FANDOM


Eraicon-MemoriesACEraicon-AC1

Interrogatorio fue una representación virtual de una de las memorias genéticas de Altaïr Ibn-La'Ahad, revivida por Desmond Miles en 2012 a través del Animus.

DescripciónEditar

Altaïr se encontró con un heraldo alabando a Tamir. El Asesino vio esto como una oportunidad para obtener más información sobre su objetivo, e interrogó al heraldo.

Editar

Altaïr se acercó al estrado desde donde hablaba el heraldo y escuchó.

  • Heraldo: ¡Nadie conoce a ese hombre mejor que yo! ¡Acercaos! ¡Oíd el relato que os traigo! Trata de un príncipe mercader sin parangón. Fue justo antes de Hattin. Los sarracenos estaban cortos de víveres, y necesitaban con urgencia suministros, pero no había nadie a quién pedir ayuda. Tamir llevaba una caravana en aquellos días, entre Damasco y Jerusalén. Pero los últimos negocios habían sido malos. Nadie parecía querer en Jerusalén lo que él ofrecía: frutas y verduras de las granjas cercanas. Y así Tamir partió y se dirigió hacia el norte preguntándose que sería de sus provisiones. Pues pronto, se echarían a perder. Ese habría sido el final de esta historia, y de la vida de ese pobre hombre. Pero, el destino no lo quiso así. Cuando Tamir llevó la caravana hacia el norte, se encontró con el caudillo sarraceno y sus famélicos guerreros. La fortuna lo quiso así, que necesitaba el otro. Así que Tamir le dio al hombre sus provisiones. ¡Cuando terminó la batalla, el caudillo sarraceno hizo que se pagara aquella mercancía mil veces lo que valía! Algunos dicen, que de no haber sido por Tamir, los hombres de Salah Al'din se habrían revelado. Tal vez, vencimos la batalla, gracias a este hombre

Una vez que el heraldo terminó de hablar, Altaïr lo siguió a un lugar seguro y lo golpeó, hasta que cedió.

  • Altaïr: Veo que sabes bastante sobre Tamir. Cuéntame qué está planeando.
  • Heraldo: ¡Solo sé las historias que cuentan, nada más!
  • Altaïr: Una pena. No hay razón para dejarte vivir, si no me das nada a cambio.
  • Heraldo: ¡Espera, espera! ¡Hay una cosa!
  • Altaïr: Cuéntame.
  • Heraldo: Últimamente está muy atareado. Supervisando la fabricación de muchas, muchas armas.
  • Altaïr: ¿Y qué? Son para Salah Al'din. Eso no me ayuda en nada. Y por tanto, a ti tampoco.
  • Heraldo: ¡No, para! ¡Escucha! ¡No es Salah Al'din! Son para otra persona. Los blasones que llevan las armas son distintos, no los conozco. Sospecho que Tamir apoya a otro, pero no sé a quién.
  • Altaïr: ¿Eso es todo?
  • Heraldo: ¡Sí, sí! Te he dicho todo lo que sabía.
  • Altaïr: Entonces ya no te necesito.

Entonces Altaïr apuñaló rápidamente al heraldo en el estómago, matándolo, y luego abandonó el área.

ResultadoEditar

Altaïr supo que Tamir estaba preocupado por supervisar un gran envío de armas para un cliente desconocido.

GaleríaEditar

CuriosidadesEditar

  • En la novela Assassin's Creed: The Secret Crusade, el heraldo predica cerca del lugar donde Altaïr escucha por casualidad a tres mercaderes discutir sus quejas sobre Tamir. Él los apaga con una mirada amenazadora antes de comenzar su discurso. En el juego, aunque de hecho hay un heraldo cerca de esos tres mercaderes en el extremo este del barrio pobre, el heraldo que actúa como el propagandista de Tamir se encuentra bastante lejos de ellos, al otro lado del distrito.
  • También en la novela, el heraldo demuestra ser un combatiente mano a mano bastante capaz, sorprendiendo a Altaïr y aterrizando varios golpes exitosos. En el juego, el hecho de que Desmond pierda la sincronización cada vez que es golpeado por el heraldo sugiere que Altaïr nunca fue golpeado una vez por él.

ReferenciasEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.

Fandom may earn an affiliate commission on sales made from links on this page.

Stream the best stories.

Fandom may earn an affiliate commission on sales made from links on this page.

Get Disney+