Eraicon-Memorias.pngEl tema de este artículo aparece en Assassin's Creed


Fallo fue una representación virtual de una de las memorias genéticas de Altaïr Ibn-La'Ahad, revivida por Desmond Miles en 2012 a través del Animus.

Descripción[editar | editar código]

Altaïr regresó a Masyaf para reportar el fracaso de su misión en el Templo de Salomón a su Maestro, Al Mualim, y fue recibido por Rauf poco después de su llegada. Cuando el Asesino se abrió camino a través del pueblo, se encontró con otro miembro de la hermandad, Abbas Sofian, junto a las puertas del castillo. Después de un breve intercambio de comentarios sarcásticos entre los dos, Altaïr continuó hacia el castillo de Masyaf.

[editar | editar código]

Rauf saludando a Altaïr a su regreso.

Altaïr escapó del Templo de Salomón, y al regresar a Masyaf, fue recibido por un compañero Asesino, Rauf.

  • Rauf: ¡Altaïr! ¡Has vuelto!
  • Altaïr: Rauf.
  • Rauf: Me alegra verte sano y salvo. Espero que tu misión halla sido un éxito.
  • Altaïr: ¿El Maestro está en la torre?
  • Rauf: Sí, sí; enfrascado en sus libros como siempre. Te está esperando.
  • Altaïr: Gracias, hermano.
  • Rauf: La paz sea contigo, Altaïr.
  • Altaïr: Y contigo también.

Altaïr caminó por la aldea, hasta que llegó a la fortaleza de los Asesinos. Allí, Abbas lo saludó por la puerta interior.

  • Abbas: Ah. Por fin has vuelto.
  • Altaïr: Abbas.
  • Abbas: ¿Donde están los otros? ¿O es que te has adelantado para ser el primero? Sé cuanto te disgusta compartir la gloria.

Abbas intercambiando barbas con Altaïr.

Altaïr no respondió, y un momento de silencio siguió.

  • Abbas: Dicen que él que calla otorga.
  • Altaïr: ¿No tienes nada mejor que hacer?
  • Abbas: Traigo un recado del Maestro. Te espera en la biblioteca. Date prisa. Debes estar impaciente por besarle los pies.
  • Altaïr: Sigue hablando así y probaras mi acero.
  • Abbas: Seguro que tendremos tiempo para eso, "Hermano."

Altaïr entró en la fortaleza y entró, eventualmente llegó al estudio del Maestro.

  • Al Mualim: Altaïr.
  • Altaïr: Maestro.
  • Al Mualim: Acércate. Háblame de tu misión. Confió en que hallas recuperado el tesoro templario.
  • Altaïr: Surgió un problema, Maestro. Roberto de Sable no estaba solo.
  • Al Mualim: Nuestro trabajo nunca sale según lo esperado. Somos lo que somos porque sabemos adaptarnos.
  • Altaïr: Esta vez no ha sido suficiente.
  • Al Mualim: ¿Qué estás diciendo?
  • Altaïr: Te he fallado.
  • Al Mualim: ¿El tesoro?
  • Altaïr: Perdido.
  • Al Mualim: ¿Y Roberto?
  • Altaïr: Ha escapado.
  • Al Mualim: Te envío a ti, mi mejor hombre, para llevar a cabo la misión más importante que hemos realizado hasta ahora, ¿y te presentas aquí con disculpas y pobres excusas?
  • Altaïr: Yo...
  • Al Mualim: ¡Cállate! ¡Ni una palabra más! Esto no es lo que esperaba. Habrá que organizar otro equipo.
  • Altaïr: Juro que lo encontrare. Iré a...
  • Al Mualim: ¡No! ¡No harás nada! ¡Ya has hecho suficiente! ¿Donde están Malik y Kadar?
  • Altaïr: Muertos.

Malik enfurecido acusando a Altaïr.

Inesperadamente, Malik entró en el estudio en ese momento, agarrándose el brazo izquierdo y parecía fuertemente herido.

  • Malik: ¡No! ¡Los dos no!
  • Al Mualim: ¡Malik!
  • Malik: ¡Al menos sigo vivo!
  • Al Mualim: ¿Y tu hermano?
  • Malik: Muerto. ¡Por tu culpa!

Malik señaló a Altaïr, y los dos comenzaron a discutir.

  • Altaïr: ¡Roberto me saco de la sala! No podía volver, no pude hacer nada.
  • Malik: ¡Porque no quisiste hacerme caso! ¡Nada de esto habría pasado! Y mi hermano... ¡Mi hermano aun estaría vivo! Tu arrogancia casi nos cuesta la victoria hoy.
  • Al Mualim: "¿Casi"?
  • Malik: Tengo lo que tu favorito no encontró. Ten, tómalo.

El tesoro templario.

Un Asesino de menor rango entró al estudio, llevando el tesoro.

  • Malik: Aunque me temo que he traído algo más que su tesoro.

Otro Asesino de menor rango ingresó al estudio, trayendo información sobre el ataque de los templarios a la aldea.

  • Asesino: ¡Maestro! ¡Nos atacan! ¡Roberto de Sable está asediando el pueblo de Masyaf!
  • Al Mualim: ¡Así que quiere batalla! Muy bien, se la daremos. Ve, informa a los demás. Prepararemos la fortaleza. En cuanto a ti, Altaïr, nuestra discusión tendrá que esperar. Ve al pueblo. Destruye a esos invasores. ¡Y expúlsalos de nuestro hogar!
  • Altaïr: Así lo haré.

Resultado[editar | editar código]

Altaïr informó su fracaso a Al Mualim, para desaprobación de su Maestro. Acompañando esto, Malik sobrevivió a la batalla en el Templo de Salomón y logró recuperar el tesoro de los templarios, llevándolo a Al Mualim junto con las noticias del inminente ataque de Roberto. Poco después, la defensa de Masyaf se desplegó.

Referencias[editar | editar código]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.