FANDOM


Eraicon-OriginsEraicon-OotA

«Entonces, es cierto. Los Ocultos sí existen. Extraño. Perseguimos los mismos objetivos: paz y orden. Aun así, nuestras ideas sobrevivirán.»
―Rufio antes de morir


Rufio (¿? - 38 a. e. c.) fue un general al mando de las fuerzas romanas en Egipto y un miembro de la Orden de los Antiguos. Nombrado por el propio Julio César antes de su muerte, Rufio buscó minar la influencia de Cleopatra y Marco Antonio para tomar el poder.

Biografía Editar

Rufio era el hijo de un liberto y llegó en el 48 a.e.c como miembro del ejército de César a Egipto. Después de que César interviniera en la lucha ptolemaica por el trono entre los hermanos Cleopatra y Ptolomeo XIII y ganara la guerra civil alejandrina contra los partidarios de Ptolomeo XIII, estacionó tres legiones en Egipto para salvaguardar su victoria. Estas tropas, la 27ª, 37ª y 39ª legión, sirvieron para proteger, pero también para controlar el mandato de Cleopatra, que se había convertido en la amante de César y ahora reinaba como reina aliada.

Contrariamente a la tradición, César no designó a un senador comandante supremo del ejército de ocupación romano, sino a su confiable oficial Rufio. La razón principal de esta nominación fue el temor de César de que un influyente senador, que había quedado en Egipto como comandante en jefe, pudiera usar la tierra económicamente fuerte y estratégicamente importante en el Nilo como base para presentarse como candidato al poder, mientras que Rufio tenía un rango demasiado bajo y no poseía las conexiones necesarias. César también pareció haber considerado que su oficial era muy confiable y por eso decidió integrarlo a la Orden de los Antiguos.

Murió asesinado en su octarreme el 38 a.e.c por Bayek.

Personalidad y característicasEditar

Rufio era un verdadero creyente en la causa de los Antiguos, creyendo que era su voluntad unir al mundo en paz y orden así como también al Padre del Entendimiento. Ha mostrado una
Rufio reflexionando

Rufio reflexionando

fascinación irónica con la forma en que sus nuevos oponentes, los Ocultos, también querían las mismas cosas que la Orden, pero confiaba en que la fe y la convicción de la Orden eran mucho más fuertes que los Ocultos. Incluso en su muerte, tenía mucha confianza en la supervivencia de la Orden, hasta el punto de aterrorizar a Bayek cuando se dio cuenta de que la Orden bien podría ser eterna.

Además de su devoción a la Orden, era un general militar altamente capaz. Amunet lo describió como un experto en intimidar a otros, afirmando que puede "sentir" el miedo verdadero en los corazones de las personas. También puede ser visto y descrito como extremadamente cauteloso, con él decidiendo no poner un pie en la Península del Sinaí. Amunet incluso dijo que era un maestro en la defensa de sí mismo, lo que sugiere que nunca bajaba la guardia.

AparicionesEditar

GaleríaEditar

Fuentes y/o referencias Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.