Eraicon-Assassins.png



Flora de la Cruz fue una Asesina de la Hermandad española durante el Renacimiento.

Biografía[editar | editar código]

Nacida durante el Renacimiento, Flora de la Cruz fue la mejor cortesana en un renombrado burdel de Sevilla llamado La Reina Sonriente.

Famosa por su belleza y gracia, a Flora le encantaba rodearse de cosas hermosas y bellas, jugando con el corazón de los hombres para lograr sus deseos. A pesar de sus muchos admiradores, solo su mejor amiga y cortesana, Ángela Carrillo, tuvo la capacidad de hacerla reír de verdad.

Desconocida para la mayoría, Flora también trabajó como espía e informante para el Gremio de ladrones, pasando desapercibida gracias a su ágil cuerpo y adquiriendo conocimientos secretos sobre el inframundo de Sevilla.

Flora se unió a la Hermandad a regañadientes después de ser sorprendida espiando a dos de sus Asesinos. Su mejor amiga, Ángela, una nueva miembro de la Hermandad, intervino y convenció a los Asesinos para que le perdonaran la vida a Flora con la condición de que jurara trabajar solo por la causa de los Asesinos de ahora en adelante.

Aparición[editar | editar código]

Galería[editar | editar código]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.