FANDOM


Eraicon-OriginsEraicon-OotA

Logo Wikipedia

Lucius Septimius (hacia el 90 a.e.c - 44 a.e.c), también conocido como El Chacal, era un gabiniano romano establecido en Alejandría para proteger a los reyes y reinas ptolemaicos. Fue miembro de la Orden de los Antiguos y el asesino de Pompeyo en el 48 a.e.c. Después de la Batalla del Nilo, fue perdonado por Julio César y él, junto con Flavio, lograron convertirlo a él y a Cleopatra a la Orden. Fue asesinado por la Oculta Aya en los idus de marzo, poco antes del asesinato de César.

BiografíaEditar

Vida tempranaEditar

Septimius era el modelo del legionario romano, siendo fuerte, imponente y atlético. En el 67 a.e.c, sirvió con Pompeyo en su campaña contra los piratas en el mar Mediterráneo.

En el 55 a.e.c, fue llevado a Alejandría como parte de los gabinianos, un grupo de 2.000 legionarios romanos dirigidos por el general Aulo Gabinio que fueron enviados inicialmente a Egipto para restaurar al faraón Ptolomeo XII (el padre de Cleopatra) en el trono. Él y los gabinianos finalmente fueron encargados de proteger a la familia real. Septimius pronto se convirtió en aficionado a su país de adopción, y cuando llegó por primera vez a Alejandría, se enamoró de la ciudad y de una mujer local llamada Nebetia, con quien se casó.

Septimius también se familiarizó con varios hombres poderosos en la corte de Ptolomeo, incluidos Potino, Achillas y Ganímedes. Después de que el faraón murió de una enfermedad en el 51 a.e.c, Septimius se convirtió en uno de los miembros del círculo interno, sirviendo como asesor del último hijo y sucesor del faraón, Ptolomeo XIII junto con Potino, Ganímedes y el tutor del niño, Teodoto de Quíos.

Búsqueda de la bóvedaEditar

Hacia el año 49 a.e.c, Septimius se había convertido en un miembro de la Orden de los Antiguos, asumiendo el apodo de el "Chacal". Ese año, él y sus compañeros Medunamun, Flavio, Potino y Rudjek viajaron con Ptolomeo a la remota aldea del oasis de Siwa, la ubicación del Templo de Amón, debajo de la cual se encontraba una antigua bóveda Isu. La intención de Ptolomeo era designar a Medunamun como el oráculo de Amón allí para controlar mejor la ciudad remota y disidente, pero la Orden en realidad buscaba desbloquear la bóveda con un Fragmento del Edén en su poder para lograr el "poder de los dioses", con la esperanza de someter y controlar Egipto estableciendo un Nuevo Orden Mundial. Sin embargo, los sacerdotes del templo se negaron a ayudarlos, y decidieron capturar al Medjay Bayek, esperando que él supiera cómo desbloquear la bóveda.

Hicieron que sus soldados capturaran a Chenzira, un amigo del hijo de Bayek, Khemu, y convencieron al niño y a su madre Rebecca de que solo deseaban hablar con el Medjay. Chenzira llevó a los soldados a la punta Halma, donde Bayek fue derrotado en combate y quedó inconsciente, después de lo cual fue llevado al Templo de Amón y ante la puerta de la bóveda. Septimius sostuvo a Khemu como rehén, sugiriendo que Potino probara su método de pedir tranquilamente la ayuda de Bayek. Medunamun le mostró el Fragmento, pero el Medjay no sabía, de hecho, nada sobre la bóveda.

El interrogatorio fue interrumpido por la llegada de Ptolomeo, y varios miembros de la Orden se marcharon para distraerlo. Septimius amenazó a Bayek, diciéndole que nunca volvería a ver a Khemu a menos que desbloqueara la bóveda antes de su regreso. Con la ayuda de Khemu, Bayek fue liberado de sus ataduras y adquirió un cuchillo, tratando desesperadamente de luchar contra sus captores. Sin embargo, Flavio lo agarró y redirigió el cuchillo hacia el corazón de Khemu, matándolo, antes de dejar inconsciente a Bayek. En algún momento durante su tiempo en Siwa, Septimius y sus hombres también capturaron a la mujer de la tribu nubia Kensa, pero finalmente escapó.

Guerra civil alejandrinaEditar

Después del incidente en la bóveda, Septimius y la Orden creyeron a Bayek muerto, sin saber que, de hecho, había empezado a perseguirlos por venganza por la muerte de su hijo. En el 48 a.e.c, Septimius y sus gabinianos lanzaron un intento de asesinato contra Cleopatra, la hermana y rival de Ptolomeo, el títere de la Orden. Le pagó a su subordinado, un compañero gabiniano llamado Venator, con dracmas para su propio placer y por armar a sus hombres. Venator arregló que varios de sus hombres se infiltraran en el palacio de Cleopatra en Heracleion, pero Bayek y su esposa Aya pudieron frustrar el intento, y Venator y sus hombres fueron asesinados.

Al mismo tiempo, Potino, al enterarse de la llegada de Pompeyo a Egipto, envió a Septimius a matar al general antes de que pudiera acudir en ayuda de Cleopatra. Con la ayuda de sus compañeros gabinianos, Septimius mató y decapitó al general, devolviéndole la cabeza a Ptolomeo en Alejandría. La Orden había esperado que esto ayudaría a Ptolomeo a asegurar una alianza con Julio César, permitiéndoles expandir sus operaciones. Sin embargo, fueron frustrados por Cleopatra, que fue contrabandeada a Alejandría y al palacio real con la ayuda de Apolodoro, Aya y Bayek. César fue influido por Cleopatra para que tomara su lado en contra de Ptolomeo, causando que Septimius y la Orden huyeran.

En respuesta, Potino y Septimius condujeron a las fuerzas de Ptolomeo contra César. Cuando César envió emisarios, fueron capturados en la guarnición sureña de Alejandría, donde Septimius torturó a uno de ellos y esperaba hacer que traicionara a César. Potino finalmente detuvo a Septimius y le recordó el plan de Flavio: sitiar el puerto y atrapar a César y Cleopatra dentro del palacio real. Gracias a los esfuerzos de Aya y Bayek, sin embargo, el sitio fue roto.

Assasins-creed-origins-gamescom-1

Septimius enfrentándose a Bayek

Con el asedio roto, comenzó la Batalla del Nilo, en la que Septimius tomó parte. Mientras Bayek mataba a Potino, Septimius fue rastreado por los agentes de César. Creyendo que era responsable del asesinato de Khemu, Bayek lo enfrentó con furia. Septimius fue derrotado, pero antes de que Bayek pudiera matarlo, el legionario le dio un puñetazo en la cara, y los dos entraron en una lucha. Bayek fue luego interrumpido por César, quien proclamó que Septimius sería castigado de acuerdo con la ley romana. Aún tratando furiosamente de matar a Septimius para acabar con él, César finalmente ordenó a sus hombres que dejaran inconsciente a Bayek. Después de la batalla, durante la cual Ptolomeo también fue asesinado, la Orden logró poner a César y a Cleopatra de su lado, y Flavio, quien era consejero de César, logró que Septimius fuera indultado. Aya y Bayek también fueron despedidos de su servicio a Cleopatra, mientras que Flavio y Septimius comenzaron a ejercer su influencia sobre Cleopatra y César, controlando tanto Egipto como Roma.

Desbloqueo de la bóvedaEditar

Poco después de la ascensión de Cleopatra al trono, Flavio y Septimius irrumpieron en la Tumba de Alejandro Magno y robaron el Cetro del Edén dentro. También recuperaron el Fragmento, que había caído en manos de Apolodoro, a quien mataron. Con las piezas del Edén necesarias en sus manos, viajaron a Siwa y desbloquearon la bóveda. Cuando el amigo de Bayek, el Medjay, Hepzefa trató de detenerlos, fue asesinado, y le sacaron el corazón como un gesto burlón. Con la bóveda abierta, Flavio puso a la gente de Siwa bajo su control, controlando sus mentes. Mientras Flavio regresaba a su puesto de poder en Cirene, Septimius regresó a Alejandría. Bayek pudo matar a Flavio, el verdadero asesino de Khemu, mientras que Aya persiguió a Septimius y César a Roma.

MuerteEditar

Hacia el 44 a.e.c, Septimius se había convertido en un miembro del círculo interno de César. Para entonces, Aya se traslado a Roma y estableció una presencia para la Hermandad conocida como los Ocultos junto con los senadores Marco Junio Bruto y Cayo Casio Longino. El 15 de marzo de ese año, César se preparaba para convertirse oficialmente en dictador de Roma.

FallofanEmpireRiseofAnother02

César y Septimius hablando sobre el Senado

En el Teatro de Pompeyo, Septimius habló con César antes de aparecer ante el Senado, diciéndole a César que él era un gobernante amado y un dios. Aunque César creía que el Senado se opondría a él, Septimius prometió ser el "lobo" de César en "ese parlamento de gallinas". Cuando César se fue, Septimius vio a Aya y saltó a la arena central del teatro para luchar contra ella, mientras que Bruto y Casio se preparaban para asesinar a César.

FallofanEmpireRiseofAnother04

Septimius luchando contra Aya

Aya mató rápidamente a los hombres de Septimius y lo derrotó. Mientras luchaban, Septimius afirmó que César era el Padre del entendimiento, se burló de Aya por la muerte de Khemu y le sugirió que huyera o se sometiera a César y a la Orden de los Antiguos. Aya advirtió que con Flavio muerto, no había nadie para salvarlo de su venganza esta vez. Aunque Septimius estaba formidablemente armado con un Fragmento del Edén, Aya tenía una armadura más ligera y más ágil, y finalmente dio un golpe fatal. Septimius reveló que el Cetro del Edén estaba en manos de la Orden, y afirmó que ascendería al más allá y tendría vino y mujeres junto a sus hermanos. Aya lo contrarrestó, declarando que él, la Orden y los gabinianos serían olvidados, después de lo cual ella cortó su garganta.

LegadoEditar

En el 38 a.e.c, 6 años después de su muerte, Septimius apareció como una aparición a Bayek en la Duat, después de haber usado el corazón de un niño inocente para engañar a los dioses y entrar a la Duat. Bayek, sirviendo como el medio para un ritual, se enfrentó a Septiumus, quien más tarde se desmoronó y desapareció, presumiblemente debido a que su corazón se corrompió y fue devorado por Apep.

Personalidad y característicasEditar

Septimius era un individuo rudo y grosero. Aunque amaba a Alejandría y a su esposa Nebetia, aún podía ser cruel, torturando alegremente a la gente y burlándose de Aya por la muerte de su hijo. Estaba orgulloso de ser un gabiniano y un comandante en el ejército romano, proclamando que tendría vino y mujeres junto a sus hermanos en el más allá. Esto también condujo a un cierto grado de arrogancia, ya que a menudo se burlaba de sus oponentes.

Septimius sospechaba de la mayoría de las personas, constantemente creyendo que alguien lo perseguía. Esta paranoia lo llevó a sospechar incluso a sus propios aliados, y solo confió en aquellos que conocía con certeza para ser aliados. También podía ser manipulador, ayudando a convertir a César en miembro de la Orden de los Antiguos apelando a su ansia de poder y su deseo de convertirse en un poderoso gobernante.

Equipo y habilidadesEditar

Lucius Septimius era un legionario fuerte e imponente con una gran constitución. Él manejaba un mayal, que usó con tremenda velocidad y precisión. También empuñaba una espada y fue lo suficientemente capaz de enfrentarse cara a cara con Bayek, un Medjay.

Durante su batalla final con Aya, él empuñaba un Fragmento del Edén en lugar de una maza regular, lo que le permitió una cantidad de habilidades avanzadas. Pudo liberar ondas de choque en el suelo, atacar a Aya y lanzar un golpe mortal y sus golpes destrozarían el suelo, convirtiéndolo en un enemigo aún más poderoso que antes.

CuriosidadesEditar

  • Septimius usa un casco corintio, aunque este tipo de casco estaba obsoleto en el momento de Origins. El uso de este casco por parte de Septimius podría haber sido una simple elección personal, sin embargo, la razón por la cual Septimius usa este tipo de casco obsoleto es desconocida.
  • Históricamente, el destino de Septimius es desconocido después del asesinato de Pompeyo.

Lista de AparicionesEditar

Galería Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.