FANDOM


Eraicon-OriginsEraicon-HiddenOnes

Tahira (desconocido - 38 a.e.c) fue uno de los primeros miembros de los Ocultos, la organización que luego se transformaría en la Hermandad Asesina.

Una antigua conocida del fundador de los Ocultos, el Medjay, Bayek, sirvió como protectora de la vida silvestre egipcia alrededor del Delta del Nilo antes de hacerse cargo de la Oficina de los Ocultos en el Sinaí. Posteriormente, a Tahira se le encomendó la tarea de organizar y supervisar la oficina de los Ocultos en el Sinaí, ayudando a los rebeldes nabateos a luchar contra los romanos en el 38 a.e.c.

BiografíaEditar

Protectora de la vida silvestreEditar

En el año 49 a.e.c, poco después de la partida de Siwa de Bayek en su búsqueda de venganza, Tahira también abandonó el pueblo, inspirada por el papel de Bayek como Medjay para convertirse en una protectora. Tahira se convirtió en una protectora de la vida silvestre en Egipto, especialmente en el delta del Nilo. Hacia el 48 a.e.c, acampó en una cueva ubicada en el Nomo de Heracleion.

ACO Bayek Tahira Reunion

Tahira con Bayek en el 48 a.e.c

Ese año, Tahira dedicó su vida a proteger a un par de cocodrilos en las ruinas de un santuario para Sobek, que habían sido hostigado por los cazadores romanos de la región. Más tarde vio al águila compañera de Bayek, Senu, llamándola y guiando al Medjay a su ubicación. Mientras tenían una pequeña charla sobre sus vidas personales, Tahira le pidió a Bayek que la siguiera hasta el santuario abandonado de Sobek. Al llegar a las ruinas, Tahira descubrió que faltaba uno de los cocodrilos, lo que la llevó a creer que había sido capturada y llevado a un campamento romano en Natho. Bayek y Tahira atacaron el campamento, liberando al cocodrilo de su jaula y escoltándolo de regreso al santuario.

Uniéndose a los OcultosEditar

En el 47 a.e.c, después de la ascensión de Cleopatra como única gobernante de Egipto que se alió con Julio César, Tahira se reunió con Aya y Bayek junto a Fóxidas, Pasherenptah y Fano en Alejandría, donde expresaron su disgusto por la traición de Cleopatra al país. Junto con Aya y Bayek, acordaron formar una organización para combatir a la Orden de los Antiguos y preservar la libre voluntad de la gente.

Después de la derrota de la Orden de los Antiguos en Egipto, Tahira demostró su compromiso con Bayek cortándose voluntariamente el dedo anular para que pudiera usar su Hoja oculta. Posteriormente allanaron un recinto con niños. Enviaron a los niños recién liberados a casa, pero un niño vaciló. Tahira le preguntó a Bayek si deberían llevarlo a su oficina, a lo que él insistió en llevarlo él mismo.

Aco screenshot dlc1 tahirabayekgamilat 960x540 317899

Bayek hablando con Tahira y Gamilat

Hacia el año 38 a.e.c, Tahira había sido puesta a cargo de supervisar la oficina de los Ocultos en el Sinaí. Ese año, la península se rebeló contra los romanos, liderados por el líder rebelde Gamilat. En una ocasión, dos Ocultos fueron atrapados en una masacre, perdiendo sus vidas en el proceso. Desesperada por ayudar en la rebelión, buscó ayuda de Bayek. Cuando Bayek llegó al Sinaí, Tahira le presentó a Gamilat y el trío propuso asesinar a Ampelius, Ptahmose y Tácito, los tres tenientes de Gaius Julius Rufio, un general romano que supervisaba el Sinaí.

Bayek más tarde ayudó a Tahira a asesinar a Tácito en su campamento, y juntos, ayudaron a liberar a los rebeldes nabateos del control romano, comenzando así una rebelión en el Sinaí.

MuerteEditar

ACO Tahira's death

Muerte de Tahira

Cuando Bayek regresó a la oficina, después de asesinar tanto a Ampelius como a Ptahmose, para hablar con Tahira, ellos, junto a Kashta, fueron emboscados por los hombres de Rufio que prendieron fuego a la oficina. Mientras intentaban escapar, los Ocultos fueron capturados por los romanos, con Tahira y Kashta encarcelados en el Fuerte de Clostra mientras Bayek iba a ser crucificado. Sin embargo, Bayek fue salvado por Amunet y se infiltro el fuerte para liberar a Kashta y a una Tahira fuertemente herida. Al reagruparse para esconderse en las montañas, las heridas de Tahira demostraron ser demasiado graves para ser tratadas y finalmente sucumbió a sus heridas, no sin antes de decirle a Bayek que no dejara que el Credo se desvaneciera.

Lista de AparicionesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.