FANDOM


Eraicon-Origins

ACO Chenzira

Chenzira

Chenzira era un aldeano de Siwa, Egipto en el siglo I a.e.c. Junto a su hermano, Fenuku, era amigo íntimo de Khemu, el hijo del Medjay Bayek.

Su amistad con Khemu lo llevó a ser capturado por la Orden de los Antiguos en el 49 a.e.c, lo que le obligó a divulgar la ubicación de Khemu y también la de Bayek. Un año después, la aventura de visitar una cueva de hienas en la Montaña de los Muertos con Fenuku salió mal cuando los dos fueron atacados por las hienas que regresaban. Acurrucado dentro de la colina, Chenzira se escondió en la tumba hasta que fue rescatado por Bayek poco después.

BiografíaEditar

Un niño que creció en el remoto pueblo de Siwa, Egipto en el año 49 a.e.c, Chenzira disfrutó de pasar tiempo jugando con su amigo Khemu, el hijo del Medjay Bayek de Siwa. Ese año, en el fatídico día de la muerte de Khemu, Chenzira descubrió una cueva de hienas. Emocionado, corrió a buscar a Khemu, quien estaba practicando tiro con arco con su padre en una colina, y lo invitó a visitar la cueva con él. Inicialmente interesado, Khemu declinó cuando Chenzira mencionó que había contado alrededor de dieciséis hienas en la cueva. Esto llevó a Bayek a sugerir ir a una verdadera cacería con Khemu; ansioso por participar, Chenzira acompañó a los dos hasta que Bayek los llevó al grupo de cabras montés que era el objetivo de la cacería. Fue entonces cuando Bayek despidió a Chenzira recordándole que su madre lo estaba esperando en casa.

Muerte de KhemuEditar

El chico, por lo tanto, se fue a casa y se despidió diciéndole a Khemu que se verían nuevamente en una ceremonia próxima. Sin embargo, no fue así, ya que Chenzira fue abordado poco después por soldados de la Orden de los Antiguos. Le exigieron que los dirigiera a Bayek, asegurándole que solo querían hablar con él. Inicialmente convencido, aunque cautivo, Chenzira los llevó a la punta halma, donde Bayek animaba a su hijo a dar su primer salto de fe. Fue en ese momento que Chenzira gritó pidiendo ayuda, alertando a Bayek de su presencia. Los soldados abrumaron a Bayek y lo dejaron inconsciente, y esa noche, Khemu fue asesinado cuando la Orden de los Antiguos intentó obligar al Medjay y a su hijo a abrir la bóveda de Siwa, un evento del que Chenzira se sentiría culpable en los años por venir.

Escondiéndose en la Montaña de los MuertosEditar

Chenzira y bayek

Chenzira dentro de la tumba con Bayek

Al año siguiente, Chenzira, todavía emocionado por la guarida de hienas que había encontrado previamente en el lado de la Montaña de los Muertos, invitó a su hermano Fenuku a visitarla de nuevo y maravillarse con las calaveras de hiena. Planearon hacerlo mientras las hienas estaban fuera, solo para que la manada regresara mientras aún estaban allí. En el pánico subsiguiente, los dos huyeron en direcciones opuestas: Chenzira en la tumba mientras que Fenuku a su entrada opuesta. Dentro de la tumba, Chenzira esperaba esconderse hasta que las hienas se hubieran ido, pero su desaparición le preocupaba a su hermano.

Afortunadamente para él, Bayek había regresado a Siwa después de un año fuera en la caza de Rudiek, uno de los miembros de la Orden de los Antiguos responsable de la muerte de su hijo. El Medjay se encontró con Fenuku afuera, quien le informó acerca de la difícil situación de Chenzira, y poco después, Bayek encontró a Chenzira, recorriendo la tumba hacia él y lo escoltó. Sin embargo, la salida que tomaron llevó directamente a la guarida de las hienas, forzando al Medjay a matar a las hienas. Su vida se salvó, y un agradecido Chenzira regresó a su hogar donde, como aseguró Bayek, Fenuku esperaba que su hermano asumiera la responsabilidad de explicar a sus padres sobre la desventura.

Personalidad y característicasEditar

Con una fascinación por la aventura, Chenzira era a menudo el que arrastraba a sus amigos y hermanos a esquemas peligrosos. Era valiente en comparación con sus compañeros, sin importarle los peligros de visitar a una hiena o entrar en pánico ante la perspectiva de esconderse solo en una tumba. Orgulloso de este rasgo, lo contrastó con la timidez de Khemu, que solía mostrarse aprensivo con sus planes. Sin embargo, la valentía de Chenzira lo llevó a tener una inclinación por poner en peligro su vida y los que lo seguían, y tenía un don para la imprudencia.

Sin embargo, no era inmune a la intimidación. Como un mero niño rehén de la Orden de los Antiguos, no tuvo miedo de darles el beneficio de la duda en cuanto a su propósito de buscar al Medjay. Después de ese incidente, se sentiría culpable de la muerte de Khemu como el que ayudó a la Orden a localizar a Bayek.

ApariciónEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.