto a los hermanos y Asesinos Kadar y Malik Al-Sayf, se adentró en las profundidades del templo de Salomón, donde se encontró con la cámara de Jerusalén. En ella, localizado en el Arca de la Alianza, se encontraba un Fruto del Edén. Sin embargo, el Fruto acabó en manos de Roberto de Sable, un Templario, con Altaïr viéndose obligado a huir, Kadar muriendo y Malik perdiendo uno de sus brazos.[13] Muchos años más tarde, con su exilio de Masyaf, Altaïr encontró el templo de Alamut, dónde se hallaban los sellos de memoria. Altaïr tomó seis de ellos, usando cinco como llaves para su biblioteca de Masyaf.[3]

Edad ModernaEditar

Mass Exodus 7 v

Ezio en la cámara del Vaticano

Otro Asesino, Ezio Auditore da Firenze, entró en contacto con tres cámaras distintas entre 1499 y 1506, todas ellas en Italia. La primera fue la cámara del Vaticano, donde Ezio entró gracias al Fruto del Edén y el Cetro Papal que arrebató al papa Rodrigo Borgia. Allí, se encontró con Minerva, que le lanzó un mensaje no dirigido hacia él, hablando hacia un tal Desmond.[2] Años más tarde, Ezio encontró la cámara que Marco Junio Bruto había descubierto años atrás, cuya entrada ahora estaba bajo el Coliseo romano. Allí, es donde, en 1506, Ezio selló el Fruto del Edén que había tenido en su posesión.[9] Por último, Ezio se encontró ese mismo año con la bóveda de Pitágoras, un pequeño templo que contenía coordenadas para el Gran Templo. Por desgracia, ni Ezio ni Leonardo da Vinci, que había entrado en el templo con él, sabían descifrar lo que significaban esos números.[14]

El pirata convertido a Asesino Edward Kenway y el sabio Bartholomew Roberts llegaron en 1719 el Observatorio, un templo en el cual a través de las calaveras de cristal y un frasco de sangre se podía vigilar a cualquier persona. Roberts traicionó a Kenway, llevándose la calavera de cristal consigo y provocando que el templo se quedara inactivo. El templo se volvió a reactivar en 1722, con la llegada del Gran Maestro Laureano de Torres y Ayala. Kenway volvió al templo y asesinó a Laureano. Tras ello, decidió cerrar el templo para siempre.[15] Tras el Observatorio, Kenway dedicó gran parte de su vida a investigar más templos Isu, localizando varios en Italia y visitando el de Alamut.[16]

En la década de 1750, los Asesinos descubrieron tres templos repartidos por el océano Atlántico gracias a una caja precursora y al Manuscrito Voynich. Asumiendo que eran templos normales y esperando encontrar Fragmentos del Edén dentro, los Asesinos se adentraron en ellos. Así es como Vendredi llegó hasta el templo de Puerto Príncipe en 1751. Sin embargo, el templo resultó ser un templo sísmico, una clase de templo con un núcleo que, al ser alterado, provocaba terremotos de gran magnitud. Así, Vendredi entró en contacto con el núcleo y provocó un terremoto que se llevó miles de vidas, entre ellas la suya.[17]

En 1754, el Templario Haytham Kenway, hijo de Edward Kenway, llegó desde Inglaterra a las Trece Colonias con el fin de encontrar el Gran Templo y abrirlo gracias a la llave obtenida del Asesino Miko. Ganandose la confianza de Kaniehtí:io, miembra de los Kanien'kehá:ka, Haytham llegó hasta la puerta del Gran Templo, pero carecía del Fragmento del Edén necesario para abrir la puerta. Así, Haytham desistió y dedicó el tiempo a expandir a la Orden por las nuevas tierras.[11]

Kyrie Eleison 14

Shay interactúa con el núcleo del templo de Lisboa

Al mismo tiempo, la Hermandad estadounidense de Asesinos, ignorando lo que sucedió en Puerto Príncipe, consiguió el Manuscrito Voynich y localizó otro templo en Lisboa. En esta ocasión, fue el Asesino Shay Patrick Cormac el que fue enviado hasta allí en 1755. Sucedió exactamente lo mismo que en Puerto Príncipe, pero Shay consiguió salvar su vida y volver a los Estados Unidos. Sabiendo lo que hacían estos templos, Shay se enfrentó a su Mentor Aquiles Davenport por querer seguir buscándolos. Esto provocó la salida de Shay de la Hermandad y su conversión a Templario.[17]

A pesar de ello, los Asesinos continuaron su búsqueda de templos, llegando a localizar el templo del Ártico, con Aquiles y Liam O'Brien entrando en él en 1760. Aquiles en el último momento decidió no interactuar con el templo, creyendo que Shay estaba en lo cierto. Sin embargo, la aparición sorpresa de Shay junto a Haytham Kenway sorprendió a Liam, que activó el mecanismo sin querer. Haytham y Shay consigueron escapar ilesos del templo, pero Liam falleció y Aquiles acabó tullido por un disparo de Haytham.[17]

Alrededor de 1750, los Templarios descubrieron la existencia de templos Isu bajo Chichén Itzá, en México, por lo que decidieron establecer una pequeña colonia allí. La Asesina Aveline de Grandpré entro a los dos templos escondidos en 1769 y 1772, obteniendo así las dos mitades del Disco de la Profecía.[18]

En 1782, el Asesino Ratonhnhaké:ton, hijo ilegítimo de Kaniehtí:io y Haytham Kenway, acabó con Charles Lee, un Templario que tenía en su poder la llave del Gran Templo. Contactando con Juno a través de una Bola de Cristal, decidió enterrar la llave en la Hacienda Davenport, concretamente en la tumba de Connor Davenport, hijo de Aquiles.[11]

Edad ContemporáneaEditar

En 1794, Napoleón Bonaparte trató de localizar el templo de Saint-Denis después de haber obtenido la llave de la puerta con el fin de obtener el Fruto del Edén que allí se hallaba. Sin embargo, Napoleon no pudo conseguir el Fruto debido a la intervención de un Asesino exiliado, Arno Dorian. Arno consiguió extraer el fruto de la cabeza de Saint-Denis y mando el Fruto a Al Mualim, en El Cairo.[12]

ACCI What Lies Beneath (2)

Arbaaz Mir dispuesto a accionar el pedestal del templo de Herat

A mediados del siglo siguiente, en 1839, el Asesino indio Arbaaz Mir estuvo en dos templos distintos. El primero fue el templo de Amritsar, localizado bajo el palacio de verano de Ranjit Singh. Allí, Arbaaz encontró el Koh-i-Noor, probablemente el artefato más poderoso que existe. Arbaaz volvió allí en 1841, cuando los Templarios liderados por William Sleeman volvieron al palacio para usar el Koh-i-Noor que habían robado a Arbaaz junto a una caja precursora. El uso de ambos artefactos dirigió a los Templarios y al Asesino a otro templo, el de Herat. Arbaaz y Sleeman llegaron a Herat, pero Arbaaz fue encarcelado antes de que pudiera accionar el mecanismo del templo. Lo que sucedió con el templo posteriormente es desconocido.[19]

Segundo DesastreEditar

Con la creación del Animus y la posibilidad de revivir memorias de antepasados, varias personas han sido capaces de visitar los templos gracias a las vidas de otras personas. El primer sujeto reconocido fue Desmond Miles, que fue capaz de revivir las memorias de cuatro personas distintas que entraron en contacto con templos en 2012. El primero fue Altaïr, del cual revivió su lucha por el poder contra Al Mualim, así como su visita al templo de Jerusalén.[13]

RebeccaII Animus

Desmond y Rebecca observan el Animus 2.0, con el que Desmond reviviría las memorias de Ezio

Cuando Lucy Stillman liberó a Desmond de Industrias Abstergo, donde estaba retenido contra su voluntad para usar el Animus, Desmond accedió también a las memorias de Ezio, reviviendo toda su vida desde su nacimiento hasta sus últimos viajes a Masyaf. Fue a través de estas memorias que pudo ver el mensaje que Minerva le había mandado a través de Ezio en la cámara del Vaticano, en 1499. Con él, aprendió del Segundo Desastre, un evento que se daría el 21 de diciembre de 2012 y amenazaba con acabar con toda la vida.[2]

Gracias a Ezio, Desmond también fue capaz de localizar la cámara del Coliseo. Allí, junto a su equipo, consiguió recuperar el Fruto que Ezio había sellado allí cinco siglos antes. Al entrar en contacto con el Fruto, Desmond fue poseído por la consciencia de Juno y apuñaló mortalmente a Lucy en el abdomen. Desmond entró en coma y fue colocado de vuelta al Animus, donde siguió reviviendo revivió las memorias de Ezio.[9] Fue aquí cuando Desmond revivió la llegada de Ezio al templo de Pitágoras y recibió las coordenadas del Gran Templo. Su padre, junto a Rebecca Crane y Shaun Hastings, miembros del equipo de Desmond, anotaron las coordenadas y se dirigieron hacia allí.[14]

Reviviendo el resto de memorias de Ezio, Desmond alcanzó el Nexo de Sincronización, con el que pudo contactar con Júpiter. Júpiter le instó a dirigirse al Gran Templo con el fin de evitar que no se diera otra catástrofe.[3] Así, Desmond despertó, y junto al resto del equipo accedieron al Gran Templo de Nueva York con el Fruto que obtuvieron del Coliseo. Dentro de él, Desmond revivió las memorias de Haytham Kenway y posteriormente de su hijo Connor, con el fin de encontrar el lugar donde se había enterrado la llave.[11]

ACIII-GTEnd 5

Desmond activa el dispositivo global de aurora boreal, salvando al mundo

Una vez encontrada la llave, Desmond encontró el dispositivo global de aurora boreal, un mecanismo Isu capaz de proteger el planeta Tierra, en el interior del Gran Templo. Juno le instó a usarlo para salvar a la humanidad, pero Minerva se apareció, anunciando a Desmond que accionar el dispositivo liberaría también la consciencia de Juno en la Tierra. Así, Desmond tuvo que elegir: no activar el pedestal, provocando la muerte de miles y haciendo que el ciclo de la humanidad se volviera a repetir, incluida la creación de los Templarios, o activar el pedestal y salvar a la humanidad a costa de liberar a Juno de su prisión. Desmond decidió activar el pedestal, confiando en que el mundo supiera detener a Juno. Así, Desmond tocó el pedestal y murió al instante, pero el planeta fue salvado de otra catástrofe.[11]

Evolución del AnimusEditar

Con el mundo salvado gracias a Desmond, todo continuo con normalidad. Industrias Abstergo consiguió recuperar su cuerpo y secuenciar todo su ADN, permitiendo a sus empleados entrar en los distintos antepasados de Desmond. Así, son varios los trabajadores que fueron capaces de revivir memorias de antecesores que estuvieron en contacto con varios templos. Así, un analista de Abstergo revivió las memorias de Edward Kenway,[15] un analista de Helix las de Shay Cormac[17] y un Iniciado de Helix las de Arno Dorian[20] entre 2014 y 2016.

En 2017, Simon Hathaway, director de investigación histórica de Abstergo, encargó a un pequeño equipo formada por Layla Hassan y Deanna Geary con encontrar un Fragmento del Edén en la depresión de Qattara, en Egipto. En esta expedición, Layla no encontró el Fruto, pero si las momias de Aya y Bayek. Incumpliendo las normas de sus superiores y queriendo mostrarse apta para participar en el proyecto Animus, Layla usó un Animus portable y revivió las memorias de ambos Asesinos, principalmente las de Bayek. Su incumplimiento de las directrices provocó el asesinato de Deanna y el envío de un Equipo Sigma contra ella. Sobreviviendo al ataque del Equipo Sigma, Layla se encontró con William Miles, que le convenció para unirse a los Asesinos.[8]

Kassandra and Layla ACOD

Kassandra le hace entrega del Cetro de Hermes a Layla

Un año después, Layla revivió también las memorias de Kassandra gracias a la lanza que ella portó. Gracias a la memoria genética de Kassandra, Layla descubrió el umbral de la ciudad perdida, la puerta a la Atlántida, en la isla griega de Tera. En el umbral se encontró con Kassandra, aún viva gracias a los efectos del Cetro de Hermes, que le hizo entrega del Cetro, muriendo en el acto.[4]

Recibiendo el Cetro, Layla comenzó a recibir mensajes de la Isu Alétheia, que pretendía instruirla para evitar que el Cetro la corrompiera. Así, Layla entró en las memorias del hermano de Kassandra, Deimos, con el fin de desbloquear la Atlántida. Esto provocó que su compañera de equipo Victoria Bibeau la sacara remotamente del Animus, debido al miedo de que eso pudiera afectar a su mente. Victoria se desplazó entonces hasta el umbral, dedicándose a cuidar las constantes vitales de Layla.[5]

Con cada simulación, Layla se iba volviendo más agresiva. Esto provocó que, después de que Victoria la sacase de la simulación del Hades, Layla enfureciera y asesinara a su amiga. Horrorizada por lo que había hecho, Layla se tomó un tiempo antes de acabar con el resto de simulaciones de Aletheia.[6]

ACOD FoA JoA Layla Hassan and Otso Berg faceoff

Otso y Layla se enfrentan en el umbral de la ciudad perdida

Finalmente, acabando de revivir todas las memorias, el Templario y Cruz Negra Juhani Otso Berg se presentó frente a Layla, con el fin de arrebatarle el Cetro. Layla se enfrentó a Otso Berg, con la Asesina derrotando al Cruz Negra y empalándole. Otso Berg perdió la consciencia debido a sus heridas y Layla avisó a Alannah Ryan y al resto de tripulación del Altaïr II para que la sacaran de allí.[7]

Templos conocidosEditar

Possible vault locations

Posibles localizaciones de varios templos

Así, los templos conocidos hasta el momento se resumirian en:

GaleríaEditar

ReferenciasEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Stream the best stories.

Algunos de los enlaces son de afiliados, lo que significa que, sin costo adicional para ti, Fandom ganará una comisión si haces clic y realizas una subscripción.

Get Disney+