Logo Wikipedia.png
Eraicon-Memories.png


La I Guerra de los Barones fue un conflicto militar armado que se libró en el Reino de Inglaterra desde 1215 hasta 1217. Al igual que tantas otras guerras a lo largo de la historia, la batalla fue otro conflicto orquestado entre los Asesinos y los Templarios.

En esta guerra civil, el asesino Robert Fitzwalter agrupó a los barones ingleses para enfrentarlos contra el rey Juan I de Inglaterra después de que el monarca se negara a aceptar los términos del acuerdo Carta Magna. El príncipe Luis XVIII de Francia, nieto de otro monarca inglés, aportó su apoyo militar a los barones para destronar al rey y así aprovechar para agenciarse el reino.

Los Templarios, que usaban al rey Juan como títere, apoyaron al monarca. William de Cassingham, un Maestro Asesino, optó también por ayudar al rey, a pesar incluso de sus discrepancias con el monarca y del hecho de tener que enfrentarse a sus compañeros asesinos. Lo hizo por garantizar el trono al príncipe Enrique y el próspero futuro que podría tener Inglaterra bajo su gobierno.

Aunque Luis VIII logró apoderarse varias ciudades inglesas durante la guerra, tras la muerte del rey Juan los barones se pasaron de nuevo al lado Inglés. La falta de apoyo dejó a Luis VIII incapaz de asegurar su permanencia en Inglaterra.

El 11 de septiembre 1217, Luis abandona el terreno que había ganado durante la guerra y regresa a Francia, dejando el conflicto en un punto muerto.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.