Animuspedia
Advertisement
Animuspedia
Eraicon-Memorias.pngEraicon-AC2.png


El que la hace... fue una representación virtual de una de las memorias genéticas de Ezio Auditore da Firenze, revivida por Desmond Miles en el 2012 a través del Animus.

Descripción

Ezio Auditore viajó a San Gimignano para ayudar a su tío, Mario Auditore, a matar Vieri de Pazzi, uno de los Templarios responsables de la conspiración contra su familia que llevó a la ejecución de sus parientes masculinos.

Ezio llegó a San Gimignano y encontró a su tío junto con sus tropas fuera de la ciudad.

  • Mario: ¿Ezio? ¿Qué estás haciendo aquí?
  • Ezio: Asumir mi responsabilidad. Vieri os está acosando por mi culpa.
  • Mario: Vieri nos acosa porque él es templario y nosotros Asesinos.
  • Ezio: Da igual. Quiero ayudaros.
  • Mario: Está bien. Escucha con atención:
    Primero debemos averiguar cómo entrar en la ciudad. Aunque parece que Vieri nos espera...
    Ha sellado las puertas y ha puesto a sus hombres a vigilarlas. Por suerte, la ciudad es demasiado grande para su hueste. La puerta sur está mal vigilada, así que atacaremos por allí.

Ezio y Mario llegaron a las puertas, solo para encontrarlas cerradas. Mario le sugirió a Ezio que subiera por la pared y abriera las puertas, mientras Mario y sus hombres distraían a los guardias.

Mario explicando el plan a Ezio.

  • Mario: Muy bien, Ezio. éste es nuestro plan: Mis hombres y yo distraeremos a los guardias. Mientras tanto, trepa a la muralla y encuentra el modo de abrir la puerta.
    Ten,cuchillos arrojadizos. Úsalos para acabar con los arqueros.
  • Ezio: Bien, estoy preparado.
  • Mario: Entonces empecemos. ¡Al ataque!

Mario le dio a Ezio un cinturón de navajas, y trepó por la pared sur para tratar con los arqueros, mientras que Mario y sus hombres luchaban contra los guardias fuera de la puerta. Después de esto, Ezio mató a los arqueros y abrió las puertas a su tío.

  • Mario: ¡Bien hecho, Ezio! ¡Hemos entrado!

Mario comandó a sus tropas dentro de la ciudad.

  • Mario: ¡Seguidme por aquí!

Dentro, encontraron más guardias.

  • Mario: Quiero que distraigas a los guardia y no dejes que den la alarma. Espero que me dé tiempo para encontrar y acallar a Vieri.
  • Ezio: Va bene.
  • Mario: Espera, sobrino.
    Llévate unos hombres contigo. Por si acaso.
    Vuelve conmigo cuando hayas terminado.

Cuando Ezio se acercó a un grupo de guardias, los escuchó hablar de Vieri.

  • Guardia 1: ¿Qué está tramando Vieri?

Mercenarios frente a los guardias Pazzi frente a Santa Maria Assunta.

  • Guardia 2: Nadie lo sabe. Pero está preocupado por algo. Si no, ¿por qué ha organizado patrullas?
  • Guardia 3: Se supone que somos soldados, pero él nos ha convertido en niñeras. ¿Y por qué?
  • Guardia 2: Se habrá vuelto a ir de la lengua, y seguro que ha enfadado a quien no debía. Ahora nosotros pagamos el pato.
  • Guardia 1: Cuidado. ¿Quieres que nos arrastren ante él como hicieron con Bernardo?
  • Guardia 2: Pobre infeliz. Dicen que Vieri le sacó los ojos.
  • Guardia 1: Prefiero conservar los míos. Dejemos esta conversación.

Ezio, junto con los mercenarios, atacaron y mataron a los guardias. Luego se trasladaron a la ciudad y encontraron a uno de los hombres de Mario herido cerca de un pozo.

  • Mercenario: ¡Ezio!¡Atacan a tu tío, necesita ayuda! ¡Ve con él!

Ezio llegó a la Santa Maria Assunta para encontrar a los hombres de Mario y Vieri en combate. Al ver a Ezio, Mario lo llamó.

  • Mario: ¡Ah, sobrino! ¡Estás aquí! Parece que mi plan tenía un fallo. Los hombres de Vieri nos han tendido una emboscada, como ves. Mi gente y yo nos ocuparemos de estos guardias. Quiero que te adelantes y acabes con esa serpiente. ¡Encuentra a Vieri! ¡Haz que se haga justicia!

Ezio se fue a buscar a Vieri mientras su tío se ocupaba de los guardias. Al llegar a las puertas del norte, Ezio observó desde los tejados cómo Vieri entró en la ciudad junto con su padre y otros dos hombres. Ezio reconoció a uno de ellos, un hombre que llevaba una capucha, como la misma persona que estaba en la residencia de Uberto Alberti y más tarde en la ejecución de su padre y hermanos, Federico y Petruccio.

Rodrigo Borgia calmando a Vieri de Pazzi.

  • El Español: Decidido. Vieri, te quedarás aquí para coordinar a los mercenarios. Francesco organizará nuestras fuerzas en la ciudad y avisará cuando sea el momento de actuar. Jacobo, tu misión es apaciguar a los ciudadanos después del golpe.
  • Vieri: ¿Y qué pasa con el maldito Mario? Sigue hostigando a mis hombre, y temo que descubra nuestros planes.
  • Francesco: Siempre ha sido un estorbo, igual que el bastardo de su hermano.
  • Vieri: ¡Deja que los reúna a ambos en el infierno!
  • El Español: Cuando acabemos, habrá tiempo de sobra para limpiar toda esa escoria.
    ¿Algo más que debamos tratar?

Los Pazzi permanecieron en silencio y Ezio se sorprendió al escuchar las intenciones de Vieri.

El grupo repitió el comentario antes de que todos se fueran, y un guardia corrió hacia Vieri.

El grupo resitando la plegaria de los templarios.

  • Guardia: ¡Comandante! ¡Comandante!
  • Vieri: ¿Qué?
  • Guardia: ¡Mario Auditore ha invadido la ciudad! ¡Viene por usted!
  • Vieri: Entonces, no le hagamos esperar.

Vieri se retiró a las almenas de San Gimignano, mientras que Mario y sus tropas atacaron a los guardias. Durante este tiempo, Ezio se movió para asesinar a Vieri, quien lo reconoció.

  • Vieri: ¡Ah! Estás ahí. Llevo esperando este momento desde hace mucho, mucho tiempo.

Ezio mató a los guardias que rodeaban a Vieri y finalmente terminó con su vida.

  • Ezio: ¿Qué andáis tramando tú y tus aliados? ¿Es esto lo que descubrió mi padre? ¿Por eso le matasteis?
  • Vieri: Lo siento. ¿Acaso esperabas una confesión?

Ezio se enojó porque no pudo extraer ninguna respuesta de Vieri.

  • Ezio: Pezzo di merda! Ojalá hubieras sufrido más. Has tenido el fin que merecías. Espero que...

Mario interrumpió de repente.

  • Mario: ¡Basta, Ezio! Ten más respeto.

Ezio matando a Vieri.

  • Ezio: ¿Respeto? ¿Después de todo lo ocurrido? ¿Crees que él habría sido tan considerado con nosotros?
  • Mario: Tú no eres Vieri. No te conviertas en él.

Mario caminó hacia el cuerpo de Vieri.

  • Mario: Que la muerte te brinde la paz que buscabas. Requiescat in Pace.

Mario tomó una carta del cuerpo de Vieri y se la dio a Ezio.

  • Mario: Toma esto. Léelo cuando tengas tiempo. Nuestra misión ha terminado. Regresemos a la villa.

Resultado

Ezio Auditore, junto con la ayuda de su tío Mario Auditore y sus tropas mercenarias, asesinó a Vieri de Pazzi. También ganó una carta de Padre Giocondo y una página del códice de Vieri. Después de eso, cualquier objetivo que mató, les dio los últimos ritos como respeto al cerrar los ojos y decir "Requiescat in pace" (en latín significa "descansar en paz").

Galería

Curiosidades

  • Un raro error podría ocurrir cuando Ezio abrió las puertas de la ciudad y los mercenarios entraron. Mario a veces se quedaba afuera y no se movía, con la única forma de rectificar esto siendo el reiniciar la memoria, ya que la presencia de Mario era necesaria para completarla.

Referencias

Secuencia 1: Bendita ignorancia
Cosas de críos - Si vieras cómo quedó el otro... - Rivalidad fraterna - Ronda nocturna - Recadero - Lección de honor - El secreto de Petruccio - Amigo de la familia - Entrega especial - Pájaro enjaulado - Reliquia familiar - El último hombre en pie
Secuencia 2: Planes de huida
Adaptación - Un as en la manga - Juez, jurado y verdugo - Con discreción - Arrivederci
Secuencia 3: Requiescat in pace
Viajar en compañía - Hogar, dulce hogar - Entrenar es la clave - El que la hace... - Cambio de planes
Secuencia 4: La conspiración Pazzi
Predica con el ejemplo - La caza del zorro - Nos vemos allí - El secreto de Novella - Lobos con piel de cordero - Adiós a Francesco
Secuencia 5: Cabos sueltos
Los pies en el suelo - Una hoja con muesca - Maniobras evasivas - Pregonero - Puertas cerradas - Juega si te atreves - El hábito no hace al monje - Con amigos como estos...
Secuencia 6: Camino rocoso
Un largo viaje - Vacaciones en la Romaña - Todos a bordo
Secuencia 7: El mercader de Venecia
Benvenuto - Esto va a dejar marca - Juego de construcción - Evasión - La ropa hace al hombre - Limpieza general - Mono de imitación - Saltos y rebotes - Todo debe funcionar
Secuencia 8: La necesidad aguza el ingenio
Dios los cría... - Si a la primera no sale... - Sin riesgo no hay ganancia - Un buen comienzo lo es todo - Aviador ocasional
Secuencia 9: Carnaval
Saber es poder - Damiselas en apuros - La monja más lista - A la carrera - Capturar la bandera - Redada de lazos - Los tramposos nunca prosperan - Algo de diversión
Secuencia 10: Fuerza mayor
Un giro en los acontecimientos - Luchador enjaulado - No dejes a nadie atrás - Asume la posición - Dos pájaros, una hoja
Secuencia 11: Alter egos
A quien espera, todo le llega - Sigue el juego
Secuencia 12: El ataque a Forli
Una calurosa bienvenida - Guardaespaldas - Defender el fuerte - El padrino - Checcocidio - Lejos del árbol
Secuencia 13: La hoguera de las vanidades
El fiasco florentino - Sigue vivo - De rango en rango - Cada vez más alto - Los últimos sacramentos - Autoridades del puerto - Cura preventiva - Trabajo de campo - El archienemigo - El día de la condenación - Poder para el pueblo - Justicia popular
Secuencia 14: Veni, vidi, vici
La X marca el lugar - En la boca del lobo
Lugares secretos
El secreto del Duomo - El secreto de Torre Grossa - El secreto de Ravaldino - El secreto de San Marcos - El secreto de la Visitación - Invasión del hogar - Sobre vigas, bajo piedra - Naufragio - Rendir homenaje
Paliza
Una mujer menospreciada - El amante díscolo - Un donjuán en el tejado - Reveses de la promiscuidad - Puñaladas de infidelidad
Carrera
La carrera de San Gimignano - Carrera de Florencia - Ajetreo en la Romaña - Prisas en Venecia - Correteo por San Marcos - Juegos ecuestres
Asesinato
Un día en el mercado - Arqueros caídos - Suicidio político - Recoge lo que siembras - Mercado - Se requieren suministros - El comienzo de una conspiración - Arqueros enemigos - Trabajo húmedo - Hojas entre la multitud - Más denso que el agua - Tolerancia cero - Un ladrón honrado - No tiene gracia - Falso legado - No te ensucies las manos - Empieza el espectáculo - Disuelve filas - Ve hacia la luz - Reunión aplazada - Una aguja en un pajar - El líder de la manada - El pacificador - Advertencia al comprador - Corte vertical - Prohibido acampar - Muerto al llegar - Señala y ejecuta - El aguafiestas - Cazador cazado
Correo
Suenan campanas de boda - La carga del mensajero - Entrega rápida - El matrimonio perfecto - Casanova
Advertisement