FANDOM


Eraicon-AC2Eraicon-Project LegacyEraicon-SyndicateEraicon-TWCB

El Sudario del Edén #1, catalogado por Industrias Abstergo como Fragmento del Edén 66, fue un prototipo creado por Consus en el año 1923 de la Era Isu.

Creado para curar a aquellos que resultaban heridos durante la Guerra de Unificación, el Sudario se volvió también el contenedor de la consciencia de su creador[1].

Portadores a lo largo de la historia Editar

Historia Editar

Era Isu / Prehistoria Editar

En el año 1923 de la Era Isu, con la Guerra de Unificación en curso, Consus decidió contrarrestar la producción de armas de su maestro creando artefactos que en lugar de lastimar o matar fuesen capaces de sanar y curar. Como resultado de sus esfuerzos el científico elaboró un prototipo de lo que luego se conocería como Sudario del Edén[1].

Cuando se percató de la inminencia de su muerte, Consus se vio en un problema puesto que el artefacto no era capaz de evitar la muerte natural de su portador, mucho menos de revivirlo tras haber expirado. Decidió entonces transferir su conciencia al Sudario para perdurar con el mismo.

Sin embargo, Consus terminó atrapado en su propia creación y, al ser su laboratorio un lugar solitario, permaneció abandonado por mucho tiempo. Este se encontraba vivo y consciente en todo momento, mas solo podía comunicarse con aquellos que se encontrasen portando el Sudario mientras sanaba sus heridas.

Unos trescientos años después, aún en el laboratorio, el Sudario fue encontrado por Juno, también una científica. Con planes propios en mente, Juno aprendió lo más que pudo de Consus a cambio de contarle sobre la creación de los humanos por parte de la Primera Civilización, hazaña que Consus no creía posible en un inicio[1].

Antigüedad clásica Editar

Jason

Jasón tomando el Sudario del árbol resguardado.

Grecia Editar

Los primeros registros del Sudario entre los humanos datan de la mitología griega, donde fue conocido como "el vellocino de oro", un legendario objeto de propiedades desconocidas. En algún punto de este período, y según la leyenda, Jasón y los Argonautas recuperaron el vellocino de un árbol en Cólquida resguardado por una serpiente que nunca dormía[2].

Macedonia Editar

Tiempo después, el Sudario estuvo en posesión de los Ocultos de la Antigua Roma. Tras el asesinato de Julio César en 44 a.e.c. y el suicidio de Bruto dos años después, los compañeros del Asesino intentaron traerle de vuelta a la vida en Filipos, Macedonia.

Philippi, Macedonia

El cuerpo de Bruto envuelto en el Sudario.

Aunque no tenían idea de los efectos del Sudario ni de su funcionamiento, los Ocultos envolvieron el cuerpo de Bruto en él. Este abrió los ojos y movió sus brazos mas no parecía respirar ni ser capaz de reaccionar al contacto, cayendo poco después en una "segunda muerte". Sus compañeros, lamentando lo que habían hecho, envolvieron el cuerpo en un manto funerario y devolvieron el Sudario a su caja de madera[3].

Siglo I Editar

ACII-GlyphShroud-Christ

Jesucristo.

El Sudario terminó de algún modo en manos de Jesús de Nazaret, profeta y futura figura principal del cristianismo. Pasando de ser un carpintero a ser tenido como el hijo de Dios hecho hombre, las obras y milagros de Jesús llamaron la atención de proto-Templarios.

Tras descubrir que estaba en posesión de un Fragmento del Edén, estos orquestaron su muerte. Entre los años 30 y 33, Jesús fue condenado y ejecutado mediante crucifixión. Tras la muerte del supuesto mesías, los proto-Templarios se hicieron con el Sudario[2].

De algún modo los apóstoles habrían recuperado la prenda para intentar revivir a su maestro, generando una reacción que dejó grabada la imagen de Jesús. Aunque se desconoce si lo lograron o no, los relatos irían esparciendo la creencia de que tres días después de su muerte ascendió a los cielos.

Siglos XIII, XIV y XV Editar

Monteriggioni Editar

El Sudario terminó en manos del francés Godofredo de Charny, luego de haber estado un tiempo en manos del Gran Maestre de los Caballeros Templarios Jacques de Molay. De Charny lo mantuvo consigo hasta que le fue robado en 1355 por los Asesinos quienes se valieron de una réplica para lograrlo[3].

Los Asesinos italianos examinando el Sudario

Los Asesinos en Monteriggioni decidiendo el futuro del Sudario.

Tras comprobar la autenticidad de la prenda y percatarse de que llevaba grabada la figura de un hombre torturado, Renato Auditore decidió que debía ser escondida. A la par que se quemó los registros de la iglesia y se envió intencionalmente reclamos de fraude, el Sudario fue ocultado bajo la ciudad de Monteriggioni[3].

Mucho tiempo después, en 1454, Monteriggioni se vio ante una amenaza. Mario Auditore, como protector de la ciudad, notó cómo el caos se iba apoderando de los pobladores. En su experiencia sabía que ello significaba un ataque inminente. Con ayuda de sus espías descubrió el nombre y paradero del agitador: Luciano Pezzati, quien de hecho se encontraba aún en Monteriggioni.

Cuando Mario y sus hombres lo encontraron arremetieron decididos. Tras un enfrentamiento en el que cayeron miembros de ambos bandos, Auditore y Pezzati lucharon a punta puñal en el interior de un edificio. Con astucia y fuerza el segundo fue derrotado para ser llevado a la villa, donde sería interrogado[4].

Pezzati confesó que un ejército de Florencia liderado por Federico da Montefeltro se acercaba. Ahora consciente de la amenaza, el condotiero no perdió tiempo y se preparó para recibirlo.

La batalla, sangrienta, cruenta, frenética, involucró a muchos miembros de las fuerzas: arqueros, jinetes, infantería, etcétera. Aun así la ciudad amurallada resistió para la rabia de Da Montefeltro. Sin embargo luego de ello Pezzati soltaría otra revelación: el ataque no tenía como fin apoderarse de Monteriggioni sino de lo que había debajo de ella, algo que los ancestros de Mario habían ocultado. Intrigado por aquellas palabras, decidió que debía saber de qué se trataba.

El pozo bajo Monteriggioni

El pozo.

Finalmente, tras analizar los escritos familiares y planos de construcción de antaño, saltó una pista. Un Auditore había drenado un pozo para luego excavar alrededor. Algo muy sospechoso a menos que estuviese buscando ocultar algo. Acompañado de un grupo de hombres armados, descendió al pozo. Buscando interruptores o palancas en el suelo y paredes sin resultado alguno, la búsqueda parecía en vano hasta que repararon en una antorcha cuya flama se deslizaba a medida que se acercaba una pared. Entonces se acercaron y empujaron. En efecto, la pared se deslizó dando paso a una habitación secreta[4].

Mientras avanzaban por un pasillo estrecho, con las paredes marcadas y el suelo desnivelado, el minero que iba delante fue muerto por un cable de púas a toda velocidad. Empuñando su espada, Mario avanzó con cautela mientras cortaba más alambres. Pisando una loseta falsa, el condotiero se vio a punto de caer pero fue sujetado por uno de sus hombres, mientras otros prefirieron quedarse atrás. Tras anticipar las trampas restantes, encontraron lo que buscaban. Delante de ellos se encontraba una simple caja de madera.

PL Warm Welcome

Mario se acercó pero pronto reparó que había sido un gran error. Un péndulo se soltó del techo y aunque intentó evitarlo la navaja le cortó el ojo izquierdo. Sangrando, maldijo al arquitecto culpable de aquel lugar.

El Sudario en Monteriggioni

El Sudario oculto bajo Monteriggioni.

De pronto una voz resonó en su cabeza: "TU DOLOR ES TEMPORAL. IGNÓRALO". Los hombres de Mario creían que lo que había en esa caja podía curar sus heridas, pero este se opuso; entonces desenvainaron las espadas, atacando. Con cierta pena, Auditore despachó a aquellos hombres de confianza, incluso a uno que estuvo a punto de abrir la caja. A pesar de su curiosidad, Mario consiguió ignorar la voz del artefacto que prometía sanarlo y se llevó la caja creyendo que su hermano Giovanni sabría qué hacer con él y se lo llevaría lejos[4].

Agnadello Editar

1498, Roma. Perotto Calderón, un Asesino, se había infiltrado en el círculo de los Borgia pero de pronto se vio envuelto en una encrucijada: se había enamorado de Lucrecia Borgia, una de las armas más poderosas de Rodrigo. Para empeorar las cosas, Lucrecia quedó embarazada.

Cuando nació el niño, este era deforme y se esperaba su muerte en unos días. Decidido a salvar la vida del pequeño, posiblemente su hijo, Perotto escapó de prisión -donde había sido enviado por el papa cuando descubrió su amorío- partió rumbo a Agnadello, donde la hermandad custodiaba el Sudario. En el camino se enfrentó tanto a soldados de los Borgia como a compañeros suyos, dejando un rastro de muerte detrás de él.

Finalmente lo encontró en la casa de Rinaldo Vitturi. Deslumbrado por la naturaleza del artefacto, Francesco prefirió usarlo sobre su hijo a pesar de sus heridas de batalla. Aunque una voz exclama "MATERIAL DEFECTUOSO" el Asesino exige la sanación. A pesar de los gritos del bebé, Perotto le envolvió en el Sudario mientras de este resonaba "TU DOLOR ES TEMPORAL. IGNÓRALO"[5].

Giovanni Borgia en el Sudario

Giovanni Borgia envuelto en el Sudario.

Aunque logró salvar la vida del pequeño, no había salvación para Perotto. Poco después fue rodeado por un grupo liderado por su antiguo alumno Francesco Vecellio y murió en batalla por su traición[5].

Siglo XVI Editar

El Sudario terminaría luego en poder de Niccolò di Pitigliano, probablemente tras la batalla de Agnadello de 1509, en la que participó. Un año después Francesco Vecellio fue enviado a Lonigo para acabar con su vida y recuperar el Sudario[6].

Tras estudiar a su objetivo, sus rutas y mermar su poder sembrando el descontento en el lugar, el Asesino preparó el escenario para atacar. Mientras una muchedumbre rodeaba la casa del condotiero, Vecellio entró desde arriba y al ver que Di Pitigliano se encontraba en el último piso solo, lanzó un ataque mortal. Aun así, malherido, este sobrevivió y consciente de que el encapuchado estaría buscando el artefacto, se dirige hacia él para sanarse.

White2

Niccolò usando el Sudario del Edén.

A medida que se acercaba, la voz le hablaba. "TU DOLOR ES TEMPORAL. IGNÓRALO", "ABRE TUS OJOS. SI DUERMES TE MUERES", "NO CREAS EN TU DEBILIDAD", "ACÉRCATE". Al tocar la tela y envolverse en ella, el proceso se inició. En un mar de sensaciones, rodeado de dolor, Niccolò salió rejuvenecido y se llevó el Sudario.

Sideeffects

Mientras buscaba una salida, el hombre se dio cuenta de que su mansión ardía en llamas. Al ver los cadáveres de sus hombres y las ventanas bloqueadas, sabía que no tendría un escape fácil. Podría morir antes de llegar a otra ciudad. Entonces miró el Sudario y viéndolo como su última esperanza se lo puso nuevamente. Para su desgracia el proceso se volvió violento, demasiado. Empezando a vomitar, primero fluidos y luego sus propias entrañas, su cuerpo comenzó a retorcerse, sus huesos quebrarse y su cuerpo, cual hoja de papel que se lanza a la basura en forma de bola, se convirtió en una amalgama amorfa y asquerosa. En sus últimos momentos, con un ojo inutilizado y otro perdiendo poco a poco la visión, Di Pitigliano observó al Asesino acercarse y llevarse el Sudario no sin antes decir una sola palabra: "Asqueroso"[6].

Siglo XIX Editar

En algún punto del siglo XIX el Sudario llegó a manos de William Robert Woodman, médico y cofundador de la Orden Hermética del Alba Dorada[1].

Siglo XX Editar

Milan, Italy

Scipione observando el Sudario antes de comprarlo.

Alrededor del año 1944, en plena Segunda Guerra Mundial, Keith Scipione fue enviado por Industrias Abstergo para recoger el Sudario del Edén en Milán, Italia[3]. Con un arma y un maletín lleno de dinero, Scipione se dirigió a un restaurante a pesar de los bombardeos donde le esperaba un miembro de la familia Baguttiani. En el lugar, vacío salvo por ellos, Baguttiani le señaló una caja de madera en una banca. Con su arma a mano, el enviado de Abstergo levantó la tapa y vio algo doblado dentro. Estaba sucio por los años y olía a moho. Sin embargo, cuando acercó un llavero metálico a la caja este comenzó a vibrar. Creyendo que quizá se debía a los bombardeos, esperó un minuto. No dejó de moverse.

Confirmado, era el Sudario auténtico[3].

Siglo XXI Editar

2011 Editar

El 3 de octubre de 2011, en la filial de Industrias Abstergo en Ciudad de México, Álvaro Gramática recibió la visita de Isabelle Ardant que había ido para archivar los datos del Proyecto Legado. Frustrada porque los fondos se habían destinado al Proyecto Animus de Warren Vidic, el cual parecía una causa perdida tras el incidente de Denver, decidió hacerse con un nuevo Fragmento del Edén para el señor Rikkin.

Ante la mirada atenta de Gramática, Isabelle sacó el Sudario del Edén. Gracias a los datos del Proyecto Legado había descubierto que la empresa lo adquirió en los años cuarenta. Entonces, para alegría del científico, le encargó estudiarlo y descubrir su finalidad original y métodos de uso[1].

2012 Editar

Para enero de 2012, los avances de la investigación habían sido mínimos. Desesperado porque se había desfalcado mucho dinero de la empresa, Gramática llamó a Isabelle en la filial de París para intentar descubrir de una vez por todas el funcionamiento del artefacto. Envolviéndose con él, y delante de su compañera, se metió un disparo. Ante una horrorizada Isabelle, el Sudario se activó mientras una voz exclamaba: "Soy Consus, el dios erudito"[1].

Para junio del mismo año el científico había entendido que el Sudario solo funcionaba con heridas de gravedad. Previendo ello, Isabelle le llevó una voluntaria para las pruebas: Violet da Costa, miembro del Equipo Sigma. Señalando que estaría a su disposición durante seis meses, Ardant se marchó. Con la oportunidad de interrogar al precursor en persona, Gramática disparó a Violet en el rostro. En esos seis meses, descubrió el origen del sudario, su modo de funcionamiento -el cuerpo al ser una máquina con diseños exactos, era restaurada a su estado original mediante el Sudario-, y que de hecho había más de uno.

El 21 de diciembre de 2012 era una fecha importante: se había planeado el lanzamiento del satélite Ojo de Abstergo. Sin embargo tras la muerte de Vidic la iniciativa se había estancado. Algo apesadumbrado, Gramática inició la última sesión de Violet.

Mientras Consus hablaba de la gran evolución de los humanos, una especie de estática apareció. No eran buenas noticias: gracias al sacrificio de Desmond Miles, Juno había sido liberada del Gran Templo[1].

2013 Editar

El 17 de noviembre de 2013, Otso Berg y Violet decidieron hacer un interrogatorio extraoficial. A pesar de la despreocupación del Círculo Interno, Berg tenía sus dudas respecto a un culto de seguidores de Juno. Tras haber puesto somníferos en el café de Gramática, tomaron el Sudario pero antes de comenzar apareció el científico.

A pesar de la desobediencia del dúo, Gramática dio su permiso. Entonces Berg disparó a Violet y Consus comenzó a hablar. Molesto por los planes malvados de a quien denominó "la estratega", Consus explicó el plan actual de la precursora: controlar el área gris de los sistemas hasta que un Sabio, imagen de su esposo Aita, preparase las condiciones para su regreso[1].

2014 Editar

El 13 de octubre de 2014, ya no a cargo del proyecto Tecnología futura sino del Proyecto Fénix, Gramática se encontraba con el Sudario puesto hablando con Consus. Gracias a las muestras de John Standish y los viales de sangre de Bartholomew Roberts, los avances eran notables.

De pronto, una llamada de Violet alertó de un ataque inminente de los Asesinos. Temiendo por sus clones y el Sudario, Gramática se vio incapaz de abandonar el laboratorio a pesar del aviso de Da Costa. A lo lejos se oía la voz de Shaun Hastings y Galina Voronina que estaba aniquilando al personal de seguridad. Con una explosión ambos aparecieron ante el científico. Cuando Shaun se percató del Sudario, Galina ya había lanzado una granada. La explosión no solo hirió de muerte a Gramática sino que hizo a Shaun gritar del susto.

Mientras los Asesinos se marchaban, el Sudario, terriblemente dañado, curó las heridas de Gramática antes de desactivarse por completo. Despertando de pronto, el hombre agradeció a Consus[1].

Curiosidades Editar

  • El Sudario del Edén 1 fue inspirado en el Sudario de Turín, el cual actualmente se encuentra en la capilla real de la catedral de San Juan Bautista en Turín, Italia.
  • En la versión francesa de Assassin's Creed II el Sudario era referido erróneamente como "Fragmento del Edén 36".
  • En Assassin's Creed: Project Legacy, uno de los sets mnemónicos tiene el nombre de "Sudario de Turín" con la siguiente descripción: ¿Gran misterio o farsa ingeniosa? Asimismo, sus componentes son Jesús de Nazaret, Jacques de Molay, Godofredo de Charny y César Borgia.

Apariciones Editar

Galería Editar

Fuentes y/o referencias Editar

  1. 1,00 1,01 1,02 1,03 1,04 1,05 1,06 1,07 1,08 1,09 1,10 1,11 1,12 1,13 1,14 1,15 Assassin's Creed: Syndicate - Base de datos
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 Assassin's Creed II - Glifo 07: Sigue buscando, y hallarás
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 3,4 3,5 3,6 3,7 3,8 3,9 Assassin's Creed: Project Legacy - Días festivos: Capítulo 1 - Fantasmas de la Navidad pasada
  4. 4,0 4,1 4,2 4,3 4,4 4,5 Assassin's Creed: Project Legacy - Guerras italianas: Capítulo 3 - Mario Auditore
  5. 5,0 5,1 5,2 5,3 5,4 Assassin's Creed: Project Legacy - Guerras italianas: Capítulo 4 - Perotto Calderón
  6. 6,0 6,1 6,2 6,3 6,4 6,5 Assassin's Creed: Project Legacy - Guerras italianas: Capítulo 2 - Francesco Vecellio

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.