Eraicon-Memorias.pngEraicon-AC2.png


Este artículo es sobre la memoria de Assassin's Creed II. Puede que estés buscando la memoria de nombre similar de Assassin's Creed: Brotherhood.


Lobos con piel de cordero fue una representación virtual de una de las memorias genéticas de Ezio Auditore da Firenze, revivida por Desmond Miles en el 2012 a través del Animus.

Descripción[editar | editar código]

Sabiendo que los Pazzi habían planeado algo que involucraba a los Medici, comenzando en la Duomo, Ezio Auditore se dispuso a detenerlos .

[editar | editar código]

Ezio llegó al Duomo, donde esperó a que los Pazzi se revelaran.

  • Ezio: Ahí están Lorenzo, y su esposa.
    Ahí está Giuliano, el hermano de Lorenzo. Pero ¿dónde está Francesco?

Francesco de Pazzi y Bernardo Baroncelli separaron de la multitud y cargaron contra Giuliano.

  • Ezio: Ahí está. Llegó el momento.

Francesco pidendole a Bernardo que ataque.

Bernardo Baroncelli fue a hacer el primer ataque.

  • Bernardo: ¡Toma, traidor!

Bernardo cortó la garganta de Guiliano, quien se cayó y trató de escapar, pero fue detenido por Francesco. Alertado a la conmoción, Lorenzo se volvió a mirar.

  • Lorenzo: ¡Giuliano! ¡No!

Mientras estaba distraído, Stefano da Bagnone apuñaló a Lorenzo en la espalda. Cuando Lorenzo cayó al suelo, indefenso, Francesco y Baroncelli continuaron su asalto a Giuliano, mientras el noble suplicaba por su vida.

  • Giuliano: ¡No! ¡En nombre de Dios, te lo suplico! ¡Piedad!

Bernado Baroncelli, Stefano da Bagnone y Antonio Maffei huyeron cuando Lorenzo hizo su postura, sin embargo, Francesco de Pazzi continuó apuñalando a Giuliano en varias ocasiones.

  • Francesco: ¡No hay piedad que valga, perro! ¡Muere! ¡Muere! ¡Muere!

Después de matar a Giuliano, Francesco cargó hacia Lorenzo.

Francesco atacando a Lorenzo.

  • Francesco: Estás derrotado, Lorenzo. Toda tu familia morirá por mi espada.

Francesco y sus guardias rodearon a Lorenzo, aunque Ezio intervino, matando a la mayoría de ellos antes de enfrentarse a Francesco, quien no pudo enfrentarse a Ezio en combate y se retiró. Después de esto, más guardias de los Pazzi rodearon a Lorenzo.

  • Lorenzo: Espera, por favor. Necesito ayuda.

Ezio eliminó a los guardias restantes.

  • Lorenzo: Me has salvado la vida.
  • Ezio: No es nada. Pero el hombre que le ha hecho esto tiene que pagar
  • Lorenzo: Ahora no... Antes necesito ayuda.. Mi casa... La gente en que confío... ¿Puedes...?

Ezio accedió a acompañar a Lorenzo a su casa.

  • Lorenzo: Estoy perdiendo mucha sangre.
  • Ezio: ¡Aguante, signore! Voy lo más rápido que puedo.

La pareja pasó a través de muchos guardias Pazzi y Medici luchando en pequeños grupos.

  • Lorenzo: ¡Francesco de Pazzi! ¡Le mataré! ¡Borraré del mapa a toda su familia! ¡Los exterminaré!
  • Ezio: Cálmese, señor. Ahorre energías, o acabaré entregando un cadaver. Ya casi hemos llegado.

Ezio y Lorenzo llegaron a la entrada trasera del Palacio Medici, donde Ezio llamó a la puerta.

  • Ezio: ¡Lorenzo está herido! ¡Abrid la puerta!
  • Poliziano: ¡Santo y seña!
  • Lorenzo: ¡Poliziano! ¡Abre la maldita puerta!

Al ver a Lorenzo, Poliziano abrió la puerta.

  • Poliziano: ¡Por la Santísima Trinidad! Pasad. La ciudad está en guerra. ¡Rápido!

Lorenzo pidiendo la ayuda de Ezio.

Ezio y Lorenzo entraron en el palacio, al que Lorenzo se sentó en un banco cercano y Ezio se volvió para irse.

  • Lorenzo: Espera..
    Estoy en deuda contigo. Dime, ¿por qué me has ayudado?
  • Ezio: No es usted el único al que los Pazzi le han matado un hermano. Me llamo Ezio Auditore.
  • Lorenzo: El hijo de Giovanni... Tu padre era un buen hombre. Un ejemplo de honor y lealtad.

A guard rushed in.

  • Guardia: Los sicarios de los Pazzi están asaltando el Palacio de la Señoría No podremos resistir mucho más
  • Poliziano: ¡No! Si logran entrar, matarán a todo nuestros partidarios y sus esbirros tomarán el poder
  • Lorenzo: Será inútil que yo haya salvado la vida. Tengo que...

Lorenzo intentó levantarse, pero al darse cuenta de que estaba demasiado débil para hacerlo, el noble Medici le pidió a Ezio que cumpliera la tarea para él.

  • Lorenzo: Francesco de Pazzi... Salva a nuestra ciudad, Auditore... Mátale.

Resultado[editar | editar código]

Como resultado del ataque de los conspiradores de los Pazzi, Lorenzo de Medici perdió a su hermano Guiliano. Cuando Lorenzo regresó a su palacio herido, y al enterarse de que Ezio era el hijo de Giovanni Auditore, Lorenzo solicitó su ayuda para promulgar la venganza de Francesco de Pazzi.

Galería[editar | editar código]

Referencias[editar | editar código]

Secuencia 1: Bendita ignorancia
Cosas de críos - Si vieras cómo quedó el otro... - Rivalidad fraterna - Ronda nocturna - Recadero - Lección de honor - El secreto de Petruccio - Amigo de la familia - Entrega especial - Pájaro enjaulado - Reliquia familiar - El último hombre en pie
Secuencia 2: Planes de huida
Adaptación - Un as en la manga - Juez, jurado y verdugo - Con discreción - Arrivederci
Secuencia 3: Requiescat in pace
Viajar en compañía - Hogar, dulce hogar - Entrenar es la clave - El que la hace... - Cambio de planes
Secuencia 4: La conspiración Pazzi
Predica con el ejemplo - La caza del zorro - Nos vemos allí - El secreto de Novella - Lobos con piel de cordero - Adiós a Francesco
Secuencia 5: Cabos sueltos
Los pies en el suelo - Una hoja con muesca - Maniobras evasivas - Pregonero - Puertas cerradas - Juega si te atreves - El hábito no hace al monje - Con amigos como estos...
Secuencia 6: Camino rocoso
Un largo viaje - Vacaciones en la Romaña - Todos a bordo
Secuencia 7: El mercader de Venecia
Benvenuto - Esto va a dejar marca - Juego de construcción - Evasión - La ropa hace al hombre - Limpieza general - Mono de imitación - Saltos y rebotes - Todo debe funcionar
Secuencia 8: La necesidad aguza el ingenio
Dios los cría... - Si a la primera no sale... - Sin riesgo no hay ganancia - Un buen comienzo lo es todo - Aviador ocasional
Secuencia 9: Carnaval
Saber es poder - Damiselas en apuros - La monja más lista - A la carrera - Capturar la bandera - Redada de lazos - Los tramposos nunca prosperan - Algo de diversión
Secuencia 10: Fuerza mayor
Un giro en los acontecimientos - Luchador enjaulado - No dejes a nadie atrás - Asume la posición - Dos pájaros, una hoja
Secuencia 11: Alter egos
A quien espera, todo le llega - Sigue el juego
Secuencia 12: El ataque a Forli
Una calurosa bienvenida - Guardaespaldas - Defender el fuerte - El padrino - Checcocidio - Lejos del árbol
Secuencia 13: La hoguera de las vanidades
El fiasco florentino - Sigue vivo - De rango en rango - Cada vez más alto - Los últimos sacramentos - Autoridades del puerto - Cura preventiva - Trabajo de campo - El archienemigo - El día de la condenación - Poder para el pueblo - Justicia popular
Secuencia 14: Veni, vidi, vici
La X marca el lugar - En la boca del lobo
Lugares secretos
El secreto del Duomo - El secreto de Torre Grossa - El secreto de Ravaldino - El secreto de San Marcos - El secreto de la Visitación - Invasión del hogar - Sobre vigas, bajo piedra - Naufragio - Rendir homenaje
Paliza
Una mujer menospreciada - El amante díscolo - Un donjuán en el tejado - Reveses de la promiscuidad - Puñaladas de infidelidad
Carrera
La carrera de San Gimignano - Carrera de Florencia - Ajetreo en la Romaña - Prisas en Venecia - Correteo por San Marcos - Juegos ecuestres
Asesinato
Un día en el mercado - Arqueros caídos - Suicidio político - Recoge lo que siembras - Mercado - Se requieren suministros - El comienzo de una conspiración - Arqueros enemigos - Trabajo húmedo - Hojas entre la multitud - Más denso que el agua - Tolerancia cero - Un ladrón honrado - No tiene gracia - Falso legado - No te ensucies las manos - Empieza el espectáculo - Disuelve filas - Ve hacia la luz - Reunión aplazada - Una aguja en un pajar - El líder de la manada - El pacificador - Advertencia al comprador - Corte vertical - Prohibido acampar - Muerto al llegar - Señala y ejecuta - El aguafiestas - Cazador cazado
Correo
Suenan campanas de boda - La carga del mensajero - Entrega rápida - El matrimonio perfecto - Casanova
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.