FANDOM



Eraicon-SyndicateEraicon-UprisingEraicon-TWCB

El Sudario del Edén #2 fue un Fragmento del Edén creado por Consus alrededor del año 1923 Era Isu.

Creado para curar a aquellos que resultaban heridos durante la Guerra de Unificación, el Sudario se basó en un prototipo anterior que también servía como suplemento médico[1]

Portadores a lo largo de la historia Editar

Historia Editar

Era Isu / Prehistoria Editar

En el año 1923 de la Era Isu, con la Guerra de la Unificación en curso, Consus decidió contrarrestar la producción de armas de su maestro creando artefactos que en lugar de lastimar o matar fuesen capaces de sanar y curar[1]

Como resultado de sus esfuerzos inventó los Sudarios del Edén y, como hizo con su prototipo, implantó parte de su conciencia en el Sudario[2].

Sin embargo, luego de la Catástrofe de Toba los precursores resultaron inmensamente mermados en cantidad y poco a poco su especie fue desapareciendo, y con ello los Fragmentos del Edén quedaron abandonados alrededor del mundo. Para empeorar las cosas, Consus había desaparecido tras implantar su memoria en su prototipo por lo que no tuvo oportunidad para proteger sus creaciones.

Siglo XVIII Editar

Eventualmente el Sudario sería descubierto por el Asesino británico Edward Kenway en uno de sus tantos viajes tras abandonar la vida de pirata en 1722. Tras hacerse con él decidió ocultarlo en la Torre de Londres. En caso de que alguien necesitase recuperar el artefacto, Kenway dejó pistas en su diario[1].

Tras la muerte de Edward, el Sudario fue encontrado por el príncipe Alberto, esposo de la reina Victoria, y decidió ocultarlo en una cripta ubicada bajo el Palacio de Buckingham[1]. En 1847 comenzaron las renovaciones del palacio dirigidas por el propio Alberto.

Siglo XIX Editar

El diario de Kenway Editar

En 1868, Londres se encontraba bajo control de los templarios. Liderados por Crawford Starrick, la ciudad parecía a merced de oscuras influencias. Sin embargo el status quo se vería alterado con la llegada de los gemelos Jacob e Evie Frye, que ante la desidia del consejo de Asesinos decidieron ir y recuperar la ciudad por sí mismos[1].

La mano derecha de Starrick, Lucy Thorne, era una experta en ocultismo que se encontraba en posesión de muchos archivos sobre artefactos precursores. Poco después de eliminar a Rexford Kaylock y formar a los Rooks, los hermanos tuvieron la oportunidad de robar un carruaje con documentos secretos. Tras una frenética persecución, se vieron obligados a abandonar el carruaje con casi todos los papeles. Sin embargo, al llegar a su escondite, los Asesinos descubrieron que al menos habían logrado hacerse con el diario de Kenway.

El disco dorado

El diario contenía dibujos que solo podían verse mediante la vista de águila, los cuales conducían a la mansión Kenway. A pesar de estar llena de templarios Evie y Henry Green se colaron en el estudio donde tras tocar una melodía se abrió una puerta oculta que llevaba a una cripta subterránea. Antes de ser descubiertos por Thorne, Evie se llevó un papel con datos sobre los Asesinos británicos y un disco dorado[1].

El enigma de San Pablo Editar

Evie Frye observando la catedral de San Pablo

Evie, en la cima del monumento al Gran Incendio de Londres, observando la catedral de San Pablo.

Las pistas la llevaron al monumento al Gran Incendio de Londres, en cuya base debía colocar el pequeño disco. Al hacerlo activó un mecanismo en la cima del monumento. Tras escalar y volver a colocar el disco, se percató de que algunos relieves representaban la figura de un santo, precisamente San Pablo, cuya catedral se encontraba observando directamente la columna.

La llave de la cripta de Buckingham

La llave.

En efecto, una de las estatuas frontales de la catedral tenía los mismos grabados dorados en la base. Al colocar los discos, estos abrieron una portilla con engranajes dentro, los cuales al alinearse correctamente abrieron una puerta en la cúpula. El enigma había sido resuelto.

Dentro de la cripta encontró una llave en forma de collar, que aparentemente otorgaba acceso al Sudario. Sin embargo Lucy Thorne también llegó al lugar y se desató un enfrentamiento cuerpo a cuerpo entre ambas. En un intento desesperado por hacerse con la llave, la templaria se lanzó sobre Evie atravesando un ventanal y colgándose de su cuello. Al quitársela de encima, la Asesina perdió el objeto y con ello la búsqueda del Sudario continuaba[1].

La Torre de Londres Editar

Al revisar el diario, Evie observó una ilustración idéntica a la llave misteriosa. Henry señaló que era idéntica al joyero de la reina en la Torre de Londres.

En efecto, la Torre era el lugar. Thorne y sus hombres ya se encontraban revisando el lugar cuando la Asesina llegó. Para su suerte un conocido de Henry la ayudó a acercarse a la templaria, fingiendo haber sido atrapada por la Guardia Real, dándole la oportunidad perfecta para acabar con ella.

Evie recuperando la llave

Aunque no había rastro del Sudario, Evie pudo recuperar la llave[1].

El Palacio de BuckinghamEditar

Los planosEditar

Entre los papeles de Thorne, Henry encontró una carta del príncipe consorte, con fecha 1847 y marcada con la misma insignia de la llave. Para mejorar las cosas, el hijo de Arbaaz Mir había contactado con alguien con acceso a los planos de las reformas, el marajá Duleep Singh.

Sin embargo, cuando llegaron, el marajá les informó que un hombre de Starrick se había hecho con los planos. Alcanzándoles una tarjeta, indicó la dirección en que se encontraban custodiados por matones.

Como eran demasiados enemigos, los Asesinos elaboraron un plan: Henry distraería a los guardias mientras Evie se colaba en las habitaciones. 

Evie rescata a Henry
Pero, a pesar de no haber sido descubierta, Evie no encontró los planos. Tras interrogar a un templario cercano este confesó que se habían llevado a Green junto con los planos. Debatiéndose entre sus sentimientos y la misión, Evie partió al rescate de su compañero. Varias pistas le indicaron que se encontraba custodiado cerca al patio de una iglesia en The Strand
Evie y Henry discuten
En efecto, estaba atado a una silla, inconsciente. Tras recuperarse ambos huyeron corriendo mientras los Rooks les cubrían las espaldas.

Lamentando haber estropeado la misión, Henry prometió que hablaría de nuevo con el marajá pero Evie creyó que estaría más seguro en el tren y le ordenó ir con Florence Nightingale para chequear su cabeza[1].

El baileEditar

Mientras tanto Jacob se había encargado de liquidar a los principales tenientes de Starrick. El último de ellos fue el líder de los BlightersMaxwell Roth. Evie no aprobaba sus acciones y le recordaba que su padre nunca aprobó sus métodos debido a su inmadurez.

La convivencia entre ambos se había vuelto muy difícil, pero no era momento para desuniones. Los espías de Henry descubrieron que Starrick planeaba atacar durante el baile de la reina en Buckingham y eliminar a los líderes de la Iglesia y el Estado además de hacerse con el Sudario. Esta vez ambos debían unir fuerzas si querían detener de una vez por todas al villano.

Jacob se encargó de hurtar las invitaciones de los Gladstone y consiguió un uniforme de la Guardia Real para Frederick Abberline con el fin de que le separase un par de armas dentro de palacio. Evie se reunió con Duleep Singh y condujo su carruaje mientras este conversaba con algunos políticos para saber dónde se encontraban las copias de los planos de la cripta. Finalmente el marajá le dio la dirección: Palacio de Buckingham, Salón Blanco.

Starrick invita a Evie a bailar
La noche llegó y con ello la amenaza. Tras entrar al palacio, Evie se dirigió al Salón Blanco gracias a un guardia al que obligó. Jacob, por su parte, fue a ver a Frederick para recuperar sus armas. Luego de hacerse con los planos, Evie se dirigió a la entrada de la cripta pero antes de lograrlo se topó con el mismo Crawford Starrick quien la invitó a bailar. Sutilmente, este se hizo con el collar de Evie.
Evie ve la señal de Jacob
Jacob se reunió con el inspector en el tejado. Allí se enteró de que varios tiradores habían sido reemplazados por hombres de Starrick. Aun así, gracias a su vista de águila, el Asesino logró eliminarlos y rescatar a los rehenes. Entonces dio la señal a su hermana[1]. Cuando la vio, Evie dio un puntapie a su enemigo en medio de la danza. Algunos se acercaron para ayudar pero cuando volteó descubrió que Starrick había huido, llevándose la llave de la cripta. Entonces partió tan rápido como pudo al encuentro con su hermano.
Starrick se lleva la llave

El collar, sin la llave.

Jacob le dio la bolsa con su traje y armas recibiendo a cambio la ubicación de la cripta. Entonces, mientras su hermana se quitaba el vestido, corrió a acabar con Starrick.

La criptaEditar

Mientras nadaba rumbo a la cripta, Jacob observó una explosión cerca. Al llegar, un agujero sobresalía entre el pasto del jardín. Deslizándose, llegó a una inmensa sala con columnas y vigas y al fondo una especie de altar con Starrick delante de este. 

Starrick absorbiendo la energía de Jacob

Starrick absorbiendo la energía de Jacob.

Por más sigiloso que fue, Jacob fue sujetado por el templario, al mismo tiempo que este, con el Sudario puesto, comenzaba a absorber su energía. Habría muerto de no ser porque Evie llegó justo a tiempo para atacar. Pero aun así no fue suficiente. Mientras Jacob recuperaba tras ser expulsado por las defensas de la cripta, Evie terminó siendo sometida por el Gran Maestre de los templarios británicos.

Jacob contraatacó, luego Evie, ambos armados con sus puños, bastones, kukris y hojas. Por más que herían y golpeaban a Starrick, sus heridas se curaban y arremetía con fuerza. Parecía imparable, y ellos cada vez más débiles. 

Evie y Jacob quitando el Sudario a Starrick
Starrick sin el Sudario

Cuando todo parecía perdido, el templario sujetaba a los gemelos del cuello preparándose para consolidar su victoria. Pero entonces Henry le lanzó un cuchillo al hombro, distrayéndole. En el intercambio de golpes, Green consiguió cortar el torso de Starrick, herida que tomó tiempo en curarse. El Sudario ya no tenía tanto efecto. Pero antes de poder continuar, el Asesino fue lanzado al suelo y cayó inconsciente. Jacob arremetió pero fue repelido una vez más, dando espacio a Evie para luchar. Mientras lo golpeaba rápidamente ella llamó a su hermano quien entró también al ruedo. Juntos no dieron espacio a su enemigo para recuperarse y así, acorralándole, le lanzaron contra el piso haciendo que suelte el Sudario.

El Sudario a salvo

Jacob devolviendo el Sudario a su contenedor.

Malherido, Starrick se vio ante los gemelos, aquellos que habían mermado en un solo año con todo su poder. Juntos, ambos lograron herirle de muerte, acabando finalmente con su vida[1].

Con Starrick muerto, Jacob e Evie pudieron arreglar sus diferencias y decidieron unirse para dar un mejor destino a Londres. Mientras Henry se recuperaba, Jacob decidió devolver el Sudario a su contenedor[1].

Londres por fin era libre.

Siglo XXIEditar

El descubrimientoEditar

El 25 de septiembre de 2015, Isabelle Ardant visitó al científico Álvaro Gramática para informarle de un descubrimiento. Gracias a una misión de Otso Berg en India habían logrado hacerse con una muestra de ADN de Arbaaz Mir, descubriendo así que su hijo había estado relacionado con un Sudario del Edén. Viendo una gran oportunidad para acelerar el desarrollo del Proyecto Fénix, Ardant se encargó de asignar a Berg y Violet da Costa a la misión. 

Buscando entre los recuerdosEditar

En octubre de ese mismo año, los Asesinos descubrieron que Abstergo estaba haciendo movimientos importantes en Londres. Creyendo que se trataba de algo importante Shaun Hastings y Rebecca Crane fueron enviados para colarse en la oficina de Isabelle Ardant. Antes de verse acorralados lograron hacerse con una muestra de los gemelos Frye. Gracias a Torre fueron capaces de enviar los recuerdos genéticos a un Iniciado para desentrañar el secreto[1].

De vuelta en la criptaEditar

Shaun a punto de matar a Isabelle

Isabelle Ardant sosteniendo el Sudario mientras Shaun se aproxima a ella.

Cuando este descubrió el paradero del Sudario, Rebecca, Shaun y Galina Voronina partieron a la cripta. Pero llegaron tarde, los templarios se les habían adelantado. Ante la premura de la situación Shaun ordenó a Galina atacar y mientras ella peleaba contra Berg, Hastings se acercó a Ardant, que llevaba el Sudario, y le clavó su hoja electrificada. Berg no podía permitir que los Asesinos se hiciesen con el artefacto y ordenó a Da Costa hacerse con él. Violet obedeció y disparó contra el Asesino, pero Rebecca lo cubrió y recibió el disparo. Da Costa aprovechó y se llevó el Sudario.

Mientras tanto Galina consiguió noquear a Berg y justo cuando tenía la oportunidad de matarlo entró el equipo Sigma. Con Shaun sosteniendo a una herida Rebecca, solo les quedó huir del lugar[1].

El laboratorioEditar

Da Costa en persona se encargó de llevar el Sudario a Gramática en su laboratorio secreto. Curiosa por saber qué haría con el artefacto, preguntó si lo usaría para crear un clon precursor. El mexicano dijo que en realidad le ayudaría a crear un cuerpo original desde cero. Contento porque el Proyecto Fénix iba viento en popa, se dirigió a avisar a Alan Rikkin de la buena noticia.

Gramática con el Sudario

Un contento Álvaro Gramática llevándose el Sudario.

Mientras estaba sola, una pantalla se encendió mostrando el rostro de Juno. Dirigiéndose a Violet como su "instrumento", la felicitó por haber cumplido satisfactoriamente con su misión[1].

Torre, contacto de los Asesinos con los Iniciados, obtuvo una transmisión de aquel momento y se lo envió a quien les ayudó a descubrir el paradero de Sudario, en señal de agradecimiento. 

El Día de la Resurrección Editar

El nuevo cuerpo de Juno crece

Para noviembre de 2016 Gramática consiguió al fin el modo de recrear un cuerpo precursor, justamente lo que los Instrumentos de la Primera Voluntad querían. Antes de poder reaccionar se vio rodeado por varios extraños y forzado a hacer un cuerpo para Juno.

Usando hebras del Sudario para acelerar su crecimiento, el embrión se fue desarrollando. En el proceso Consus se comunicó con ella, recordándole que Charlotte de la Cruz acabaría con sus planes[2].

El laboratorio en llamas

Aunque Juno volvió a la vida, el equipo liderado por De la Cruz y Berg le hizo frente consiguiendo tumbar sus planes. En la recta final del enfrentamiento, Otso detonó una carga de explosivos que destruyó por completo el laboratorio[2]. Así no solo se libró del cuerpo de Juno sino que posiblemente de dos artefactos precursores: el Sudario y una caja precursora.

Apariciones Editar

Galería Editar

Fuentes y/o referencias Editar

  1. 1,00 1,01 1,02 1,03 1,04 1,05 1,06 1,07 1,08 1,09 1,10 1,11 1,12 1,13 1,14 1,15 1,16 1,17 1,18 1,19 1,20 1,21 1,22 Assassin's Creed: Syndicate
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 Assassin's Creed: Uprising

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.

Fandom may earn an affiliate commission on sales made from links on this page.

Stream the best stories.

Fandom may earn an affiliate commission on sales made from links on this page.

Get Disney+