Eraicon-Odyssey.png


Logo Wikipedia.png

Heródoto de Halicarnaso (484 AEC - 425 AEC) fue un historiador y geógrafo griego.

Conocido a menudo como "el padre de la historia" en la cultura occidental, su obra más famosa es "Historias", una crónica de Grecia que luego se dividió en nueve libros cada uno dedicado a una musa[1]. Sus detractores sin embargo preferían llamarlo "el padre de las mentiras" debido a su inclinación por la hipérbole y la exageración de sus relatos[2].

Durante la Guerra del Peloponeso, Heródoto acompañó a Kassandra en sus aventuras y documentó sus pruebas. Estos registros eventualmente se perderían en el tiempo hasta su redescubrimiento en 2018 por Layla Hassan de la Hermandad Asesina.[3]

Biografía[editar | editar código]

Vida temprana[editar | editar código]

Heródoto nació en el 484 AEC, en la ciudad de Halicarnaso. Finalmente fue forzado al exilio en la isla de Samos por el tirano Lygdamis II de Halicarnaso, antes de regresar para derrocarlo en un golpe de estado.

Antes de la Guerra del Peloponeso, Heródoto se reunió y conoció al capitán de la Adrastea, Barnabás. Heródoto también se hizo amigo del estadista ateniense Pericles, quien dirigió Atenas en la segunda mitad del siglo V AEC.

Alrededor de este tiempo, Heródoto también viajaba regularmente por toda Grecia, documentando las cosas que había visto en sus Historias. En un momento, también visitó la isla de Andros, donde se encontró con una gran bóveda peculiar con formas misteriosas talladas en piedra. Sin embargo, como no pudo entrar, Heródoto lo dejó y continuó su viaje. También se dio cuenta de la legendaria lanza manejada por el rey Leónidas I de Esparta en la Batalla de las Termópilas.

Conociendo a la misthios[editar | editar código]

En el 431 AEC, Heródoto recibió la tarea de Pericles de buscar la guía de la Pitia en el Santuario de Delfos. Allí, se reunió con Barnabás y le presentaron a Kassandra, que fue a buscar la ayuda de la Pitia para conocer el paradero de su familia. Al reconocer la Lanza de Leónidas, Heródoto se presentó a Kassandra y le explicó su misión en Delfos. Heródoto le informó a Kassandra que algo era extraño en Delfos; el número de guardias aumentaba y la gente estaba siendo rechazada por el Oráculo.

Sin embargo, Kassandra siguió y visitó a la Pitia en busca de respuestas, pero finalmente los guardias lo impidieron. Se reunió con Heródoto fuera del templo, quien le informó que Barnabás había regresado a su barco. Kassandra le confió a Heródoto su pasado y que la Pitia parecía estar consciente de ello. Cuando ella habló del Culto de Kosmos, Heródoto le dijo a Kassandra que él sabía y sugirió que la Pitia posiblemente fue corrompida por el Culto. Mientras Kassandra buscaba conocer a la Pitia en persona, Heródoto le sugirió que visitara la Casa de la Pitia en Chora en Delfos, donde residía la Pitia cuando no estaba en el santuario.

Después de que Kassandra lo hizo, se reunió con Heródoto fuera de Chora e informó sobre sus hallazgos, incluida la ubicación de una cámara utilizada por el Culto debajo del Templo de Apolo. Se le dijo a Heródoto que la esperara fuera de la entrada de la cámara, mientras conseguía la máscara y el atuendo de un cultista.

Después de que Kassandra se había puesto el disfraz de cultista, se reunió con Heródoto fuera de la entrada, confiándole su equipo. Cuando reapareció en algún momento más tarde, a Heródoto se le contó lo que había aprendido: los planes del Culto, así como también que su hermano estaba vivo y trabajando para el Culto como Deimos. Heródoto instó a Kassandra a viajar a Atenas con él para informar a Pericles de lo que habían encontrado, pero no sin pedirle que se encontrara con él en el León de Leónidas en Malis por un momento.

Viaje a Andros y Atenas[editar | editar código]

En el León de Leónidas, Heródoto fue recibido por Kassandra y le pidió que tomara la lanza en su posesión. Cuando Heródoto tocó la punta de la lanza, se le mostró a él y a Kassandra una visión de la batalla y muerte de Leónidas en la Batalla de las Termópilas. Esto aparentemente confirmó las sospechas de Heródoto sobre la conexión de Kassandra con el difunto rey espartano y le dio a la misthios un breve repaso de los eventos de la batalla. Heródoto le contó a Kassandra sobre una bóveda con una arquitectura extraña que había descubierto en Andros, sugiriendo que la lanza podría estar conectada a ella y que deberían viajar allí para obtener más información. Kassandra aceptó su oferta y ambos viajaron de regreso a la Adrastea en Cirra. Desde allí, partieron y zarparon hacia Andros.

Juegos olímpicos[editar | editar código]

Cuando Kassandra fue encomendada por el rey Pausanias de Esparta para asegurar que Esparta ganara los Juegos Olímpicos del 428 AEC, Heródoto estaba encantado de saber que iban a escoltar al campeón espartano Testikles. Lamentablemente, Testikles nunca llegó al Santuario de Olimpia, y Kassandra compitió en su lugar. Heródoto mismo se vio envuelto en una discusión entre Makar el Dorian y Lelex el Jónico.

Aventura en la Atlantis[editar | editar código]

Alrededor del 424 AEC, Heródoto acompañó a Kassandra cuando fue a Tera para encontrarse con su padre biológico, aunque él permaneció en la Adrastea. Cuando regresó y le dijo a Heródoto que su padre no era otro que el famoso filósofo Pitágoras, Heródoto se sorprendió. Después de que Kassandra reunió los cuatro artefactos de la Atlántida y selló la antigua ciudad, hizo que Heródoto y Barnabás prometieran nunca decirle a nadie sobre el lugar, lo que acordaron.

Regreso a Samos[editar | editar código]

Después de acompañar a Kassandra en su búsqueda de la Atlantis, Heródoto recibió una carta de su casa informándole de la muerte de sus padres. Lamentablemente, la carta le llegó cinco lunas demasiado tarde y se perdió el funeral. Heródoto le preguntó a Kassandra si lo acompañaría a su casa para presentarle su respeto, a lo que su amiga lo obligó. Al llegar a Samos, Heródoto y Kassandra se dirigieron a la casa de la infancia del primero. Allí conocieron al amigo de la infancia de Heródoto, Mestor, y al hermano mayor Theodoros. Mestor estaba feliz de ver a Heródoto nuevamente después de tanto tiempo, mientras que su hermano no sentía lo mismo. Theodoros le dijo a su hermano menor que presentara sus respetos y se fuera.

Después de caminar hasta el memorial de sus padres con Kassandra, los seguidores de Ares los atacaron, aunque Kassandra los despachó rápidamente. Al ponerse al día con Mestor y Theodoros, revelaron lo que acababa de suceder, aunque ninguno parecía conocedor del culto. Aunque los señalaron a una cueva cercana donde los miembros del culto habían establecido operaciones.

Después de que Kassandra se adelantó y mató a todos los Seguidores en la cueva, Heródoto y ella investigaron la cueva y encontraron una colección de poesía de Theodoros, una reliquia familiar y una lista de personas influyentes con el nombre de Mestor curiosamente desaparecido. Descubrieron que Persia estaba planeando una invasión de Samos y que estaba siendo respaldada por Mestor o Theodoros. Luego regresaron a Pythagoreion para acusar al responsable.

Después de acusar al traidor, Heródoto y Kassandra fueron emboscados por bandidos, aunque la misthios hizo un trabajo rápido con ellos. Theodoros había sido capturado y retenido en un campamento de la Costa Pirata, Heródoto y Kassandra lo rescataron más tarde. Luego fueron a confrontar a Mestor, el culpable. Heródoto le preguntó a Mestor por qué traicionaría a su familia y a Samos, solo para que él respondiera que Persia había prometido que gobernaría a Samos.

Ya era demasiado tarde ya que un par de naves persas se podían ver en el horizonte, la invasión había comenzado. Después de tratar con Mestor, Heródoto abordó la Adrastea con Kassandra para ir a destruir las naves persas. Después de lo cual se despidieron de Theodoros. Heródoto, decidiendo que era hora de seguir adelante, le pidió a Kassandra que lo llevara al Puerto del Pireo en Atenas para despedirse antes de viajar a Turios. Heródoto agradeció a Kassandra por llevarlo a sus misiones y recordó su tiempo juntos. Heródoto y Kassandra se separaron.

Vida posterior[editar | editar código]

Después de que la Lanza de Leónidas de Kassandra finalmente se quedara sin energía, Kassandra se la regaló a Heródoto para su investigación. La lanza fue enterrada más tarde junto con su investigación hasta 2018, cuando fue encontrada por Layla Hassan.[3]

Legado[editar | editar código]

Para el año 48 AEC, las historias de Heródoto se podían encontrar en la Biblioteca de Alejandría, Egipto.

En el 38 AEC, las notas de Heródoto sobre Egipto fueron utilizadas por los sacerdotes del Templo de Tot en el Sinaí con fines de investigación. Sin embargo, luego se consideró que estaban llenas de información errónea y anécdotas fuera de lugar, lo que provocó que algunas fueran descartadas[4].

Apariciones[editar | editar código]

Galería[editar | editar código]

Fuentes y/o referencias[editar | editar código]

  1. Assassin's Creed: Origins, el videojuego
  2. Assassin's Creed: Odyssey - Personajes
  3. 3,0 3,1 Assassin's Creed: Odyssey, el videojuego
  4. Assassin's Creed: Origins - Los Ocultos

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.