Logo Wikipedia.png
Eraicon-Origins.pngEraicon-Odyssey.pngEraicon-Valhalla.png


Arte conceptual de algunos escudos en Odyssey

Un escudo es el arma defensiva más antigua de la historia de la humanidad. Se conoce su uso desde, por lo menos, el 3000 a.C. y fueron una pieza fundamental de armadura hasta el auge de las armas de fuego individuales en el siglo XVII. El escudo sirve para defenderse tanto en el cuerpo a cuerpo, portando un arma en el otro brazo, como para a distancia.

Descripción

Históricamente, el escudo ha sido utilizado como un complemento defensivo para las armas a una mano. Aunque puede variar en su construcción, tamaño y forma, el concepto es el mismo: un disco o plancha de madera o metal que proporciona cobertura a quien lo empuña. Al contrario del resto de piezas de armadura que se llevan puestas, el escudo se porta, normalmente con una barra o mango por el que se puede sujetar. Están diseñados para el combate cuerpo a cuerpo, siendo efectivos tanto para interceptar proyectiles como para bloquear espadas u otras armas.[1]

Además de la protección personal, los escudos podían ser utilizados ofensivamente para golpear o para erigir barricadas con líneas de escudos, una táctica empleada por cruzados, espartanos, romanos y vikingos entre otros. Sin embargo, los escudos no eran inquebrantables, como demostró el Asesino Altaïr Ibn-La'Ahad en 1190 en su duelo contra el Templario Basilisk.[2]

Historia

Escudos usados para defenderse de flechas durante la defensa de Monteriggioni en 1454

A pesar de su simpleza, los escudos eran un método eficiente de defensa, lo que les hizo estar presentes durante gran parte de la historia de los conflictos armados. Ya en la antigüedad, como en la República romana, la Antigua Grecia y Egipto se había extendido su uso entre las filas de sus ejércitos. Uno de los notables usuarios es el medjay y fundador de los Ocultos Bayek de Siwa, que prefería la combinación de espada y escudo por encima de otras armas.[1]

Durante la Edad Media, el escudo siguió estando presente. Una cultura muy reconocida por el uso de escudos fueron los pueblos nórdicos, que lo usaban tanto como para levantar murallas contra embestidas como para defenderse de flechas enemigas en sus barcos. Así, el jomsvikingo Eivor fue otro de los usuarios notables de este tipo de armadura.[3]

Sin embargo, los escudos decayeron con el paso del tiempo. Para el Renacimiento, la presencia de armas de fuego en los ejércitos hizo que los guardias de las ciudades abandonaran prácticamente el uso de ellos,[4][5] aunque seguían siendo útiles en los campos de batalla contra oleadas de flechas.[6] Sin embargo, con la imposición de las armas de fuego personales, los soldados europeos dejaron de portar escudos debido a su ineficacia.[7][8][9][10]

Entre bastidores

Un escudo en Project Legacy

Hasta la fecha, solo Assassin's Creed: Origins y Assassin's Creed: Valhalla han permitido que el jugador luchase con escudos, aunque no es la única aparición de estos en la saga.[1][3] En Assassin's Creed: Altaïr's Chronicles, los escudos eran usados para bloquear al jugador, forzando un duelo con un enemigo en particular. Al terminar la pelea, el jugador debía romper la barricada cargando contra ella para continuar.[2] En Odyssey, los escudos eran usados por los enemigos y por los tripulantes de la Adrastea al defenderse de lluvias de flechas.[11]

Además, en Project Legacy se pueden crear escudos.[6]

Galería

Apariciones

Referencias

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.