Animuspedia
Advertisement
Eraicon-AC2.pngEraicon-Secret Crusade.pngEraicon-Memories.pngEraicon-Unity.pngEraicon-Syndicate.pngEraicon-Heresy.pngEraicon-Reflections.pngEraicon-Odyssey.pngEraicon-Valhalla.pngEraicon-TWCB.png


Las Espadas del Edén son artefactos creados por la Primera Civilización, principalmente los científicos Hefesto y Consus.

Con la habilidad de otorgar liderazgo y gran poder a su portador, las Espadas fueron claves para todo aquel con ambiciones bélicas.

Poderes

Creadas con el fin de acelerar el fin de la Guerra de Unificación[1], las Espadas del Edén son de las armas más poderosas de la Primera Civilización. Entre su repertorio de habilidades destaca el otorgar a su portador un carisma tal que cualquier persona le siga sin importar sus pensamientos anteriores, volviendo dócil incluso al más traidor de los individuos[2]. Asimismo, son capaces de neutralizar parcialmente los poderes de otros artefactos como los Frutos del Edén[3].

Las Espadas además permiten teletransportarse y detectar enemigos cercanos mediante una onda de ecolocalización similar a la vista de águila[4]. Al contener una gran energía, son capaces de lanzar rayos de energía desde la punta, capaces de tumbar a un enemigo de un solo disparo. En el combate cuerpo a cuerpo también son muy útiles[4][5].

Al menos una Espada requería de una pieza adicional para funcionar correctamente y desbloquear sus poderes por completo, de lo contrario se volvía inestable[2].

Espadas del Edén conocidas

Registradas

Otras

  • El héroe mitológico Perseo, famoso por derrotar a la temible Medusa, tuvo en su poder una Espada del Edén[6]. Según los relatos, fue Hermes quien se la dio.
  • Durante el siglo V, Atila el Huno usó una Espada del Edén para imponer su poder a lo largo de toda Eurasia, convirtiéndose en un líder temible[6]. Citando a Priscus, el historiador romano Jordanes narra que la espada llegó a manos del huno gracias a un pastor que la encontró cerca a sus cultivos. Entusiasmado por el obsequio, Atila la bautizó como "la espada de Marte"[7].
  • El héroe nórdico Sigmundo se vio ante un desafío cuando supuestamente Odín, disfrazado de mendigo, clavó la espada Balmung en el árbol Barnstokkr clamando que quien lograse sacarla tendría un gran futuro. De todos los príncipes que lo intentaron, fue el joven Sigmundo quien pudo. Aquella era en realidad una Espada del Edén[7].
  • En la segunda mitad del siglo XVI, el daimio Takeda Shingen tuvo una Espada del Edén. Valiéndose de su poder, intentó conquistar Japón y empezó una campaña militar. Varios meses después, los vasallos de Tokugawa Ieyasu, el general Honda Tadakatsu y el Asesino Hattori Hanzō, consiguieron infiltrarse en el campamento de Shingen tras la batalla de Mikatagahara matándole y tomando el artefacto. Posteriormente terminaría en manos de Oda Nobunaga que la usaría para sus propios fines, olvidándose de su alianza con los Asesinos. El 21 de junio de 1582, el general Akechi Mitsuhide lideró una rebelión en el templo de Honnō-ji, que terminó en llamas con Nobunaga dentro. El Asesino Yamauchi Taka, aprovechando la confusión, acabó con el daimio y se llevó la Espada. Finalmente la encargó a Liu Yan, quien ocultó el artefacto en algún lugar de China[3].

Curiosidades

  • Aunque en los glifos se muestra a las Espadas del Edén con una sola denominación -Fragmento del Edén 25- es sabido ahora que se trata de artefactos distintos. Esto puede explicarse ya que, al ser datos obtenidos de los servidores de Abstergo, la información puede estar desactualizada o errada.

Apariciones

Fuentes y/o referencias

  1. Assassin's Creed: Syndicate - Base de datos: Reconstrucción de datos 003
  2. 2,0 2,1 Assassin's Creed: Heresy
  3. 3,0 3,1 Assassin's Creed: Memories
  4. 4,0 4,1 Assassin's Creed: Unity, el videojuego
  5. Assassin's Creed: Odyssey, el videojuego
  6. 6,0 6,1 Assassin's Creed II - Glifo 05: Instrumentos de poder
  7. 7,0 7,1 Wikipedia en español.
Advertisement