FANDOM


Eraicon-AC1Eraicon-Secret CrusadeEraicon-Templars

«¡Pues claro que no! ¡Los mataba porque podía! ¡Porque era divertido! ¿Sabes lo que se siente, al poder decidir el destino de otro hombre? ¿Has visto cómo me aclamaba el pueblo? ¿Y qué miedo me tenían? ¡Yo era como un dios! Habrías hecho lo mismo de haber podido. ¡Ese poder!»
―Majd Addin.[fte]

Majd Addin (muerto en 1191) era un regente sarraceno de Jerusalén y un miembro de los templarios levantinos. Fue el sexto individuo asesinado por Asesino Altaïr Ibn-La'Ahad, y al igual que sus hermanos templarios, su muerte fue planeada por Al Mualim. Majd Addin se encontraba en el barrio pobre de Jerusalén.

BiografíaEditar

Ascenso al poderEditar

«En ausencia de Salah Al'din, no hay autoridad en Jerusalén, y Majd Addin se ha nombrado a sí mismo como gobernante.»
―Malik describiendo el poder de Majd.[fte]
Majd Addin fue una vez un simple escriba. En algún momento de su vida, no solo se convirtió en miembro de la orden de los templarios, sino que también tuvo conocimiento de un Fruto del Edén y sus capacidades; Addin y otras nueve personas guardaron sus secretos y tuvieron la intención de usar el Fruto para crear un nuevo mundo.[1]

Debido a su pertenencia a la orden y la ausencia del sultán Salah Al'din, Majd Addin pudo tomar el control de Jerusalén. Addin creía que todo el mundo debería ver el mundo a su manera, y los que no lo hicieron fueron condenados a muerte. Usó el miedo y la intimidación para mantener a la población de Jerusalén bajo control, a menudo emitiendo edictos estrictos y confusos sobre la forma en que las personas deberían comportarse. De esta manera, estaba invirtiendo lentamente la larga política de tolerancia de Salah Al'din hacia todas las razas, religiones y credos.[1]

Los juicios simulados a menudo se llevaban a cabo para aquellos que él percibía como enemigos de la ciudad. En estos, los enmarcaría o exageraría sus crímenes, para asegurarse de que los juicios siempre resultaran en la muerte, así como la desaprobación del público de los condenados, lo que provocó que la gente de Jerusalén calificara de "ejecuciones" a los juicios. A través de estas ejecuciones, Addin silenció a cualquiera que se opusiera a él, y atemorizó a los corazones de cualquiera que considerara un levantamiento.[1]

Se sabía que hablaba con autoridad, e insistió en que sabía qué era lo mejor para la gente de Jerusalén. Sin embargo, Majd era un hombre cruel y sus ciudadanos sabían que no se podía confiar en él.[1]

MuerteEditar

«No tan inocentes. La voz disidente corta como el acero. Y perturba el orden. En eso, estoy de acuerdo con mis hermanos.»
―Majd sobre las personas que intentó ejecutar.[fte]
Altaïr viajó al barrio pobre de Jerusalén, donde comenzó su investigación de Majd Addin. Pronto descubrió que iba a haber otra ejecución, y que un grupo de ciudadanos planeaban levantarse contra Majd Addin para salvar al hijo de su líder.[1]

Durante la ejecución pública, Majd juzgó a una presunta prostituta, un ladrón, un jugador y un hereje. El hereje era de hecho un Asesino, y Malik Al-Sayf le había encomendado a Altaïr que matara a Majd antes de que el Asesino fuera ejecutado. Los ciudadanos que habían planeado enfrentarse a Majd intentaron en vano detener la ejecución, pero fueron rápidamente asesinados por arqueros y otros guardias.[1]

Majd comenzó su discurso sobre la prostituta, declarando que había vendido su cuerpo a varios hombres. Se defendió diciendo que solo estaba allí porque se había negado a fornicar con Addin. Luego él mató a la mujer, diciendo que incluso cuando estando a solo unos momentos de su muerte, ella seguía mintiendo.[1]

La segunda víctima fue el jugador, quien comentó que solo había jugado un juego de azar, y además dijo que no era el pecado lo que corrompía la ciudad, sino Addin. Majd luego lo mató sin decir una palabra y pasó a su siguiente víctima.[1]

La tercera víctima estaba siendo acusada de robar la ganancia de otros. Para obtener el apoyo del público, Majd convenció a la multitud de que todos habían sido perjudicados por sus acciones. El hombre trató de defenderse, diciendo que había elegido solo un dinar que había caído al suelo. Sin embargo, Majd Addin reprendió que el crimen aumentaría y comenzaría a afectar a otros más directamente, después de lo cual mató al hombre.[1]

Majd Assassination 4

Altaïr asesinando a Majd Addin.

Antes de que Majd pudiera ejecutar al Asesino, Altaïr se dirigió al escenario y apuñaló a Majd con su Hoja oculta, permitiendo que los otros Asesinos de Malik salvaran a su hermano encarcelado.[1]

Durante los últimos momentos de la muerte de Majd, le contó a Altaïr la razón de sus malas acciones, comentando que, si bien se unió a los templarios para ayudarlos a tomar el control de Jerusalén, de hecho, simplemente quería el poder y el temor que le otorgaba esa posición. Declaró su creencia de que Altaïr habría hecho lo mismo, lo que el Asesino negó, y lo terminó con una segunda puñalada con la Hoja Oculta. Más tarde, Altaïr manchó la plumaa que había traído con la sangre de Addin, y le informó al Asesino.[1]

Majd Addin fue luego enterrado en un cementerio en el barrio medio de Jerusalén, donde soldados sarracenos y cruzados se unieron para presentar sus respetos. Altaïr también estaba presente, ya que había descubierto que su próximo objetivo, Roberto de Sable, también estaría presente; mientras estaba allí, notó que había muy poca convicción detrás de los lamentos y oraciones de tristeza de los nobles reunidos. Sin embargo, el funeral resultó ser una emboscada ya que Roberto había planeado no asistir, sabiendo que el Asesino atacaría, por lo que envió a un señuelo en su lugar.[1]

Personalidad y característicasEditar

«Sus armas son el miedo y la intimidación. No tiene legitimidad para gobernar.»
―Malik describiendo a Majd.[fte]
Majd Assassination 3

Majd Addin dirigiéndose a la multitud.

Majd Addin era un individuo hambriento de poder que prosperaba debido al temor que la gente tenía por él. Fue este deseo de poder lo que lo llevó a convertirse en miembro de los templarios, quienes le ofrecieron lo que deseaba a cambio de su lealtad.[1]

Addin a menudo realizaba ejecuciones porque sentía que determinar el destino de otro hombre le daba un estado divino. Un orador muy hábil, Majd Addin podía manipular a la multitud con sus palabras, a menudo haciéndoles creer ciegamente que las ejecuciones que llevó a cabo fueron por el bien de la ciudad.[1]

Al morir, Majd Addin no afirmó que lo que hizo fue correcto, sino que confesó que no lo hizo para ayudar a sus hermanos, sino porque lo disfrutó, así como para ganar poder y fama, lo cual logró con el tiempo. Sin embargo, esto lo llevó a su caída, ya que había permitido que estos factores lo corrompieran.[1]

GaleríaEditar

CuriosidadesEditar

  • Majd Addin ("gloria de la fe") puede estar muy vagamente basado en un hombre llamado Baha ad-Din ibn Shaddad ("esplendor de la fe"), el cual nació el 5 de marzo de 1145 y murió el 8 de noviembre de 1234, siendo un jurista, erudito e historiador kurdo, que estaba cerca de Salah Al'din y escribió una biografía sobre el gran líder y sultán sarraceno.
  • Alternativamente, puede basarse en Majd al-Din Mubārak (1149 – 1210), un historiador, biógrafo, lexicógrafo, emir y ex diputado del hermano mayor de Salah Al'din, Shams ad-Din Turanshah, en la ciudad de Zabid, en Yemen quien fue arrestado en 1181 por los confidentes de Saladin por la malversación de ingresos a raíz de la muerte de Turan-Shah, pero luego fue indultado por Saladin.[2]
  • En una de las investigaciones de Altaïr, se reveló que Majd Addin fue una vez el escriba del emir, en donde Salah Al'din era el Emir o el Sultán en este momento.
  • Malik le dijo a Altaïr que Majd Addin se había declarado gobernante en ausencia de Salah Al'din. Sin embargo, cuando Altaïr espio a algunos civiles, especialmente al padre de uno de los que serian ejecutados,. quedo claro que la gente tenía la impresión de que el propio Salah Al'din había nombrado a Majd Addin como regente.
  • Si le es permitido, Majd Addin ejecutaría al Asesino de una manera mucho más brutal que lo que haría con los otros tres. Ejecutaría los dos primeros con un simple corte de su espada, y empalaría al tercero, pero cuando llegara al Asesino, Addin lo empalaría y luego movería la espada dentro de su cuerpo.
    • Si se ejecuta al Asesino, Altaïr perdería lentamente barras de sincronización hasta que él asesine a Majd Addin, o se desincronice. A medida que Altaïr va perdiendo sincronización, Majd Addin diría lo siguiente: "La ley se ha cumplido. Pero aún no estamos libres de pecado. Así que os digo: vigilaos a vosotros mismos y también a los demás. ¡Seguid firmes en vuestra fe! ¡Juntos restauraremos la justicia en esta tierra!"
  • Majd Addin fue uno de los objetivos que requirieron múltiples puñaladas de la hoja oculta para morir, una vez durante el juego y otra en el corredor de memoria. Los otros tres eran Checco Orsi en Assassin's Creed II, Shahkulu en Assassin's Creed: Revelations y Edward Braddock en Assassin's Creed III.
  • En la no canónica adaptación de juego móvil de Assassin's Creed, se le llama "Maj Aldim". En lugar de ser un sarraceno, se viste con la armadura de batalla y el abrigo de los caballeros templarios. Lucha con Altaïr Ibn-La'Ahad en Jerusalén con una ballesta, que principalmente le dispara desde arriba sobre plataformas metálicas. Para dañarlo, Altaïr golpea los engranajes que controlan las plataformas para hacer que giren, haciéndolo caer al suelo. El escenario se repite varias veces, con Maj Aldim lanzando rayos que liberan ondas de energía destructiva al impactar en el suelo una vez que pierde más de un cuarto de su salud, hasta que muere. Altaïr luego recupera su ballesta para su propio uso después.

AparicionesEditar

ReferenciasEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.