Eraicon-Memorias.pngEl tema de este artículo aparece en Assassin's Creed


Conocimiento fue una representación virtual de una de las memorias genéticas de Altaïr Ibn-La'Ahad, revivida por Desmond Miles en 2012 a través del Animus.

Descripción[editar | editar código]

Altaïr trajo a Masun ante Al Mualim, aunque el traidor no mostró arrepentimiento por sus acciones y no deseaba expiarlas; fue ejecutado puntualmente por Al Mualim después. Altaïr luego se ganó el derecho de llevar una espada y una Hoja oculta una vez más, y se le asignó la tarea de eliminar nueve hombres en todo el Reino, comenzando con un mercader del mercado negro en Damasco llamado Tamir.

[editar | editar código]

Masun fue llevado al estudio de Al Mualim, donde el Maestro de Altaïr le ofreció una oportunidad de renunciar a sus costumbres templaria.

  • Al Mualim: Se te acusa de traicionar a nuestra hermandad y abrirle las puertas al enemigo. ¿Qué respondes ante esos cargos?
  • Masun: No los niego. ¡Me siento orgulloso! Y tan solo lamento haber fracasado.
  • Al Mualim: Aún puedes arrepentirte. Renuncia al mal en tu corazón.
  • Masun: ¡Lo que hay en mi corazón no es el mal, es la verdad! No me arrepiento.

Al Mualim ejecutando a Masun.

  • Al Mualim: Entonces morirás.

Al Mualim mató a Masun apuñalándolo por el cuello con una espada, hasta la empuñadura, y se la dio a Altaïr después.

  • Al Mualim: Lo has hecho bien, Altaïr, te has ganado el derecho a llevar de nuevo una espada.
  • Altaïr: ¿Qué pasará con el que le ha ayudado?
  • Al Mualim: Eso ya se verá. Hay quienes obran mal por ignorancia o miedo. Y a esos se les puede salvar. ¡Otros tienen el espíritu corrompido, y la mente emponzoñada! ¡A esos hay que destruirlos! Pronto sabremos qué clase de hombre es Jamal.
  • Altaïr: Entonces he superado tu prueba. ¿Ahora qué?
  • Al Mualim: Oh, hijo mío, acabamos de empezar. Mira esta lista. Hay nueve nombres. Nueve personas que deben morir. Esos hombres traen el mal, y la guerra. Su poder y su influencia corrompen la tierra y evitan el fin de la Cruzada. Debes encontrarlos. Y matarlos. Así sembraras las semillas de la paz. Para Tierra Santa, y para ti mismo. Y al mismo tiempo podrás redimirte.

Al Mualim sosteniendo la lista de los Templarios.

  • Altaïr: Nueve vidas a cambio de la mía.
  • Al Mualim: Creo que es una oferta muy generosa. ¿Tienes alguna pregunta?
  • Altaïr: ¿Por dónde debo empezar?
  • Al Mualim: Así me gusta. Ve a Damasco. Busca un traficante del mercado negro, Tamir. Él será el primero en caer. Recuerda visitar la casa de la ciudad. Voy a enviar una paloma para avisar de tu llegada al Rafiq. Habla con él, te será de gran ayuda.
  • Altaïr: Si crees que es lo mejor.
  • Al Mualim: Lo creo. Además, si no te da permiso no puedes empezar la misión.
  • Altaïr: ¿Qué tontería es esa? ¡No necesito su permiso! ¡Es perder el tiempo!
  • Al Mualim: Es el precio que debes pagar por tus errores. No sólo respondes ante mí, sino también ante toda la hermandad.
  • Altaïr: Está bien.
  • Al Mualim: Recoge tu equipo y vete. Demuestra que aún podemos recuperarte.

Resultado[editar | editar código]

Masun fue ejecutado por Al Mualim, y comenzó la caza de Altaïr para los Nueve.

Galería[editar | editar código]

Referencias[editar | editar código]

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.