Eraicon-Memorias.pngEl tema de este artículo aparece en Assassin's Creed


Fisgoneo III fue una representación virtual de una de las memorias genéticas de Altaïr Ibn-La'Ahad, revivida por Desmond Miles en 2012 a través del Animus.

Descripción[editar | editar código]

Mientras recopilaba información sobre Tamir en un patio en el extremo oeste del barrio pobre de Damasco, Altaïr encontró a un civil presumiendo a otro sobre su fuga de guardias en el Zoco Al-Silaah.

[editar | editar código]

Altaïr se sentó en un banco cercano y escuchó en la conversación de los dos hombres.

  • Civil 1: Bueno, ¿entonces cómo lo conseguiste?
  • Civil 2: ¡Oh ho ho ho! No ha sido fácil, amigo. No, desde luego. Ese maldito mercader me pilló intentando robarle, y pidió ayuda.
  • Civil 1: A los guardias no les haría ninguna gracia
  • Civil 2: ¡Aparecieron diez por lo menos! ¡Todos armados! ¡Y con ganas de pelea!
  • 'Civil 1: Y qué hiciste?
  • Civil 2: ¡Correr! ¡Me abrí paso entre la multitud, y hasta derribé unos cuantos tenderetes! ¡Pero no se rindieron!
  • Civil 1: ¿Cómo conseguiste escapar?
  • Civil 2: Con algo de ayuda de mi gente.
  • Civil 1: ¿Qué quieres decir?
  • Civil 2: Dos hermanos míos suelen merodear por la salida sudeste del zoco. Me dejaron pasar y después se dedicaron a distraer a los guardias. De esa manera conseguí huir de allí. Si no es por ellos, ahora no estaría hablando contigo.

Resultado[editar | editar código]

Altaïr se enteró de que un grupo de vigilantes frecuentaba la entrada sureste del zoco Al-Silaah, que podrían ayudarlo en su escape en caso de necesitarlo, siempre que se gane su amistad.

Curiosidades[editar | editar código]

Referencias[editar | editar código]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.