Eraicon-Memorias.pngEl tema de este artículo aparece en Assassin's Creed


Hurto fue una representación virtual de una de las memorias genéticas de Altaïr Ibn-La'Ahad, revivida por Desmond Miles en 2012 a través del Animus.

Descripción[editar | editar código]

Altaïr se topó con un erudito y un civil discutiendo.

[editar | editar código]

Altaïr se acercó y escucho la conversación.

  • Civil: Por favor, tengo que irme, debo entregar esta carta y no quiero hacerle enojar.
  • Erudito: Escúchate a ti mismo. Eres su títere. Renuncia a esa tarea y únete a nuestra lucha.
  • Civil: ¡No! Tengo una esposa y un hijo.
  • Erudito: Por eso mismo he venido a verte. ¿Es este el mundo donde quieres que crezca tu hijo?
  • Civil: Esto pasará: Si esperamos él se calmará y todo volverá a ser como antes.
  • Erudito: Cada día se pierde más, y ya no hay forma de recuperarlo. No hay vuelta atrás, y tú sabes que es verdad.
  • Civil: Basta. Me voy.

Altaïr siguió al civil y le robó la carta.

Carta[editar | editar código]

Maestro:

Ya estamos cerca. Pronto toda la ciudad habrá sido purificada. Cada día más iluminados se unen a la causa.

Si tienes más ordenes, envíalas a la madraza de Al-Kallasah. Ahora resido aquí, rodeado por los más leales de mis hombres. Sospecho que el asesino viene a por mí, como ha hecho con los otros. No temo morir a sus manos. Pero antes de que llegue quiero terminar mi tarea.

Te seguiré informando de mis progresos.

Que el Padre de la Sabiduría te ilumine,

J

Resultado[editar | editar código]

Altaïr recibió una carta que decía que Jubair estaba en la madraza de Al-Kallasah, rodeado de sus leales seguidores.

Curiosidades[editar | editar código]

Referencias[editar | editar código]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.