FANDOM


Eraicon-Last Descendants

Javier Mondragón (Nacido en el 2000) es un amigo de la infancia de Owen, así como un descendiente de Shay Cormac. Después de recibir entrenamiento básico por Griffin, a Javier se le ofreció la oportunidad de unirse a la Hermandad de Asesinos.

BiografíaEditar

Vida tempranaEditar

Era amigo de la infancia con Owen desde el tercer grado, Javier comenzó a distanciarse de su amigo después de que el padre de Owen, fuera arrestado por robar un banco y muriera en la cárcel. Debido a que Javier estaba ocultando su homosexualidad, quería evitar meter en chismes a Owen. Alrededor de 2015, sin embargo, Javier confeso a su familia ser homosexual, lo que disipó sus temores de que sus antecedentes católicos y bautistas significarían su no aceptación, pero fue lo contrario e incluso su hermano Mani terminó en la cárcel después de agredir a un hombre por llamar a Javier un "maricón".

Conociendo a MonroeEditar

Alrededor de un año más tarde, Javier fue abordado por Owen quién le pidió ayuda para demostrar la inocencia de su padre. Owen quería usar un Animus clandestino propiedad y modificado por el misterioso Monroe para revivir los recuerdos de su padre sobre el robo de un banco. Aunque Monroe reveló que no podía ayudar a Owen debido a las limitaciones del Animus y el de su propio ADN, la curiosidad de Javier lo llevó a usarlo de todos modos. Juntos, el par revivió posteriormente los recuerdos genéticos de sus respectivos antepasados, que se conocieron durante la Conquista española del Imperio Azteca.

Durante la sesión, Javier sintió el poder de una de las Piezas del Edén de primera mano cuando Hernán Cortés utilizo un Fragmento en el antepasado de Javier, Chimalpopoca. El descubrimiento de pistas que podrían conducir al Tridente del Edén también atrajo la atención tanto de la Hermandad de Asesinos como de la Orden de los Templarios.

Buscando el Tridente del EdénEditar

La primera puntaEditar

Monroe reunió a Javier y Owen, junto con Natalya Aliyev, Sean Molloy, Grace Collins y David Collins, revelando que tenían ascendencia de Asesinos y / o Templarios y que compartían Concordancia de Memorias Genéticas, ya que sus antepasados ​​tuvieron contacto con Fragmentos del Edén. Les pidió que entraran al Animus para buscar una Daga del Edén, la misma que Javier y Owen vieron antes, en los disturbios de la ciudad de Nueva York en 1863, Monroe prometió que la Daga sería ocultada por él para que los Asesinos y los Templarios no la encontraran.

Bajo la tutela de Monroe y gracias a la modificación que había hecho al Animus, Javier revivió los recuerdos de su antepasado Templario Cudgel Cormac, mientras que los otros miembros del grupo adolescente buscaban pistas en las vidas de sus antepasados. Como resultado de usar el Animus, Javier comenzó a sentir la influencia del Efecto sangrado, con la mente de Cudgel intentando influenciarlo para matar a Owen. En última instancia, fue Grace, a través de su antepasado Eliza, quien determinó que la daga estaba en la casa de Ulises S. Grant.

Sin embargo, el uso de un Animus no pasó desapercibido por los Templarios, y un equipo de agentes fue enviado para capturar a los adolescentes. Sólo Owen y Javier escaparon, gracias al talento que habían adquirido con el Animus, mientras que Monroe desapareció. Al llegar a una zona segura, los chicos no estaban seguros de qué hacer y decidieron esperar. Mientras hablaba de sus experiencias recientes, Owen presionó a Javier debido a que se habían olvidado del verdadero motivo por el cual estaban explorando sus memorias en el Animus.

Alrededor del mediodía, fueron abordados por un Asesino que previamente rescató a Owen de un agente de Abstergo, Griffin, que reveló que los encontró gracias al rastreador en su motocicleta robada de Abstergo, que rápidamente arrancó. Luego preguntó qué estaban haciendo con Monroe, sospechando que estaban detrás de una búsqueda de un Fragmento del Edén. Ganando un momento para hablar en privado, Javier se negó a confiar en el Asesino, pero Owen, decidido a rescatar a sus amigos, insistió en que podían confiar en el Asesino y le dijo a Griffin lo que sabía. Cuando Griffin insistió en que lo acompañaran, Javier se opuso rotundamente. Deduciendo que tenían ascendencia Asesina o Templaria, Griffin les dijo que usaran la Visión de águila para confirmar si era confiable o no, lo que Owen realizó.

Cuando Owen divulgó que tanto él como Javier vieron la daga, Griffin dijo que tendrían que ayudarle a identificarla. Cuando Javier le preguntó por qué debían ayudarlo, Griffin nombró a conquistadores de toda la historia que obtuvieron Fragmentos del Edén y los utilizaron para ganar poder, amenazando el libre albedrío de la gente, por eso quería esconderlo. Una vez asegurado de la confianza de los dos adolescentes, prometió la ayuda de la Hermandad para demostrar la inocencia del padre de Owen.

Javier y Owen acompañaron a Griffin a una casa de seguridad, donde el Asesino les conto de cómo la Hermandad casi se extinguió en el 2000 debido a unos agentes durmientes Templarios y cómo los Templarios mataron incluso a sus familias indefensas. Después de que se equiparan con una variedad de armas, Griffin rechazó la petición de Owen de usar una Hoja oculta, diciendo que él tendría que jurar lealtad a la hermandad y al credo antes de tener el derecho a usar una, Javier considero esto como una acción áspera.

Javier y Owen escucharon mientras Griffin recibía una videollamada de Gavin Banks diciéndole que la Daga era realmente una de las puntas del Tridente del Edén. Luego tomaron un avión privado hasta Nueva York y tomaron el camino hacia la propiedad de Grant. Sin embargo, un tercero, que supuestamente era Monroe, había llegado antes y había saliendo con el artefacto, dejando el lugar totalmente vacío. Antes de que se fueran, tres helicópteros de Abstergo aterrizaron cerca de la finca. A pesar de la orden de Griffin de no atacar, Owen destruyó dos de ellos con una granada EMP. Una vez que llegaron a la casa se seguridad, Griffin regañó a Owen por desobedecer su orden y amenazó con no cumplir su promesa si ocurría de nuevo. A continuación, recordó que había dos punta para encontrar y que Abstergo creía que Javier y sus amigos eran la clave para encontrarlas. Les ofreció una opción para continuar, afirmando que moriría por defender su libre albedrío. Aunque Javier deseaba abandonar, Owen afirmó su compromiso.

La segunda puntaEditar

Durante las próximas semanas, Griffin enseñó a Javier y Owen combate básico y Parkour, antes de verse obligados a escabullirse de su casa de seguridad, ya que el informante Asesino, Rothenburg, indicó que un equipo de agentes templarios estaban en camino. Esta vez, Griffin les permitió participar, antes de tomar una serie de taxis para evadir a los Templarios para llegar a una nueva casa de seguridad, donde Rebecca Crane había creado un Animus para Owen.

Mientras Griffin estaba supervisando la sesión de Animus de Owen, Griffin de mala gana dejó salir a Javier de la casa de seguridad, Javier robó el coche de Griffin para irrumpir en el almacén de la policía y robar la documentación sobre el caso del robo del padre de Owen. Al regresar Javier, Griffin lo regañó por arriesgar la ubicación de la casa de seguridad y le informó de los tres Principios del Credo, diciendo que tuvo suerte de no comprometer a la Hermandad. Aunque Javier protestó que él no era un Asesino, Griffin dijo que tarde o temprano un bando tendría que ser elegido.

Una vez que Owen estaba fuera del Animus, después de no haber logrado localizar la segunda punta, Griffin le informó de las acciones imprudentes de su amigo. Owen pronto buscó a través de la evidencia, encontrando una muestra de escupitajos que contenía el ADN de su padre después del robo, Griffin dijo que primero tendría que tener acceso a Helix y a la Nube de Abstergo para ver los recuerdos genéticos de su padre.

Griffin entonces se puso en contacto con Gavin para conseguir cualquier información de Rothenburg, sólo para saber que el informante había desaparecido, eliminando el único recurso de Griffin para rescatar a los otros adolescentes de los templarios. Owen y Javier insistieron en ir con él, argumentando que los demás no confiarían en el Asesino. Después de equiparse con granadas de dolor y amrmas láser, Griffin los condujo a El Aerie, donde sus amigos estaban secuestrados, y les enseñó cómo evitar los sistemas de seguridad. Por desgracia, Griffin más tarde se separó de los dos. Decidido abrir camino a los dos chicos, Griffin hizo que los Templarios descubrieran su ubicación. Javier pronto se encontró con Griffin, habían rescatado a Natalya y a David, que habían escogido huir de los Templarios, pero Sean y Grace decidieron quedarse. Griffin tomó entonces el volante del coche de alta tecnología que los adolescentes habían robado, y fueron capaces de evadir los helicópteros de Abstergo gracias a las funciones furtivas del coche. Entonces se enteraron de que Monroe también había organizado un intento de rescate y que él y Owen se quedaron atrás.

Al regresar a la casa de seguridad, Griffin deseó desocupar el lugar inmediatamente, creyendo que Owen sería interrogado con drogas o que Helix analizara su ADN. Entonces se puso en contacto con Gavin, quien le informó que Rothenburg estaba descontento con la incursión y casi había roto contacto antes de revelar que Isaías estaba planeando una expedición a Mongolia. Con la casa de seguridad asegurada y Isaiah no listo para salir por varios días, Griffin le preguntó a Natalya si ella volvería al Animus para localizar la segunda punta. Natalya aceptó bajo la condición de que los llevara a todos a Mongolia.

Javier, Griffin, Natalya y David viajaron a China a través de un avión de carga, mientras que en el avión Griffin le pidió a Javier que se uniera a la hermandad Javier le gustó la idea de Griffin le dijo a Javier que si le ayudaba a encontrar el Tridente su entrada en la hermandad sería más fácil. Cuando llegaron a China se reunieron con el Asesino Yanmei, que proporcionó un jet privado para el viaje a Mongolia, en el camino a la tumba el avión fue derribado por los templarios. Sobreviviendo al accidente, los Asesinos y los adolescentes confirmaron la ubicación del campamento de Abstergo. Mientras se dirigían a la tumba a pie, David fue hacia el campamento de Abstergo, creyendo que una serie de luces le estaban indicando que Grace estaba allí, pero David fue capturado por los templarios.

Al llegar al lugar donde Natalya se desincronizó, ella se negó a decirles la ubicación de la tumba, negándose a confiar en los Asesinos por su absoluta obediencia al Credo. Sin embargo, Yanmei la trato de convencer para llevarlos a la tumba. Pero cuando los Asesinos empezaron a cavar, Natalya engañó a Javier para que le enseñara cómo manejar su pistola ballesta, luego Natalya disparo unos dardos de sueño contra los Asesinos. Natalya logró convencer a Javier que la ayudara, también logro convencerlo que ni los Asesinos ni los Templarios debían tener acceso al Tridente, luego Owen, Grace, David y Monroe, se reunieron con los otros adolescentes y les ayudaron a cavar.

Cuando Isaías capturo a los adolescentes, después de haberlos seguido y entró en la tumba, los Asesinos recuperaron la conciencia y atacaron a Isaías, Javier usó una bomba de humo para escapar. Isaías pronto salió de la tumba con la punta y usó su poder sobre todos. Luego mató a Yanmei cuando este intentó atacarlo, Isaías ordenó a todos los Templarios que lo siguieran, dejando a los adolescentes y a los Asesinos.

Griffin llevó el cuerpo de Yanmei al campamento de Abstergo, Natalya sintió arrepentimiento por no decirle a los Asesinos la ubicación de la tumba antes, pero Griffin le recordó que la gente muere en la guerra y que Yanmei había respetado sus principios. Victoria Bibeau llegó al campamento, Grace fue con ella junto con el resto de los adolescentes, pero Griffin permaneció oculto. Habiendo sido enterada de la traición de Isaías, ella informó a todos que Isaías también había adquirido la primera punta. Los templarios sacaron sus armas al enterarse de que los Asesinos estaban presentes, Natalya razonó que ambos bandos necesitaban trabajar juntos antes de que Isaías destruyera ambas Ordenes, en lo cual Griffin y Victoria aceptaron un alto al fuego hasta derrotar a Isaías y recuperar la tercera punta que estaba en Escandinavia.

AscendenciaEditar

Javier es descendiente de Shay Cormac que sirvió a la Orden Templaria durante la Guerra de los Siete Años y Cudgel Cormac quien también sirvió a la Orden Templaria durante la Guerra Civil Americana.

Personalidad y característicasEditar

Durante su sesión de Animus, Javier estaba confundido por los sentimientos de sus antepasados heterosexuales, notablemente por la atracción física que Chimalpopoca sentía por el amante de Cortés, la hermosa Malinche.

Javier poseía una racha imprudente, como se evidenció cuando entró en el almacén de la policía para robar la documentación del caso del padre de Owen.

Inicialmente desconfiando de los Asesinos, lentamente, Javier encontró un parentesco con ellos, encontrando una medida de honor en la forma en que singularmente se centran en su objetivo y no matar indiscriminadamente inocentes espectadores simplemente porque están en el camino. Cuando se le ofreció ser miembro de la Hermandad, Javier consideró unirse a ellos, creyendo que los Asesinos podrían proporcionarle un lugar de pertenencia, donde no necesitaba ocultar su homosexualidad.

Equipo y habilidadesEditar

Gracias al Efecto sangrado, Javier había ganado las habilidades de su antepasado Cudgel Cormac, que le sirvieron bien durante la búsqueda del Tridente del Edén. Además, había aprendido combate básico y Parkour por parte de Griffin.

Al unirse a los Asesinos, Javier se equipó con una pistola ballesta que disparaba dardos con una neurotoxina, cuchillos y varios tipos de granadas, así como un traje especializado que esconde su firma de calor.

Javier posee Visión de águila, aunque no es tan avanzado ni competente como la de Owen.

Aparición Editar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.