FANDOM


Eraicon-MemoriesACEraicon-AC1

Conocimiento fue una representación virtual de una de las memorias genéticas de Altaïr Ibn-La'Ahad, revivida por Desmond Miles en 2012 a través del Animus.

DescripciónEditar

Altaïr visitó la Casa de Asesinos de la ciudad, y compartió la información que había reunido sobre Jubair con el Rafiq.

Editar

Altaïr entró en la casa y fue recibido por su Rafiq.

  • Rafiq: ¡El héroe de Damasco! ¡Pasa, quédate un poco! Quiero que me cuentes tus aventuras.
  • Altaïr: Me temo que no tengo tiempo.
  • Rafiq: Ya veo, haciéndote el importante.
  • Altaïr: No es eso.
  • Rafiq: No, no, claro que no. ¿En qué puedo servirte entonces?
  • Altaïr: Al Mualim me ha pedido que mate a alguien llamado Jubair.
  • Rafiq: Ah, el jefe de eruditos de Salah Al'din. Un objetivo raro en mi opinión. Pero quién soy yo para cuestionar al Maestro. Sus razones tendrá, sin duda.
  • Altaïr: ¿Entonces te suena ese nombre?
  • Rafiq: Los últimos días ha estado muy ocupado organizando a los estudiosos para que prediquen por las calles.
  • Altaïr: ¿Y de qué hablan?
  • Rafiq: De luz y fuego, de expiar pecados, no son más que tonterías apocalípticas. Hablan del sendero hacia un nuevo mundo.
  • Altaïr: Háblame de ese nuevo mundo
  • Rafiq: No sé nada, no presto atención a la cháchara de esos locos. Bastante tengo con mi trabajo.
  • Altaïr: Muy bien. Me mezclaré entre la gente y veré qué puedo averiguar. ¿Dónde me sugieres que investigue?
  • Rafiq: Al sur de aquí hay una academia y una torre de guardia. Son buenos lugares para empezar. Y al este hay un hospital que te puede interesar.
  • Altaïr: Voy ahora mismo.
  • Rafiq: ¡Qué diligente! Has cambiado, desde luego, y diría que para mejor.

Al volver a la casa sin haber completado las investigaciones, Altaïr tendría una charla con el Rafiq.

  • Rafiq: Se te saluda, buen amigo. ¿Has averiguado algo?
  • Altaïr: Aún no, Rafiq.
  • Rafiq: ¡Hmmm, ya! Y dime, ¿estás bajo la influencia de algún narcótico?
  • Altaïr: No. ¿Por qué lo insinúas?
  • Rafiq: Por nada, solo que, tu objetivo está en el barrio académico y sin embargo sigues aquí, merodeando por este lugar.
  • Altaïr: Yo no merodeo.
  • Rafiq: Qué suspicaz. ¿Te pasa algo? ¿Estás de mal humor?
  • Altaïr: Me marcho de aquí.
  • Rafiq: Mantén la mente y el cuerpo puros, Altaïr. Apártate de la tentación.

Después de reunir todos los conocimientos que pudo, Altaïr regresó a la casa.

  • Rafiq: ¿Algo nuevo, Altaïr?
  • Altaïr: He averiguado mucho de mi enemigo.
  • Rafiq: Cuéntame lo que sepas.
  • Altaïr: Jubair está obsesionado con purgar la ciudad de todo conocimiento.
  • Rafiq: ¡Un crimen terrible! Ahora entiendo por qué Al Mualim quiere eliminarlo.
  • Altaïr: Ha recurrido a los eruditos para que le ayuden. Van por las calles, acosan a la gente y les quitan los libros y manuscritos. Mucho me temo que quiere destruirlos.
  • Rafiq: ¡Hay que detenerle!
  • Altaïr: Por eso he venido. Pronto tendrá una reunión, en la madraza Al-Kallasah. Allí iré. Y allí le quitaré la vida.

El Rafiq colocó una pluma en el mostrador, y Altaïr la tomó.

  • Rafiq: Te dejo para que te prepares. Honra a la Hermandad.

Si Altaïr completaba por lo menos las tres investigaciones mínimas para acceder a la memoria de asesinato, e iba luego a la casa de Asesinos para informar de su llegada y de una vez pedir permiso para el asesinato al Rafiq, se produjo un diálogo diferente.

  • Rafiq: ¡El héroe de Damasco! ¡Pasa, quédate un poco! Quiero que me cuentes tus aventuras.
  • Altaïr: Me temo que no tengo tiempo.
  • Rafiq: Ya veo, haciéndote el importante.
  • Altaïr: No es eso.
  • Rafiq: No, no, claro que no. ¿En qué puedo servirte entonces?
  • Altaïr: Al Mualim me ha pedido que mate a alguien llamado Jubair.
  • Rafiq: ¿El erudito de Salah Al'din?
  • Altaïr: Sí. Ha convencido a los estudiosos para que se unan a él. Planean llevar a cabo una atrocidad.
  • Rafiq: ¿Cuál?
  • Altaïr: Reunir todos los escritos que encuentren en la ciudad.
  • Rafiq: ¿Con qué intención?
  • Altaïr: Destruirlos.
  • Rafiq: ¿Y dónde piensan hacerlo?
  • Altaïr: Se mueven por toda la ciudad, pero primero se reúnen en la madraza Al-Kallasah. Si voy allí, encontraré a Jubair.
  • Rafiq: Buen trabajo como siempre, Altaïr. Así podrás detenerlo antes de que pueda actuar de nuevo.

El Rafiq colocó una pluma en el mostrador, y Altaïr la tomó.

  • Altaïr: ¿Tengo tu permiso, Rafiq?
  • Rafiq: ¡Por supuesto! Puedes empezar en cuanto estés listo. Honra a la hermandad, Altaïr.

ResultadoEditar

Altaïr compartió sus conocimientos sobre Jubair Al Hakim con el Rafiq, y se le dio permiso para asesinar al objetivo.

GaleríaEditar

ReferenciasEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.

Fandom may earn an affiliate commission on sales made from links on this page.

Stream the best stories.

Fandom may earn an affiliate commission on sales made from links on this page.

Get Disney+