Logo Wikipedia.png
Eraicon-AC2.pngEraicon-Valhalla.pngEraicon-TWCB.png


Odín, conocido también como Havi, fue un Isu que gobernó en Asgard poco antes del final de la era Isu. Posteriormente, sería considerado como el rey de todos los dioses y patriarca de los Aesir en la mitología nórdica. Es además el padre de Thor, otro Isu que luego sería considerado el dios del trueno y el relámpago.[1]

Nombres

Odín recibe multitud de nombres a lo largo de la historia, incluyendo pero no limitado a: Havi (el altísimo), Jafnhar (el más alto), Hangi (el ahorcado), Harbard (el de la barba gris), Gangari (el que deambula) o Biflindi (el que hace temblar los escudos).[2]

Biografía

Odin era el líder de los aesir, un grupo de Isus pertenecientes a Asgard cerca del final de la Primera Civilización. Estaba casado con la vanir Freyja por motivos políticos para evitar más conflictos entre ambos grupos.[3]

Odin observa la Gran Catástrofe con otros aesir.

Avisado por las nornas de que los cálculos predecían que Fenrir, el hijo ilegítimo de Loki y Alétheia, iba a darle muerte durante la Gran Catástrofe,[4] Odín lo encerró de por vida.[5]

Enfurecido por el tratamiento de su hijo, Loki asesinó a Balder, el hijo de Odín, envenando su comida con muérdago. Odín lloró sobre el cuerpo de su hijo mientras Loki observaba desde la distancia. Tras conocer quién fue el responsable de la muerte de su hijo, Odín ordenó a Loki que fuese detenido por sus crimenes.[6]

Tras ello, Odín tuvo una reunión con Juno, que le reveló que Júpiter y Minerva estaban trabajando en un séptimo método de salvación conocido como el superordenador Yggdrasil. Juno colaboró con Odín para que los aesir pudieran conseguir el séptimo método, lo que más tarde le supuso la expulsión de la Tríada Capitolina. Odín se dedicó entonces a buscar una manera de resucitar a su hijo.[6]

Durante la Gran Catástrofe, Odín y sus ocho sirvientes más leales entraron en la cámara de Yggdrasil y dejaron su conciencia grabada. Tras ello, rompieron sus máscaras, evitando que nadie pudiera reencarnarse con ellos, y fueron a enfrentarse a su fin. Meses más tarde, Odín se reencarno en la vikinga Eivor Varinsdottir del Clan del Cuervo.[1]

Legado

Odín se convirtió con el tiempo en el dios principal de la mitología nórdica, haciendo sacrificios en su honor y pidiendo su ayuda en batalla.

La lanza Gungnir que perteneció a Odín en vida quedó clavada en las ruinas Isu fuera de la cámara de Yggdrasil. En el siglo IX, su descendiente Eivor la recuperó y usó en combate.

Entradas en la base de datos

Assassin's Creed: Valhalla

ACV Base de datos Odín.png

El Dios de los ahorcados, el que hace temblar los escudos, el de la barba gris, el que deambula... son solo algunos de los muchísimos epítetos de Odín, el Padre de todo. Después de crear los nueve reinos a partir del cadáver de un gigante, Odín pensó que debería estar exento de las ataduras del destino, sobre todo si eso significaba acabar en las fauces de un lobo monstruoso. Su sed de poder y conocimiento era insaciable. Sacrificó un ojo a cambio de sabiduría y se colgó a sí mismo del árbol Yggdrasil. A eso lo llamo yo una experiencia cercana a la muerte.

Cuando no ejercía como jefe de los dioses nórdicos, se dedicaba a deambular por el reino de los mortales, Midgard, para lo que solía adoptar el aspecto de un anciano barbudo con una capa larga, un sombrero de ala ancha y un cayado. Típico de Odín.

Galería

Apariciones

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.