Animuspedia
Advertisement
Animuspedia
Eraicon-Origins.pngEraicon-TWCB.png


«¡En Tebas ya lo saben! Es una luz dorada que despierta a los fantasmas.»
―Predicadora egipcia, alrededor de 38 a. e. c.

La piedra de Seth-Anat era un artefacto de origen desconocido que formaba parte de la tumba de Seth-Anat, en el desierto de Desheret. Al parecer tenía el poder de revivir a los muertos.

Portadores a lo largo de la historia

Historia

Era Isu / Prehistoria

Creada en algún momento de la Era Isu, la piedra era usada con fines desconocidos. Sin embargo, luego de la Catástrofe de Toba los precursores resultaron inmensamente mermados en cantidad y poco a poco su especie fue desapareciendo, y con ello su tecnología quedó abandonada alrededor del mundo.

Siglo I a. e. c.

Oyendo rumores

Alrededor del año 38 a. e. c., el Oculto Bayek observó a una mujer pregonando acerca de supuestos avistamientos sobrenaturales en Tebas que involucraban extrañas luces. Recordando su experiencia con el orbe de Siwa decidió investigar[1].

El ejército perdido

Bayek atacado por fantasmas.JPG

Mientras cabalgaba en el desierto de Desheret observó rayos provenir de la tumba de Seth-Anat, al tiempo que extrañas figuras de olor putrefacto intentaban atacarle.

Dentro del yacimiento encontró a un hombre lisiado que, según dijo, estaba buscando al ejército perdido de Cambises. Al ver un objeto brillante detrás de varios cadáveres y tomarlo, había despertado su furia. Su camello huyó mientras le atacaban llevando la piedra consigo.

El camello de Parh.JPG

Bayek intentó llevar al sujeto a un lugar seguro pero este insistió en que debía encontrar al animal.

"El camello. ¿Qué le están haciendo?"

Cuando halló al camello, vio una escena cruel. Estaba muerto, rodeado de personas orando alrededor de una luz que apuntaba al cielo. El encapuchado tomó la piedra y de pronto aquellas personas se cubrieron de llamas e intentaron matarle.

En unos minutos, todo volvió a la normalidad. Había sido una visión[1].

Fin de la maldición, ¿o no?

Al regresar a la tumba se percató de que Parh no estaba. Había desaparecido. Dispuesto a terminar con los avistamientos, Bayek colocó la piedra en su lugar pero en cuanto lo hizo se vio rodeado de más fantasmas del ejército de Cambises.

"Te pondré donde te corresponde".

Peleando con todas sus fuerzas el Oculto intentó salir del lugar pero los espectros eran cada vez más, y el templo parecía desmoronarse. Finalmente cayó inconsciente por sus heridas.

Más espectros.JPG

Cuando despertó estaba en casa ajena. Una mujer le contó que fue encontrado deambulando en el desierto, y mencionó los rumores de Tebas que asustaban a todos.

Tras vestirse, Bayek partió con el objetivo de descubrir qué había detrás[1].

Apariciones

Galería

Fuentes y/o referencias

  1. 1,0 1,1 1,2 1,3 1,4 Assassin's Creed: Origins - Luces entre las dunas