FANDOM


(Deshecha la edición 6789 de Lord David (disc.))
Línea 17: Línea 17:
 
|voz =[[Arthur Holden]]
 
|voz =[[Arthur Holden]]
 
}}
 
}}
  +
{{Cita|¿Para qué ansiar el conocimiento sin darle uso? Nosotros construiremos un mundo mejor, uno en el que podremos forjar nuestro propio destino|Ercole Massimo a [[Leonardo da Vinci]]|Assassin's Creed: Brotherhood}}
 
'''Ercole Massimo''' (1474-1506) fue un noble [[roma]]no que en el transcurso de su vida se convirtió en el sustento de un [[Casa de Massimo|linaje]] de órdenes paganas creyentes en las profecías y escritos de [[Hermes Trimegisto]], y que no tardó en desarrollar un [[Culto de Hermes|culto clandestino]] en la Roma del siglo XVI durante el [[papado]] de [[Rodrigo Borgia|Alejandro VI]] y posteriormente [[Giuliano della Rovere|Julio II]].
 
'''Ercole Massimo''' (1474-1506) fue un noble [[roma]]no que en el transcurso de su vida se convirtió en el sustento de un [[Casa de Massimo|linaje]] de órdenes paganas creyentes en las profecías y escritos de [[Hermes Trimegisto]], y que no tardó en desarrollar un [[Culto de Hermes|culto clandestino]] en la Roma del siglo XVI durante el [[papado]] de [[Rodrigo Borgia|Alejandro VI]] y posteriormente [[Giuliano della Rovere|Julio II]].
   
Organizando dentro de su culto alianzas con hombres importantes de su época y su entorno, como el banquero [[Agostino Chigi]], los Hermecistas de Massimo practicaron una filosofía de devoción que colocaba al hombre como un ser de misma divinidad que los dioses de las tradiciones {{w|Religión católica|católicas}}, {{w|Judaismo|judaicas}}, {{w|Islamismo|islámicas}} y de la {{w|Antigua Roma|Roma antigua}}, adquiriendo desde ese momendo una marcada diferencia y enemistad con las órdenes de mayor popularidad e influencia.
+
Organizando dentro de su culto alianzas con hombres importantes de su época y su entorno, como el banquero [[Agostino Chigi]], los Hermecistas de Massimo practicaron una filosofía de devoción que colocaba al hombre como un ser de misma divinidad que los dioses de las tradiciones [[wikipedia:es:Religión católica|católicas]], [[wikipedia:es:Judaismo|judaicas]], [[wikipedia:es:Islamismo|islámicas]] y de la [[wikipedia:es:Antigua Roma|Roma antigua]], adquiriendo desde ese momento una marcada diferencia y enemistad con las órdenes de mayor popularidad e influencia.
   
En una de sus encrucijadas, Massimo se enteró de los planes y anotaciones del erudito Leonardo da Vinci para encontrar el antiguo Templo de Pitágoras, localizado en algún punto subterráneo de Roma y que databa de la {{w|Edad Antigua}}. A pesar de tener relaciones cordiales con Da Vinci, Massimo optó por secuestrar al hombre y obligarlo a revelar sus descubrimientos, incluyendo el paradero y la entrada del templo.
+
En una de sus encrucijadas, Massimo se enteró de los planes y anotaciones del erudito [[Leonardo da Vinci]] para encontrar el antiguo [[Templo de Pitágoras]], localizado en algún punto subterráneo de Roma y que databa de la {{w|Edad Antigua}}. A pesar de tener relaciones cordiales con Da Vinci, Massimo optó por secuestrar al hombre y obligarlo a revelar sus descubrimientos, incluyendo el paradero y la entrada del templo.
   
 
No obstante, el [[Il Mentore|Mentor]] de la [[Orden de los Asesinos]], [[Ezio Auditore da Firenze|Ezio Auditore]], logró encontrar a Da Vinci y a sus captores, eventualmente dando muerte a los lacayos de Massimo y asesinando al mismo cultista.
 
No obstante, el [[Il Mentore|Mentor]] de la [[Orden de los Asesinos]], [[Ezio Auditore da Firenze|Ezio Auditore]], logró encontrar a Da Vinci y a sus captores, eventualmente dando muerte a los lacayos de Massimo y asesinando al mismo cultista.
   
Posteriormente, Auditore y Da Vinci encontraron el Templo de Pitágoras y descubrieron que los secretos que ansiaba Massimo y su orden era en realidad un juego numérico irrelevante, lo que marcó su devoción y sacrificio por la causa hermecista de un modo totalmente vanal.
+
Posteriormente, Auditore y Da Vinci encontraron el Templo de Pitágoras y descubrieron que los secretos que ansiaba Massimo y su orden era en realidad un juego numérico irrelevante, lo que evidenció que su devoción y sacrificio por la causa hermecista resultó ser completamente en vano.
   
 
{{ACBH}}
 
{{ACBH}}

Revisión de 00:46 10 oct 2011

En Obras
Este artículo está en construcción por Lord David. Antes de realizar correcciones mayores; consulta con el (los) editor (es) en la página de discusión del artículo. En caso de haber pasado más de tres semana con la plantilla, quítala y continúa editando, o puedes cambiarla por la plantilla Esbozo para que otro usuario termine con la redacción.
Eraicon-Brotherhood

«¿Para qué ansiar el conocimiento sin darle uso? Nosotros construiremos un mundo mejor, uno en el que podremos forjar nuestro propio destino»
―Ercole Massimo a Leonardo da Vinci[fte]

Ercole Massimo (1474-1506) fue un noble romano que en el transcurso de su vida se convirtió en el sustento de un linaje de órdenes paganas creyentes en las profecías y escritos de Hermes Trimegisto, y que no tardó en desarrollar un culto clandestino en la Roma del siglo XVI durante el papado de Alejandro VI y posteriormente Julio II.

Organizando dentro de su culto alianzas con hombres importantes de su época y su entorno, como el banquero Agostino Chigi, los Hermecistas de Massimo practicaron una filosofía de devoción que colocaba al hombre como un ser de misma divinidad que los dioses de las tradiciones católicas, judaicas, islámicas y de la Roma antigua, adquiriendo desde ese momento una marcada diferencia y enemistad con las órdenes de mayor popularidad e influencia.

En una de sus encrucijadas, Massimo se enteró de los planes y anotaciones del erudito Leonardo da Vinci para encontrar el antiguo Templo de Pitágoras, localizado en algún punto subterráneo de Roma y que databa de la Edad Antigua. A pesar de tener relaciones cordiales con Da Vinci, Massimo optó por secuestrar al hombre y obligarlo a revelar sus descubrimientos, incluyendo el paradero y la entrada del templo.

No obstante, el Mentor de la Orden de los Asesinos, Ezio Auditore, logró encontrar a Da Vinci y a sus captores, eventualmente dando muerte a los lacayos de Massimo y asesinando al mismo cultista.

Posteriormente, Auditore y Da Vinci encontraron el Templo de Pitágoras y descubrieron que los secretos que ansiaba Massimo y su orden era en realidad un juego numérico irrelevante, lo que evidenció que su devoción y sacrificio por la causa hermecista resultó ser completamente en vano.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.