Animuspedia
Advertisement
Eraicon-Odyssey.png


«Eres una Mancillada. La sangre que fluye por tus venas tiene el poder de destruir reinos y alterar el curso de civilizaciones enteras. El mundo podría arder. Así que tienes que arder tú antes.»
―Pactias a Kassandra, 429 a.C.[fte]


Pactias, conocido también como El Cazador, fue un miembro de la rama persa de la Orden de los Antiguos en el siglo V a.C. Originalmente un miembro de la élite del ejército persa y de un grupo secreto que buscaba liberar Persia de la Orden, Pactias fue convencido por su compañero Amorges de unir fuerzas a la Orden con el fin de buscar un futuro mejor para el Imperio aqueménida.[1]

Biografía

Uniéndose a la Orden

Pactias junto a Artabano y Amorges

En algún punto de su vida, Pactias estuvo en un templo que fue atacado por unos asaltantes, dejándolo inconsciente. Cuando abrió los ojos, vio a un gran lobo gris que había acabado con los atacantes y se alimentaba de lo que antes era la garganta de uno de ellos. Pactias interpretó esto como una señal de que había sido elegido para ser el paladín de la naturaleza, asumiendo así la figura de "El Cazador".[2]

Con el tiempo, Pactias se convirtió en un miembro de la élite persa junto a Artabano y Amorges. Juntos, formaron un grupo que se oponía al reinado del rey Jerjes I de Persia, que se encontraba respaldado por la Orden de los Antiguos.[3] En el año 465 a.C., el grupo consiguió acercarse a Jerjes y Artabano lo asesinó con la hoja oculta.[4]

Tras la muerte de Jerjes, su hijo Artajerjes I ascendió al trano y Artabano, temiendo que se pudiera aliar con la Orden, trató de asesinarle a él tambien. Sin embargo, Amorges consiguió evitarlo y se unió a la Orden, provocando que Artabano tuviera que huir. Poco después, Amorges reclutó a Pactias, afirmando que Artabano les había traicionado a ellos y a Persia. Pactias, ahora Magi de su propia rama dentro de la Orden, se encargó personalmente de dar caza a Artabano, ahora llamado "Darío", y su familia. También se le encargó lidiar con los Mancillados, individuos con una gran herencia genética de los Isu. Para la década del 420 a.C., Pactias ya había conseguido rastrear en varias ocasiones a Darío y asesinar tanto a su mujer como a su hija Neema, aunque su viejo compañero y su hijo Natakas seguían eludiéndole.[3]

Caza de Kassandra

Durante la búsqueda de Darío, alrededor del 429 a.C., Pactias y sus subordinados encontraron a una Mancillada, la reconocida misthios Kassandra, que se había ganado un nombre durante la Guerra del Peloponeso, en Macedonia. Inesperadamente, también encontraron a Natakas y Darío en la misma región, cerca de la aldea de Potidea. Con la esperanza de atraer a los tres objetivos, Pactias envió a uno de sus hombres a incendiar la aldea, pero el plan falló cuando Kassandra y Natakas salvaron a los aldeanos[5] al mismo tiempo que Darío eliminaba al cabecilla del grupo.[4]

Pactias hace que los civiles rodeen a Kassandra

Con su primer plan fallido, Pactias trajó al resto de la orden consigo y estableció una base en el Monte Pangeo, usando un pequeño bosque para domar a varios animales.[6] Pactias atrajo a Kassandra a las ciénagas de Terma, donde colgó los cadávares de las personas que la misthios supuestamente había matado para afectarla emocionalmente. También se encargó de llamar a los familiares de los supervivientes para provocarla, pero Kassandra se contuvo y se negó a enfrentarse a los civiles. Pactias ordenó entonces a sus subordinados atacarla mientras él escapaba, dejando un espantapajáros con su armadura y un mensaje dentro de ella para cuando acabara con los persas.[7]

Muerte

Pactias: «Sí, "Darío", háblales de nuestra promesa.»
Darío: «Para proteger Persia... Nuestros hijos. Su futuro.»
Pactias: «Entonces, ¿por qué...? ¿Por qué nos traicionaste?»
Darío: «Para mantener la promesa.»
―Última conversación de Darío y Pactias, 429 a.C. [fuente]

Últimas palabras de Pactias

Kassandra y Natakas consiguieron descubrir la ubicación de Pactias, por lo que Kassandra se dirigió a su escondite a enfrentarse con él.[8] Encontrándose con ella en el bosque, Pactias y Kassandra se enfrentaron, con el persa recurriendo tanto a sus animales como a sus subordinados para tratar de decantar la batalla a su favor. Sin embargo, Pactias se vió obligado a retroceder hasta un claro, con Kassandra siguiéndole de cerca. Finalmente, ya en el claro, Kassandra consiguió derrotar a Pactias, que trató de llamar a más de sus hombres pero fueron asesinados por los recien llegados Natakas y Darío. Antes de morir, Pactias le reveló a Kassandra y Natakas su relación con Darío, cuyo pasado era desconocido para ambos.[3]

Legado

Pactias fue enterrado por Darío como muestra de respeto a su viejo amigo poco después. La muerte de Pactias alertó al resto de la Orden de la presencia de Darío, Natakas y Kassandra en Grecia, así como del peligro que estos suponían para la Orden. Esto provocó que incluso Amorges, líder de la Orden persa, se viera involucrado. Sin embargo, los esfuerzos conjuntos de los tres objetivos consiguieron derrocar la Orden.[1]

Galería

Apariciones

Referencias

Advertisement