FANDOM


«¡Por Júpiter! ¡Se vuelve transparente bajo la luz azul!»
―Reynolds mientras el Fruto es sometido a grandes dosis de electricidad.
Eraicon-SyndicateEraicon-UnderworldEraicon-TWCB

El Fruto del Edén #7[1] fue uno de los Fragmentos del Edén, artefactos creados por la Primera Civilización con el fin de mantener doblegada a la humanidad, su creación y mano de obra.

Portadores a lo largo de la historia Editar

Historia Editar

Era Isu / Prehistoria Editar

Creado en algún momento de la Era Isu, el Fruto del Edén 7 era usado principalmente para mantener a los humanos, esclavos de la Primera Civilización, bajo control. Sin embargo, luego de la Catástrofe de Toba los precursores resultaron inmensamente mermados en cantidad y poco a poco su especie fue desapareciendo, y con ello los Fragmentos del Edén quedaron abandonados alrededor del mundo.

Siglo XIX Editar

El ferrocarril subterráneo Editar

Excavaciones Editar

El Fruto se encontraba sepultado en algún lugar de Londres. Para el año 1862 la Metropolitan Raiway se encontraba haciendo excavaciones para construir el primer metro de la ciudad bajo la dirección de Cavanagh, veterano de la Primera Guerra Anglo-Afgana y templario en secreto. Sin embargo, tales obras no eran sino una tapadera para encontrar dicho artefacto.

Cavanagh pensaba utilizar el Fruto para tomar el cargo de Gran Maestre, derrocando así a Crawford Starrick[2].

Los Asesinos por su parte también tenían conocimiento de aquellos planes. Bajo la tutela de Ethan Frye, el en ese entonces exiliado Jayadeep Mir investigaba las obras haciéndose pasar por un trabajador bajo el nombre de Bharat Singh.

Las cosas se complicaron para Cavanagh cuando ese mismo año fue hallado el cuerpo del fotógrafo Robert Waugh en medio de la zona de construcción[2]. Ethan Frye había colocado el cuerpo allí con la intención no solo de retrasar la búsqueda del templario sino también de ganar tiempo para descubrir el Fragmento antes que él. El sargento Frederick Abberline mostró a Cavanagh el cuerpo pero este negó reconocerlo, sin embargo Jayadeep notó que estaba mintiendo.

En algún momento después de interrogar al Asesino indio Ajay, Cavanagh descubrió la verdadera identidad del supuesto Bharat Singh y planeó culparle de la muerte de Charles Pearson, antiguo procurador que estaba promoviendo la construcción del metro. Pearson accidentalmente había encontrado el Fruto mientras recorría los túneles y lo usó como adorno para su bastón[2].

La inauguración Editar

El día de la inauguración de la obra, 14 de septiembre, Cavanagh apuñaló a Pearson hasta la muerte y le arrebató el artefacto. Ahora con el poder que tanto ansiaba en sus manos, el templario se preparó para enfrentarse a Ethan y Jayadeep; sin embargo el Fruto comenzó a brillar de manera incesante, se volvió inestable y causó que el túnel se derrumbase a su alrededor.

Aun así, Cavanagh vio cómo el par de Asesinos huía e intentó lanzarles una descarga de poder. Pero justo antes de lograrlo fue apuñalado en la axila por Marchant, usando el mismo cuchillo con el que asesinó a Pearson. Mientras Cavanagh exhalaba su último aliento, Marchant reveló que el propio Crawford Starrick había ordenado su muerte tras descubrir sus planes. De hecho, había sido Marchant quien todo el tiempo había estado informando a Starrick de las maquinaciones en su contra.

Después de dejar el mensaje, Marchant tomó el Fruto y se marchó para llevarlo ante su maestro[2].

A pesar de ello, Jayadeep, quien luego adoptaría el seudónimo de Henry Green, prometió seguir la pista del artefacto.

El laboratorio de Sir David Editar

Para 1868, Starrick había encargado al científico David Brewster estudiar el Fruto. Este sin embargo, no había obtenido grandes resultados y el 10 de febrero de ese año recibió un ultimátum de Lucy Thorne, mano derecha de Starrick, avisándole de que su tiempo con el artefacto pronto llegaría a su fin.

Molesto, Brewster quiso aprovechar el tiempo restante y se dirigió a su laboratorio ubicado bajo un patio de trenes en Croydon. Allí, junto con su asistente Reynolds, sometió al Fruto a grandes dosis de electricidad. Reynolds advirtió que aquello solo volvería inestable al artefacto, pero Brewster hizo oídos sordos y continuó con las pruebas.

Brewster y el Fruto

Sin embargo, no eran los únicos en el laboratorio. La Asesina Evie Frye se había colado con el objetivo de acabar con Brewster y se sorprendió al observar el Fragmento. Tras acabar sigilosamente con los guardias, Evie se deslizó sobre tubos y vigas superiores y se abalanzó sobre el científico, acabando con su vida.

En ese instante, el Fruto se sobrecargó volviéndose inestable una vez más.

Mientras la esfera comenzó a expedir rayos por doquier, Evie huyó de la zona como pudo para salvar su vida. En poco tiempo el laboratorio terminó destruido y se derrumbó, matando a Reynolds y todo aquel que se encontraba en la zona[3].

Curiosidades Editar

  • A pesar de su investigación, Brewster creía firmemente que el Fruto del Edén en sus manos era obra de Dios, y pensaba usar los resultados de sus pruebas para tumbar la teoría evolutiva de Darwin[3].

Apariciones Editar

Galería Editar

Fuentes y/o referencias Editar

  1. Assassin's Creed: Graphics - L'univers détaillé en infographie
  2. 2,0 2,1 2,2 2,3 2,4 2,5 2,6 2,7 Assassin's Creed: Underworld
  3. 3,0 3,1 3,2 3,3 Assassin's Creed: Syndicate

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.