FANDOM


«¡Ahí estás, Medunamun! ¡El siguiente enmascarado en mi lista!»
― Bayek tras detectar a Medunamun
Eraicon-OriginsEraicon-OotA

Medunamun (103 a.e.c - 48 a.e.c), también conocido como El Ibis, fue miembro de la Orden de los Antiguos y fue nombrado por el faraón Ptolomeo XIII para servir como el Oráculo de Amón en Siwa, Egipto en el 49 a.e.c. Dado que el verdadero propósito de su mandato era que Ptolomeo consolidara su dominio sobre la ciudad remota y disidente, Medunamun fue ridiculizado por sus enemigos como el Medjay, Bayek, como un falso oráculo.

Bajo su mandato, los aldeanos de Siwa fueron sometidos a extorsión, detención arbitraria y atrocidades desenfrenadas. Las protestas se enfrentaron con represalias violentas a menudo contra toda una familia, con barrios enteros siendo arrasados ​​hasta los cimientos. Por su parte, Medunamun era leal no a su faraón sino a su Orden, que furiosamente buscaba desbloquear la bóveda de los Isu que yacía debajo del Templo de Amón. El Ibis jugó un papel clave en la muerte del hijo de Bayek, Khemu, en el 49 a.e.c, durante un fallido interrogatorio del Medjay. Por su complicidad en la muerte de Khemu y sus abusos de poder en Siwa, Medunamun fue asesinado por Bayek en el 48 a.e.c.

BiografíaEditar

Capturando al MedjayEditar

En el 49 a.e.c, Medunamun, cuyo nombre en código era el Ibis, llegó a la remota aldea egipcia de Siwa junto con otros miembros de la Orden de los Antiguos, Flavio, Lucius Septimius, Potino y Rudiek, sabiendo que había una bóveda Isu debajo del Templo de Amón. Soñando con el poder de inaugurar un Nuevo Orden Mundial bajo su gobierno, esperaban que con el Fragmento del Edén en sus manos, pudieran abrir la puerta de la bóveda y adquirir el "poder de los dioses". Al no abrir la puerta o convencer a los sacerdotes de que los ayudaran, llegaron a la conclusión de que debían buscar al Medjay local, Bayek.

The False Oracle 07

Bayek siendo llevado al Templo de Amón

Para rastrear al Medjay, la Orden hizo que sus soldados atraparan al niño Chenzira, un amigo del hijo de Bayek, Khemu. Convenciendo a Chenzira y a su madre Rebecca de que simplemente deseaban hablar con Bayek, los soldados fueron conducidos por Chenzira a la punta Halma, donde superaron al Medjay y lo capturaron. Esa noche, llevaron a Bayek ante un impaciente Medunamun en el Templo de Amón. Medunamun a su vez llevó a Bayek a la bóveda de Siwa donde la Orden tenía a Khemu como rehén y el mismo Medunamun le mostró el Fragmento, pero el Medjay realmente no sabía el medio por el cual se podía abrir la bóveda. En medio de su interrogatorio, el grupo fue alertado de la inminente llegada del faraón, Ptolomeo XIII.

Medunamun y otros dos se fueron para demorar al faraón, y cuando regresaron, Bayek y Khemu aún no habían abierto la bóveda. Cuando Bayek se liberó de sus ataduras y se enfureció desesperadamente con sus captores, Flavio ​​redirigió el cuchillo de Bayek al corazón de Khemu, matándolo antes de dejar inconsciente al angustiado Medjay.

Falso oráculoEditar

Después del incidente, Medunamun y sus aliados supusieron que Bayek estaba muerto; en verdad, el vengativo Medjay había dejado a Siwa en una búsqueda para perseguir a cada uno de ellos. Mientras tanto, a través de su influencia sobre Ptolomeo XIII, la Orden pudo hacer nombrar a Medunamun como el nuevo Oráculo de Amón en Siwa. Esto jugó tanto para los intereses del faraón como para Medunamun: el primero quería subyugar a la aldea desviada, mientras que el segundo, con el Templo de Amón como su nueva base, se encontró en la mejor posición para continuar estudiando la bóveda y cómo poder acceder a ella.

The Oasis 07

Medunamun golpeando a un sacerdote

Como Oráculo de Amón, Medunamun fue brutal en su explotación de los aldeanos. El aumento de los impuestos, según lo ordenado por Ptolomeo, fue una pesada carga para los agricultores pobres que, bajo el liderazgo de Teremun, se levantaron en señal de protesta. Los aldeanos fueron interrogados rutinariamente y sometidos a arrestos arbitrarios, torturas y abusos. Como consecuencia de la disidencia, barrios enteros fueron incendiados, y en palabras de la curandera de la ciudad, Rabiah, apenas un solo local no había sido golpeado por los soldados. Por otra parte, se hicieron esfuerzos para obstruir la administración de la atención médica de Rabiah, incluido un bloqueo de la ciudad para evitar la llegada de suministros médicos.

MuerteEditar

Medunamun y sus guardias

Medunamun en el Templo de Amón

Con el regreso de Bayek a Siwa, el mandato del Ibis como Oráculo de Amón llegó a su fin después de solo un año. En el año 48 a.e.c, el Medjay emboscó a Medunamun en el Templo de Amón, sufriendo inmediatamente una herida mortal. A pesar de la proximidad de su muerte, el Ibis todavía tenía la fuerza para enfrentarse con Bayek pero eventualmente tuvo las piernas incapacitadas. Mientras se arrastraba hacia un sacudido Bayek, burlándose de él por su fracaso en salvar a su hijo, desencadenó toda la magnitud de la rabia de Bayek. El Medjay lo venció con el Fragmento del Edén que ahora tenía en sus manos, luego procedió a desatar un ataque frenético, golpeando su rostro con la reliquia hasta que quedó reducido a nada más que tejido ensangrentado y aplastado.

Personalidad y característicasEditar

Con una voz clara y grave y una veta de sadismo, Medunamun tenía una actitud y una disposición bastante espantosas. Esta persona llegó a la vanguardia en sus momentos finales donde, gravemente herido y lisiado, continuó arrastrándose amenazadoramente hacia su asesino, Bayek, burlándose y rugiendo de tal manera que incluso asustaba a su enemigo victorioso. Su dominio del puño de hierro sobre Siwa era draconiano pero caótico al mismo tiempo; el terror se ejerció liberalmente contra su población mientras los soldados se sentían libres para saquear y arrasar a su antojo.

A pesar de su aptitud para el horror, Medunamun profesó que sus motivos subyacentes eran justos. Un templario arquetípico en su modo de pensar, su objetivo era marcar el comienzo de un mundo bajo el dominio de la Orden de los Antiguos, los únicos individuos en los que creía que podía confiarse por ser "fuertes y virtuosos". Las víctimas inocentes como Khemu (ante sus ojos, simplemente un niño) eran exiguos sacrificios.

En su estricta adhesión a los rituales, exhibió un fanatismo religioso tan excesivo que apenas se podía dudar de su devoción, pero lejos de ser un fanático, su fe era poco sincera. Su piedad era una máscara, no solo por su sadismo, uno bastante pobre dada su reputación pública, sino por sus inseguridades profundamente arraigadas. A pesar de ser inteligente, Medunamun se vio afectado por su incapacidad para comprender la esencia del mundo que lo rodeaba o la verdadera naturaleza de los dioses, especialmente a la luz de su papel como sacerdote. Sus dudas eventualmente dieron paso a una vil amargura que se tradujo en su búsqueda de dar forma al mundo en la visión de la Orden de los Antiguos.

Curiosidades Editar

  • El nombre de Medunamun contiene el nombre de Amón, el dios al que supuestamente sirvió. Amón, cuyo nombre significa "oculto", personificó los elementos imperceptibles del universo; luego se convirtió en el dios nacional de Egipto, fusionándose con Ra, durante el Nuevo Reino.

Aparición Editar

Galería Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.